lunes, 19 de octubre de 2009

Tema polémico: haciendo negocios en Costa Rica


Para este Tema polémico, queremos concentrarnos en el empresarialismo, un elemento que cada día es más olvidado en nuestro país. Recientemente, el Banco Mundial publico su estudio anual Haciendo Negocios. Este consiste en un análisis del nivel de facilidad para que los negocios se establezcan y se desarrollen. En el estudio se miden 10 etapas de la vida de un negocio: empezar un negocio, permisos de construcción, contratación de personal, registro de propiedad, facilidad de crédito, protección al inversionista, impuestos, comercio internacional, contratos y cierre de negocios. A partir de lo anterior, se puede ver con mayor claridad el panorama.

De acuerdo con el mencionado estudio, Costa Rica obtuvo el puesto 121 de 183 naciones estudiadas. Con este resultado se mantiene en el mismo puesto que el estudio presentado en el 2009, algo nada alentador. Los primeros lugares son Singapur, Nueva Zelanda, Hong Kong y Estados Unidos. Otros países en Latinoamérica como Colombia, Chile, México, Perú, Panamá, El Salvador, Guatemala y Nicaragua obtuvieron mejores calificaciones que nuestro país.

Para empezar un negocio en Costa Rica, un inversionista dura aproximadamente 60 días y tiene que invertir un 20% del PIB per cápita. Por el contrario, en Dinamarca se dura 1 día y empezar un negocio no tiene costo alguno. En El Salvador, la duración es de 17 días. Para obtener permisos de construcción en nuestro país, se tiene una duración de 191 días en promedio mientras que en Singapur y en Hong Kong se dura menos de 25 días. El costo tan elevado de iniciar un nuevo negocio en el país y el exceso de requisitos hace que le sea muy difícil a una persona emprendedora de ingresos medios arrancar su pequeña empresa. De ahí que, Según la Encuesta de Hogares del 2008 del INEC, sólo el 18.1% de los trabajadores laboren por cuenta propia.

Esto, además, se ve complicado por el índice de rigidez de empleo obtenido por Costa Rica, 0,39 puntos, mientras que otros países como Hong Kong y Nueva Zelanda tienen índices iguales a 0. Este índice es resultado del estudio de la dificultad para contratar personal, la rigidez de las horas laborales y la protección del trabajador en relación a los despidos. El estudio considera, al igual que nosotros, que entre mayor flexibilidad tenga la empresa para contratar y despedir personal, mayor será su incentivo para invertir en el país y, por lo tanto, mayores fuentes de empleo en el país serán generadas. En otras palabras, una rigidez menor en la rotación del personal genera un menor desempleo.

Y por si fuera poco, a todo lo ya mencionado hay que sumarle otro factor importante que desincentiva la creación de nuevas inversiones en el país: el alto grado de delincuencia existente. Según el ranking de competitividad global realizado recientemente por el Foro Económico Mundial, la inseguridad ciudadana percibida por los empresarios coloca a Costa Rica en el puesto 104 de 133 naciones estudiadas, una cifra verdaderamente alarmante.

Ante esta situación es claro que se necesitan cambios en Costa Rica. En ASOJOD creemos que la disminución de la tramitología para montar nuevos negocios en el país, la seguridad contra la delincuencia y la búsqueda de esquemas laborales más flexibles y adaptados a la dinámica realidad de nuestros días, deberían ser prioridades en las propuestas de gobierno de los diferentes partidos que compiten en las elecciones de febrero próximo, si es que de verdad quieren mejorar la situación existente, pues la creación de más y mejores fuentes de empleo es la forma más efectiva de que nuestro país se desarrolle con mayor rapidez.

De ahí la importancia de un ambiente cada vez más atractivo para la creación y desarrollo de nuevas empresas nacionales y el establecimiento de empresas de capital extranjero. Pero, en lo fundamental, con cambios como los sugeridos, se puede avanzar hacia el cambio de paradigma mental que domina a los costarricenses: el de un Estado que debe darles trabajo, en lugar de una cultura de emprendedurismo, de empresarialismo, de innovación y creatividad.

No hay comentarios.: