jueves, 21 de enero de 2010

ECONOMÍA: Empleo y Próximo Gobierno


Sólo doña Amelia Rueda parece haber divulgado una información de un organismo internacional sobre el empleo en América Latina en que Costa Rica fue superada tan sólo por Barbados en el aumento del desempleo durante el año recién pasado.
El tema interesa pues se ha divulgado información en el país que hace ver que la caída de la desocupación se frenó debido al incremento del empleo en el sector público y eso no debe ser razón para sentirnos satisfechos. El sector productivo interno, diferente del ubicado en zonas francas, parece continuar en un estancamiento a todas luces inconveniente. Los aires electorales han ocultado esta triste realidad y el tema de la desocupación no se ha analizado lo suficiente y lo peor parece ser es que algunas de las propuestas políticas más bien constituyen un freno a la reactivación necesaria.
Hay cierta mejoría en el crecimiento de la producción, principalmente en el sector externo, reflejado en mayores exportaciones de las zonas francas. Esto ha permitido que, según CINDE, en el 2009 las zonas francas hayan aumentado el empleo en alrededor de 5.500 puestos. El resto del sector privado no ha crecido con tal fuerza, como lo refleja el hecho de que el sector industrial perdió un promedio mensual de 7.600 empleos y la construcción cerca de 12.000. El empleo en el sector público parece ser el único que ha crecido. El efecto neto total en el país ha sido el de un aumento en el desempleo, que, al menos de julio del 2008 a julio del 2009, aumentó de un 4.9% a un 7.8%.
Don Ottón Solís, consistentemente, anunció que en su eventual gobierno aumentaría los impuestos, en tanto don Otto Guevara propuso reducir los impuestos con tasas marginales altas (un impuesto a la renta más bajo y uniforme). Ambos mandan señales claras a los sectores privados generadores de empleo, pero doña Laura Chinchilla dice que aumentará los impuestos después de que pase la recesión, propuesta que también desestimula cualquier esfuerzo del sector productivo interno para generar empleo. (Don Oscar Arias continuamente ha abogado por mayores y nuevos impuestos y él tendría mucha influencia en el gobierno de la señora Chinchilla). No creo que el empresario se aliente a invertir y por ende a generar empleo si se le dice que, con posterioridad a la recesión –tal vez a fines de año- le van a aumentar los impuestos. La decisión de invertir es de largo plazo y toma en cuenta estos anuncios de más gravámenes (ya o dentro de un año) para no llevar a cabo ahora, que es cuando más se necesitan, inversiones que generen empleo. Recuerden que hace poco se aprobaron impuestos a una tasa preferencial a las zonas francas, por lo que la señora Chinchila estaría impulsando nuevos impuestos a la producción nacional que se ubica fuera de esas zonas.
Creo que el panorama laboral en el sector privado es oscuro, pues los aumentos de empleo en el sector público generan mayores presiones de gasto y por ende aumentos de un déficit gubernamental que deberá cubrirse con aún mayores impuestos.
Las propuestas de don Ottón Solís y de doña Laura de más impuestos ahora o poco después aumentan la incertidumbre en el sector privado. Estos cambios en las reglas de juego difícilmente se convierten en alicientes para realizar nuevas inversiones y así aumentar las fuentes de empleo (excepto en el sector estatal).

Carlos Federico Smith

No hay comentarios.: