martes, 19 de enero de 2010

Sala Cuarta ¿es en serio?


Un nuevo episodio de humor ha logrado construir la Sala Constitucional en su historia. Ahora resulta que el ruido del pito de un tren es un tema sujeto al control de constitucionalidad. Así la Sala administra, legisla, da citas en los hospitales, etc sólo le falta ser la que declare al ganador de las elecciones. Por supuesto la pregunta de rigor es: ¿cómo avisará el tren a los conductores ahora que en nivel del pito ha sido reducido? Desgraciadamente el sentido común es el menos común de los sentidos.

No hay comentarios.: