lunes, 15 de febrero de 2010

Tema polémico: las elecciones presidenciales de 2010


Este 7 de febrero pasado, el pueblo costarricense claramente eligió a Laura Chinchilla como la presidenta de Costa Rica con una diferencia de más de 20 puntos porcentuales con su más cercano contendor. El día de hoy en ASOJOD queremos analizar un poco este resultado. Antes que nada creemos que es necesario resaltar el enorme grado de respeto y tolerancia con que se desarrollaron los hechos ese día. Los ciudadanos fueron a votar en medio de un ambiente de alegría y cuando se empezaron a anunciar los resultados, estos fueron aceptados sin mayor contratiempo. Sin lugar a dudas, un gran triunfo para la democracia costarricense.

Una vez hecho ese reconocimiento, entraremos en materia. Según la encuesta de Unimer durante el día de las elecciones, publicada por la Nación el 11 de febrero, Laura tuvo el principal apoyo de la mayoría de los grupos demográficos, con la excepción de los jóvenes menores de 30 años, quienes decidieron apoyar más a Ottón Solis. Desde que se empezaron a realizar encuestas, se vio un apoyo claro de jóvenes universitarios a Ottón , pero ¿a qué se debe que una gran parte de los jóvenes del país tiendan a identificarse más con ideologías proteccionistas y de distribución de la riqueza? Este sería un buen tópico para otro tema polémico en ASOJOD. Probablemente la falta de madurez y responsabilidades en estos jóvenes sumado al hecho de que los colegios y universidades públicas junto con la Iglesia Católica están inundadas de gente que apoya estas ideologías, podrían ser factores muy importantes para explicar este fenómeno.

Por otro lado, Laura Chinchilla obtuvo un mayor apoyo de adultos mayores. Esto se podría deber al hecho de que estos adultos todavía tienen mucho apego a los partidos tradicionales (aunque no sepan por qué o por quién, algunos de todas formas igual votan por esos partidos) y recordemos que en campaña solo Laura dirigió parte de sus anuncios a este sector de edad. Quizá eso pudo influir considerablemente.

Analizando el resultado desde el punto de vista territorial se concluye que el candidato del Movimiento Libertario, Otto Guevara, obtuvo un mayor apoyo en las provincias costeras y rurales. Parece que la gente que vive alejada de la ciudad se convenció con más facilidad de la campaña de “Cero Tolerancia y Mano Firme” del candidato libertario. Contrario a esto, Ottón Solís, no contó con el favor de estos sectores por segunda campaña consecutiva a pesar de su esfuerzo de acercarlos designando vicepresidentes más vinculados en esas áreas.

Desde el punto de vista de género, existió un clarísimo apoyo por parte de las mujeres a Laura Chinchilla. Ojalá algún día esta sociedad pudiera madurar al punto en que el género no sea un tema de consideración en la intención de voto, como ya en ASOJOD lo hemos señalado con anterioridad. Por otro lado, según la encuesta de Unimer, los hombres que no votaron por Laura por el simple hecho de que es mujer tendieron a favorecer más a Otto Guevara. Es normal que los machistas tienda a identificarse más con un hombre fuerte y serio (alfa macho) y esa es precisamente la imagen que enseñó Otto Guevara durante toda su campaña.

En conclusión, esto fue un gran triunfo nuevamente para el Partido Liberación Nacional. Ahora los dirigentes del PAC y el ML deben sentarse a sacar conclusiones y aprender de sus errores para la campaña del 2014. En ASOJOD creemos uno de los principales errores de los partidos perdedores fue concentrar sus campañas únicamente en el ataque. Si bien es cierto funcionó en un principio (en especial para Otto), el pueblo se fue cansando y fue colocando a Laura en una posición privilegiada como una víctima que hay que defender. Esperamos que la próxima campaña esté más basada en ideas y propuestas y no tanto en qué candidato pueda venderse mejor.

1 comentario:

rodman dijo...

Al Movimiento Libertario, que con mayor apoyo económico en esta elección tenía un sorpresivo segundo lugar en las encuestas y le quitó la iniciativa al PAC en cuanto a ser el partido de oposición al Gobierno, su fórmula de ataques y su mano firme contra la delincuencia y la corrupción se le empezó a agotar después de la tregua navideña por varios factores:

-al electorado no le quedó del todo claro la situación de los fondos recibidos en campaña y el hecho de que no le diera declaraciones a La Nación por esta situación.
-Otto Guevara dio un paso en falso en el debate de Canal 6 ya que se excedió en atacar a la figura de José Figueres -cuando lo hizo el año pasado me pareció bien como forma de atacar al PLN y de ir en contra de la costumbre de tener vacas sagradas- contribuyendo más bien a L. Chinchilla se luciera en el debate y a que el liberacionismo se plegara más en torno a su partido ("usted no le llega a los talones a don Pepe").
-el problema ideológico ya que no es un secreto que el ML ha mostrado cambios en sus planteamientos ideológicos, donde Otto Guevara se tuvo que desmarcar y hasta renegar de algunas de las propuestas libertarias de los años 90 para adaptarse, por medio de una especie de "liberalismo social a la tica" a un electorado acostumbrado a la intervención del Estado en educación, salud, etc. Esto le generó dudas a parte del electorado sobre cuál era el "verdadero" Movimiento Libertario y otro sector que se planteó hasta que punto podría seguirse llamando libertario el partido con las propuestas hechas para esta elección.
En general, casi todos los que participaron tuvieron algo que ganar: Oscar Arias, cuya apadrinada quedó Presidenta, el Movimiento Libertario creció de un 8 a un 20% (con el limitante de no saber cuánto de ese crecimiento fue por voto prestado, como le ocurrió al PAC, cuyo 40% del 2006 se le evaporó este año), el PASE eligió cuatro diputados, Luis Fishman por el momento saca la diputación aunque la está peleando todavía.
El gran perdedor: Ottón Solís, quien dejó que el ML se le adelantará como abanderado de la oposición y que no pudo capitalizar el voto de los que estuvieron en contra del TLC. Y se puede incluir también a Eugenio Trejos, quien retorna al Instituto Tecnológico, de donde nunca debió haber salido.