lunes, 1 de marzo de 2010

Tema polémico: discriminación positiva...de nuevo


Una vez más las malas ideas logran abrirse campo en Costa Rica. Desgraciadamente hoy debemos de insistir en el tema de las cuotas y la discriminación positiva dentro del ordenamiento jurídico, sobre lo cual ya nos hemos referido en otras ocasiones.

A pesar de haber abordado este tema, en ASOJOD consideramos que se requiere reiterar nuevamente en él, pues la futura presidente se reunió recientemente con Oscar López, líder del PASE y ambos acordaron impulsar una ley para que el 5% total de puestos del sector público sean ocupados por personas con discapacidad.

Las incongruencias de este tipo de propuestas saltan a la vista: ante una propuesta de estas ¿quién estaría en contra de ayudar a los discapacitados, a las mujeres, a los indígenas, etc? La accesibilidad se ha vuelto un tema políticamente correcto y su importancia dentro de la agenda de políticas públicas responde más a lo pasional que a lo racional, olvidando que t0da política pública seria no puede juzgarse a la luz de lo que se prometa o de sus buenas intenciones, sino a parti de los resultados y consecuencias reales.

El problema no acaba aquí: ¿si la idea es tan buena por qué sólo 5%? ¿por qué no aplicarla al sector privado también? ¿por qué los asiáticos, los inmigrantes, indígenas, caucásicos, negros, gordos, flacos, mujeres, hombres, altos, bajos, adultos mayores, jóvenes, etc. no tienen leyes que les garanticen sus debidas cuotas? Además, surge la interrogante de cuál es el criterio para asignar los privilegios: ¿por qué sólo 5% de los puestos de trabajo y no salarios más altos? ¿por qué no vacaciones más prolongadas? ¿por qué no obligar a todos los tax payers a financiar transportes exclusivos que vayan de la casa al trabajo de la persona discapacitada? ¿por qué no asignar también 5% de los cupos de matrícula en las universidades o 5% de representación en el Congreso, en las Juntas Directivas de las instituciones públicas y en otras entidades? ¿Qué pasará con los espectáculos públicos? ¿No sería justo también asignar un 5% de los espacios en teatros, cines, estadios y demás?

En ASOJOD preguntamos si este tipo de legislación no ataca más bien la meritocracia, premiando a las personas por circunstancias accidentales (sexo, etnia, discapacidad) en lugar de premiarlos por sus méritos, capacidades y logros? La respuesta, al menos para nosotros, es afirmativa. De ahí que consideramos que el eterno problema que nos afecta como país es precisamente que todo el mundo quiere privilegios, curiosamente obtenidos a costa de los demás, de forma que lo que unos ganan, los otros lo pierden. Así, esta ley hará que alguien pueda no obtener un empleo por el sólo hecho de no contar con una discapacidad, así como ocurre hoy en día para los puestos elegibles de diputados, donde también alguien puede estar en desventaja sólo por el hecho de su sexo.

Este es uno de los retos más grandes que cuenta Costa Rica para el Siglo XXI: una reforma normativa que promueva una verdadera igualdad ante la ley. Es vital que el Estado deje de decretar ganadores y perdedores, favorecidos y perjudicados, no importa si estas discriminaciones ocurren en el campo económico, cultural, educativo, político, etc. Si queremos una sociedad más inclusiva, sólo la conseguiremos mediante la no diferenciación y categorización, rechazando la fórmula de "igualdad para los iguales y desigualdad para los desiguales". Para ello requerimos una actitud crítica, que nos permita distinguir las soluciones reales a a los problemas concretos, de los meros slogans y discursos políticamente correctos. De lo contrario, entraremos en una espiral de demandas, donde cada vez más grupos organizados pidan sus cuotas y privilegios y los demás no podamos pagarlos.


6 comentarios:

Cucho Games dijo...

Hola.

Tiempo sin comentar pero no sin leer.

El discurso de ustedes en la parte final esta muy bueno, pero la pregunta que no se constesta es ¿Cómo?

Estoy deacuerdo con que solo por su condición una persona no puede ser privilegiada, pero ¿Cómo no ser discriminado por se diferente o con discapacida? ¿Cómo logro demostrar mi potencial en CR siendo diferente?

Sabemos y más ustede que yo, de muchos genios discapacitados que sobresalen, pero aterrisemos a CR

Como dije estoy deacuerdo con su discurso, pero decirlo por decirlo me parece un sinsentido.

SaLUDOS desde un Quepos MUY CALIENTE

La ASOJOD dijo...

Cucho:

Que bueno volver a tener sus comentarios. Imagino que el calor en Quepos debe estar fatal, pues al menos acá en el Valle Central está insoportable.

Refiriéndome a su pregunta, la respuesta que tenemos en ASOJOD es: por la propia voluntad de los individuos.

Tal vez no será satisfactoria ni será una respuesta "políticamente correcta", pero lo cierto del caso es que el Estado no puede seguir decretando ganadores y perdedores, sino que tienen que ser los mismos individuos, quienes voluntariamente, designen recursos, plazas, etc para otros y que también, voluntariamente, comprendan los aspectos negativos de la discriminación.

Por ejemplo, en lugar de que el Estado designe un 5% de plazas para discapacitados, nosotros proponemos que se eliminen estas cuotas para que las plazas se asignen con arreglo a criterios como capacidad, experiencia, perfil profesional, etc. máxime si son plazas públicas porque, al menos a mí, me gustaría que si van a pagarle a alguien con mi dinero, ese alguien sepa hacer su trabajo y me genere outputs importantes.

Le pongo el caso real de dos empleados sordo-mudos en el Ministerio de Salud. Están ahí por la famosa Ley 7600 pero NO hacen nada. Al contrario, se pelean con los demás empleados y se valen de su condición para prácticamente ser "intocables".

Si, por el contrario, la selección de personal se hiciera a partir de criterios profesionales, meritorios, etc. estas personas tendrían capacidad para hacer su trabajo, indistintamente de si sun discapacitados, adultos mayores, mujeres, negros, caucásicos, chinos, etc.

En cuanto el otro punto -la actitud mental- también es necesario que se reconozca que la única forma de evitar la discriminación es mediante la comprensión individual. Si la gente entendiera que la discapacidad puede ser un obstáculo pero no un impedimento, y que es negativo rechazar a otro por simplemente no ser "normal" (sea lo que sea que el término normal signifique) podremos tener una sociedad más pacífica y tolerante.

Las normas no van a hacer que la gente deje de discriminar. Todo lo contrario, al decretar el Estado ganadores y perdedores y hacer de la situación un juego de suma cero (donde lo que unos ganan, otros lo pierden) es mucho más probable que se genere un caldo de cultivo para la discriminación

Alejandro

La ASOJOD dijo...

Cucho:

Que bueno verlo por acá de nuevo. Ud plantea una pregunta muy interesante, cómo demostrar mis capacidades si la gente suele ser prejuiciosa, racista, xenófoba, etc, etc.

Desgraciadamente creo que este tema se escapa de las manos del Estado, ya que creo que es difícil pensar en un programa de re-educación que enseñe a las personas a ser civilizadas, y ver en el otro un socio y no un enemigo. Creo que esto es un proceso de toma conciencia individual, que no resulta posible traspolar.

Ahora bien, creo que el mercado puede ser de gran ayuda para sino eliminar al menos hacer más costosa, incómoda y difícil ejercitar los prejuicios. Imaginemos el siguiente caso: un empleador que por sus prejuicios no quiera contratar a personas de una raza distinta, religión, nacionalidad y sexo a él. Pues bueno poco a poco las consecuencias de esta decisión serán nefastas para su negocio. Ya que gracias a sus prejuicios dejará pasar a cientos de trabajadores que son más productivos. Haciendo así que se vuelva cadavez más y más gravoso para el ejercitar sus prejuicios.

Probablemente esta no sea una solución plena o perfecta, pero creo que es más razonable y real. Desgraciadamente la intolerancia y prejuicios que tanto mal hacen para la vida en sociedad no se acaban por pasar una ley.

Manuel

Cucho Games dijo...

Saludos a todos y gracias por responder, la verdad me parece un tema exelente a tratar y definitivamente creo que la política de el gobierno sigue del lado del pobrecito, mientras los dos comentarios expuestos me parecen más acorde a la realidad que debería ser.

olopopa dijo...

Ya de por sí, sabemos que en el sector publico, con algunas excepciones, se hacen procesos de reclutamiento poco trasparentes a la hora de escoger un trabajador. El tráfico de influencias es lo "normal" para obtener una plaza. O sea, ni siquiera me atrevería a afirmar que el 100% de los trabajadores publicos haya sido escogidos por su idoneidad para el puesto...y sería interesante saber cual es el % de los incapaces o incapacitados para hacer sus funciones....Será menos del 5%!??. Definitivamente el sector publico, con su ya conocido poco control en su sistema de reclutamiento, es un caldo de cultivo para generar procesos aun mas discriminados de seleccion en su recurso humano.

La ASOJOD dijo...

olopopa:

Gracias por participar. Efectivamente existen muchos retos en el tema del empleo público. Es un tema que para nada se puede descuidar, y coincido con usted en sus observaciones. Saludos.

Manuel