jueves, 13 de mayo de 2010

Dos preguntas

¿Quién llega a un nuevo trabajo, y en los primeros días, sin demostrar sus habilidades y capacidad, pide un aumento del salario?

Alguien que sabe que por semejante osadía no va a ser despedido. Y es que los Padres de la Patria no deben temer por su exabrupto, nadie los va a despedir.

Ellos pueden lograr el consenso en cuestión de un par de semanas para solicitar su aumento y saben, una vez efectuado el cálculo electoral, que el horizonte para los próximos comicios está muy largo aún, para entonces el costarricense ya habrá olvidado el descaro cometido durante los primeros días de la labor parlamentaria.

Lo que importa, según el limitado razonamiento de los inquilinos de Cuesta de Moras, es la ganancia inmediata.

¿En que se parece Costa Rica al Reino Unido?


Obviamente casi en nada, sin embargo ambos poseen un elevado déficit público. Hasta aquí llega la comparación, porque mientras en Costa Rica los diputados se quieren aumentar el salario en medio de la dificultad que atraviesa la Administración Pública, los nuevos ministros del Gobierno británico acordaron reducirse el sueldo un 5%.


Al pueblo británico y al costarricense no sólo los separa la inmensidad del océano, sino también la madurez de sus políticos, sus instituciones y el sentido responsabilidad de cara a los ciudadanos.

9 comentarios:

Jesus Bonilla dijo...

A mi siempre me parecieron bajos los salarios de los diputados para la responsabilidad que tienen.

La ASOJOD dijo...

Jesús:

Puede que sea bajo, pero creo que el punto va más allá de eso, por supuesto que es ilógico que funcionarios sometidos a los diputados ganen más que ellos.

Ahora bien, no importa cuanto eufemismo jurídico utilice la Sala IV,al fin y al cabo tenemos un claro caso de legislar en beneficio propio. Creo que los aumentos nunca deberían poder aplicarse a los diputados de la legislación que los apruba, sino a la inmediatamente siguiente, esto para evitar lo que señalo.

No puedo tampoco obviar el asco que me genera el oportunismo político de muchos, me pregunto que harán hacer los diputados que se oponen al aumento, en el caso de que el mismo se materialice. ¿Será que lo irán a donar?

Manuel

Jesus Bonilla dijo...

jajajajaja... los que se oponen es porque saben que lo van a pasar... quedan bien con Dios y con el Diablo...

La ASOJOD dijo...

Exacto y eso es lo que me provoca nauseas, juegan de santas palomas y al final se verán beneficiados, es buscar lo mejor de los dos mundos.

Manuel

Jesus Bonilla dijo...

Aunque pensandolo bien a lo mejor no sea inteligente estar en contra si realmente no es el sentimiento... ya que si hay aumento, la bancada que lo solicitó va a pedir a quienes se opusieron que lo donen y si son vivos lo dirán a través de la prensa, así que se pueden quedar sin el santo ni la limosna.

La ASOJOD dijo...

Si, si la neurona les da para eso, ese deberia ser el procedimiento a seguir.

Manuel

Jesus Bonilla dijo...

mae, no creo que los diputados (la mayoría) tengan un pelo de tontos... y saben jugar muy bien el juego político...

Tampoco creo que debamos esperar un acto mesiánico que nos vengan a rescatar de todas las barbaridades que hacen en el congreso. Sólo esperemos que la reforma tributaria no sea mas impuestos, sino recorte de gastos, mas como va esto realmente lo dudo...

La ASOJOD dijo...

Ya veremos que pasa, todavía es jóven la asamblea.

Manuel

Cucho Games dijo...

Que esperas de estas luminarias, pero en fin la memoria tika es tan corta