lunes, 31 de mayo de 2010

Tema Polémico: caudillismo latinoamericano


En ASOJOD estamos completamente seguros que todos nosotros, en más de una ocasión, hemos escuchado a alguien decir que la única forma de resolver los problemas de nuestro país es que llegue una persona fuerte a poner orden y a aplicar medidas sin tener que pedirle permiso a nadie. Esa petición se apoya en la sempiterna queja contra la Asamblea Legislativa, donde la discusión y la oposición entraban proyectos que, a juicio de algunos, deberían ser aprobados a la mayor celeridad posible.

Pues bien, esta forma de pensar no es exclusiva de Costa Rica, sino que se extiende por toda Latinoamérica. No es nada nueva; por el contrario, ha existido desde que nuestros países obtuvieron la independencia hace varios siglos. Ejemplos hay muchísimos en la historia Latinoamericana: Manuel Noriega en Panamá, Alberto Fujimori en Perú, la dictadura militar en Argentina, Hugo Chávez en Venezuela, Fidel Castro en Cuba y la lista puede continuar mucho más. El más reciente caso que tenemos de caudillismo latinoamericano es la intención del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega la semana pasada de disolver el Congreso y de ese modo eliminar a la oposición y así poder hacer lo que le venga en gana.

Si esta es una característica de Latinoamérica, la pregunta obvia sería ¿ha mejorado algún país gracias a un caudillo o a una dictadura? Nuevamente la historia nos resulta útil para demostrar que la inmensa mayoría de los países que han tenido dictaduras en el pasado han terminado peor que antes, especialmente aquellas naciones que han tenido dictaduras socialistas. Por lo general, todos esos regímenes llegan al poder con el discurso de eliminar la pobreza y más bien terminan dejando más pobres que cuando llegaron. Además, es común que este tipo de gobiernos terminen favoreciendo únicamente al grupo de “amigos” más cercano al dictador por medio de favores y actos de corrupción. Ya lo decía Lord Acton: "el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente".

Por otro lado, los países más desarrollados del mundo hace rato comprendieron que no es mediante la fuerza que se logran las cosas; prueba de ello es que en las últimas décadas, han rechazado los cantos de sirena de algún caudillo mesiánico y han preferido comportarse como sociedades democrácticas civilizadas. Tal parece que mientras otros países han superado estas formas de pensar equivocadas, en Latinoamérica se continúa con esta majadería que viene desde la época de la colonia. Aquí vale la pena recordar la famosa frase de Albert Einstein: locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados.

En ASOJOD estamos convencido que el poder no puede estar únicamente en manos de una persona o de un pequeño grupo de personas. Creemos que todo gobierno debe de contar con cierto grado de oposición seria que no permita el abuso de poder. El Estado no debe tener mucha injerencia en la vida cotidiana de los individuos y se debe propiciar una sociedad en donde el poder de decisión y de actuar caiga sobre cada uno.

2 comentarios:

Cucho Games dijo...

Un cabecilla o líder ya sea político, militar o ideológico es un acaudillo a mi entender, osea no solo chavez es caudillo.

Por otro lado, ustedes hablan de oposicion, eso me parece increible teniendo en cuenta lo ultimo ocurrido en cuesta de moras, acaso eso es oposicion?, que diferencia tenia OAS de Chavez en cuestion a sus autoproclamaciones mesianicas.

El post como siempre exelente, pero me quedan esas inquietudes.

PD: Considero que si tienen correo para consultas y uno las realiza deberian por lo menos responder "no nos da la gana de responder" y no dejarlo a uno guindando.

la asojod dijo...

Cucho:

Definitivamente en un gran número de ocasiones las actitudes de OAS dejaron mucho que desear, ahora bien no creo que llegaran al nivel de Chávez.

No entiendo a que se refiere con lo del correo, no tenemos en la bandeja ningún tipo de consulta. Saludos,

Manuel