lunes, 28 de junio de 2010

Tema polémico: ¿taxistas o porteadores? Ninguno; votamos por los "piratas"


En este tema polémico queremos abordar un tópico que, desde mucho tiempo atrás, ha causado controversia pero que en las últimas semanas se ha extendido en la opinión pública por la amenaza de protestas y cierre de carreteras. Se trata de la dicotomía entre taxistas y porteadores, entre servicio regulado por el Estado y servicio libremente prestado.

Los taxistas constantemente se quejan de que el porteo provoca una competencia desleal en contra de ellos. Definitivamente los porteadores, al no estar sujetos al control tan estricto de cantidad de placas y precio que tienen los taxistas, cuentan con una gran ventaja competitiva pero esta ventaja de ninguna manera se puede considerar como desleal. En ASOJOD creemos profundamente en el derecho que tienen las personas de hacer uso de su propiedad como les parezca más conveniente siempre y cuando no afecte los derechos de los otros. Si una persona está dispuesta a ofrecer su vehículo para trasladar a otra persona de un lugar a otro a cambio de un monto y la otra persona está plenamente de acuerdo con esa transacción, entonces no hay nada de malo con eso. No entendemos por qué el Estado tiene que involucrarse en esta transacción entre privados.

Tal vez en lugar de estar los taxistas reclamando tanto para que los porteadores no existan, deberían estar reclamando para poder contar con las mismas condiciones que los porteadores. Sería más beneficioso para todos si se pasara un proyecto de ley para eliminar la Ley N° 7969 (Ley Reguladora del Servicio Público de Transporte Remunerado de Personas en Vehículos en la modalidad de Taxi) en lugar de este proyecto de ley para quitar la palabra “personas” del artículo 323 del Código de Comercio, que ha generado tanta bulla últimamente.

Por otro lado, los taxistas cuentan con la ventaja competitiva de que pueden trasladar a personas desde cualquier lugar, público o privado, a otro sin necesidad de que el contratante haga una llamada previa. Eso también podría verse como competencia desleal pero a favor de los taxistas. Otra vez aplicamos la misma lógica ¿Por qué si una persona desea que la trasladen de un lugar a otro a cambio de un monto está obligada a llamar previamente una oficina y contratar el servicio de esa manera? El servicio debería poder realizarse en cualquier lugar, a cualquier hora y el propietario del vehículo y el transeúnte deberían tener la libertad de negociar el precio sin necesidad de ningún tercero que los regule.

Imaginémonos un país adonde no existan ni taxistas ni porteadores. Un país donde solo existan los mal llamados “piratas”, es decir, con transportistas sin regulación alguna por parte del Estado, sino que sometidos a las reglas del mercado. La necesidad de las personas para trasladarse continuaría igual que siempre y habría muchas personas interesadas en satisfacerla a cambio de un precio. Los contratantes tendrían la libertad de poder escoger entre varias opciones y poder negociar el monto del servicio hasta lograr un acuerdo "ganar-ganar" con el transportista. Así, los precios se ajustarían a las leyes de la oferta y la demanda. Habría personas dispuestas a pagar más por un transporte que le garantizara seguridad y comodidad y, quizá con el tiempo, varios dueños de automóviles verían conveniente organizarse en compañías para poder ofrecer, de esta manera, un mejor servicio, a un mejor precio y con mejores condiciones de seguridad. y cobertura. Ya no sería necesario pelear por una placa ni tener que comprar funcionarios públicos o políticos para tenerla; tampoco los cazadores de votos tendrían clientes para ofrecerles la concesión a cambio de apoyo en elecciones.

Un país sólo con mal llamados “piratas” parece que sería la mejor opción para todos. Lastimosamente eso no lo vemos sucediendo a corto ni a mediano plazo.

viernes, 25 de junio de 2010

Viernes de Recomendación


Para el día de hoy les ofrecemos la conferencia: ¿Importa la aconomía informal? del economista Hernando De Soto. En ella, De Soto argumenta que el costa de la ley en los países latinoamericanos resulta excesivamente oneroso para las clases más pobres de nuestros países, condenándolos así a una vida de miseria.

jueves, 24 de junio de 2010

ECONOMÍA: Estrategia irlandesa o fórmula griega


Algunos dirían que en Grecia lo que abunda no daña.

Pero si el equipo económico de Obama verdaderamente cree que los déficit proveen un “estímulo fiscal” a la economía, ¿por qué no le están aconsejando a los griegos que incurran en mayores déficit en el presupuesto?

Aunque los déficit y las deudas de Grecia han dominado las noticias últimamente, a fines del año pasado la crisis fiscal de Irlanda era ampliamente considerada al menos igual de peligrosa para el euro. Irlanda se encuentra en el peor de los problemas de todos los países de la eurozona, reportó en ese entonces el Fondo Monetario Internacional (FMI). El déficit presupuestario de Irlanda era tan grande como el de Grecia en 2008 y la economía irlandesa se había contraído en un 9 por ciento en 2009.

Pero hoy en día no oímos de Irlanda. ¿Por qué no? Porque dicho país repitió exitosamente lo que había hecho tan valientemente a fines de los ochenta —recortó drásticamente el gasto público en salarios y beneficios, subsidios y transferencias.

Por ejemplo, los salarios del servicio civil en Irlanda se redujeron el año pasado entre 5 y 15 por ciento. A diferencia de Portugal, Irlanda no implementó aumentos de impuestos perjudiciales. A diferencia de Grecia, que se está endeudando cada vez más con sus vecinos al tiempo que les ruega por un rescate, Irlanda ahora le está prestando a Grecia 1.300 millones de euros.

En resumen, Irlanda brinda una lección admirable de responsabilidad fiscal a Grecia, Portugal, España —y, posiblemente, a EE.UU.

El director del Presupuesto de la Casa Blanca, Peter Orszag, dijo que EE.UU. no está “en peligro inminente” de una crisis de proporciones griegas, pero, agregó, “preferiría estar lidiando con este problema ahora en vez de tener que hacerlo después”.

La deuda nacional griega constituye 125 por ciento del producto interno bruto, comparado con la de EE.UU. que representa el 60 por ciento del PIB.

No obstante, si el gasto continuara aumentando como lo ha hecho durante los años Bush-Obama, la deuda estadounidense podría fácilmente exceder el 90 por ciento del PIB para el 2010. A ese nivel, la idea de EE.UU. enfrentándose a una crisis de proporciones griegas no sería un chiste.

“Los altos niveles de deuda en relación al PIB (90 por ciento o más) están asociados con un crecimiento particularmente más bajo”, escriben los economistas Carmen Reinhardt de la Universidad de Maryland y Kenneth Rogoff de Harvard en la edición de mayo del American Economic Review. Ellos estudiaron el efecto de la deuda pública sobre el crecimiento económico en 44 países desde 1900. Cuando la deuda excede el 90 por ciento del PIB entre los países desarrollados, descubrieron que el crecimiento económico anual se desacelera de una tasa de 3 por ciento a solamente 1,7 por ciento.

“Queremos estar seguros que nunca nos enfrentemos con el tipo de opciones con las que se enfrenta ahora Grecia”, ha advertido Orszag.

Eso requiere que se tomen las decisiones correctas lo más pronto que tarde. A partir de la experiencia de otros países —incluyendo Irlanda— sabemos que eso implica controlar el gasto, y no aumentar las tasas de impuestos.

En un estudio para el Departamento Nacional de Investigaciones Económicas, los economistas de Harvard Alberto Alesina y Silvia Ardagna, examinaron cómo 21 economías desarrolladas lidiaron con el gasto público y los impuestos entre 1970 y 2001. Cuando había que reducir los déficit presupuestarios, descubrieron que de “los ajustes fiscales, aquellos basados en recortes del gasto y sin aumentos de impuestos tienen más probabilidades de reducir los déficit y la deuda en relación al PIB que aquellos basados en aumentos de impuestos. Además, los ajustes por el lado del gasto, a diferencia de aquellos por el lado impositivo, tienen menos probabilidades de generar recesiones”.

Los autores descubrieron que los planes exitosos para reducir el déficit —aquellos que reducen el déficit sin perjudicar el crecimiento económico— están “completamente basados en reducciones al gasto acompañado de una modesta disminución de los impuestos”. El gasto fue recortado en reaproximadamente un 2 por ciento del PIB, siendo la disminución en los beneficios sociales la mitad de todo el gasto eliminado.

Irlanda, por ejemplo, primero se convirtió en el “tigre celta” al reducir el gasto público en 6,9 por ciento entre 1987 y 1989. Aquellos recortes en el gasto facilitaron la adopción del celebrado impuesto de renta sobre las empresas del 12,5 por ciento, además de los importantes recortes en las tasas de impuestos sobre la renta personal, los impuestos sobre los salarios y los impuestos al consumo.

La economía irlandesa de repente pasó de tener una tasa de crecimiento del 0,2 por ciento a principios de los ochenta a contar con una del 7,2 por ciento de 1989 al 2001. Se desaceleró solamente un poco, a 5,3 por ciento, entre el 2002-2007. Con el PIB casi duplicándose cada década, la relación de deuda al PIB en Irlanda cayó de 125 por ciento al 25 por ciento para el 2007.

Sin embargo, en el 2008-2009 sufrió una de las peores crisis hipotecarias y bancarias en el mundo. No obstante, el gobierno evitó los esquemas de “estímulo fiscal”, y más bien recortó el gasto en más del 6 por ciento.

Un resultado importante fue el de mantener la calificación de crédito del país. El Banco Central Europeo reporta que el rendimiento de los bonos a 10 años del gobierno irlandés era de 4,76 por ciento en abril, comparado con el rendimiento de los bonos de Grecia del 7,83 por ciento —y que llegaron a estar cerca del 15 por ciento en ciertos momentos.

A diferencia de Grecia, la economía irlandesa está mostrando señales alentadoras de recuperación. La industria aumentó sólidamente en marzo y abril y la confianza de los consumidores, así como también las ventas al por menor, están al alza .

“La estrategia irlandesa para lidiar con la reciente recesión”, dijo el consejero de inversiones Michael Johnston, “fue muy distinta de las estrategias implementadas por EE.UU. y gran parte del resto del mundo desarrollado. La mayoría de los gobiernos pusieron a trabajar las imprentas a máxima capacidad y empezaron a inyectar ronda tras ronda de capital a la economía global. Irlanda caminó en la dirección opuesta, imponiendo recortes draconianos en el presupuesto y controlando el gasto público”.

La estrategia irlandesa funcionó en 1987-89 —y está funcionando ahora.

Esta es una lección que Washington debe aprender ahora.

Alan Reynolds

miércoles, 23 de junio de 2010

Flash legislativo


En las últimas semanas, los costarricenses se han enterado, entre amenazas de porteadores y taxistas y la inacción del gobierno, de un proyecto de ley que pretende prohibir el porteo. Se trata del Expediente N° 16.136, que corresponde al único punto en agenda de la Comisión con Potestad Legislativa Plena Segunda.

La iniciativa en cuestión procura eliminar la palabra "personas" del artículo 323 del Código de Comercio, el principal fundamento jurídico del que se valen los porteadores para desarrollar su actividad. Además, pretende realizar dos modificaciones a la Ley Reguladora del Servicio Público de Transporte de Personas en vehículos en la modalidad de Taxi. En el primer caso, se intenta modificar el numeral 29 para otorgar las concesiones por base de operación y por un plazo prorrogable de 10 años, siempre y cuando los concesionarios tengan licencia tipo C-1, aparezcan registrados ante la CCSS o sean cotizantes del seguro voluntario y presenten una certificación de su inscripción ante el MOPT como empresarios de taxis. En el segundo, se busca adicionar un nuevo inciso al artículo 62, donde se establece una sanción por la prestación no autorizada del servicio, utilizando como presunciones e indicios de esto la habitualidad en la prestación y el uso de signos externos e internos que puedan inducir al error en el usuario.

Frente a esta iniciativa, algunas bancadas legislativas ya han dejado clara su posición. El PAC anunció que la votaría a favor, por cuanto consideran el porteo como una actividad ilegal que genera competencia desleal a los taxistas; el ML, por el contrario, votaría negativamente esta iniciativa, por cuanto considera que limita una actividad reconocida por el ordenamiento jurídico costarricense y especialmente, que tiene sustento en el principio de libertad (lo que no está prohibido, está permitido), la libertad de asociación, de comercio y de empresa. Sin embargo, las grandes incógnitas en cuanto a posiciones son el PUSC y el PLN. En el caso de los socialcristianos, aún no han dejado claro si estarían de acuerdo con eliminar el porteo o, siendo consecuentes con el uso que ese mismo partido dio a los porteadores en campaña para el día de las elecciones, lo defenderán. Por su parte, el PLN aún no termina de decantarse por taxistas o porteadores, a sabiendas de que cualquiera de los dos grupos, ante una decisión que les perjudique, se tirará a las calles. Lo único que ha resuelto el partido oficialista es dar tiempo para que la solución venga desde Casa Presidencial.

En ASOJOD ya hemos expuesto nuestra defensa a la actividad del porteo por cuanto consideramos que esta actividad va acorde a la libertad y que debe ser el usuario, no el Estado, el que escoja las condiciones del servicio de transporte que requiere. Esperamos que en el trámite del proyecto en cuestión, esos y otros elementos importantes se tengan en consideración y que, al final, prive una decisión que los respete y le permita a cientos de individuos trabajar sin ser perseguidos por el corporativismo y la voracidad estatal.

lunes, 21 de junio de 2010

Tema polémico: nuevo Gobierno, viejas prácticas


En este Tema polémico, queremos abordar una práctica que, lamentablemente, se ha convertido en la norma de nuestro país, lo cual debería preocuparnos pues precisamente cuando aceptamos y miramos a otro lado sólo porque las cosas ocurren regularmente, la indiferencia y la pasividad , que suelen ir de la mano, terminan entronizándose en nuestra cultura política con peligrosos resultados. En este caso nos referimos a uno de los eternos problemas nacionales: el desorden e improvisación del gasto.

El nuevo capítulo de esta historia está relacionado con la Red Nacional de Cuido. Resulta que antes de entregar el poder, el gobierno de Oscar Arias había decidió destinar 3000 millones de colones a la erradicación de tugurios, pero apenas entrando, la nueva administración decidió recortar 2100 millones para dárselos a su "programa estrella", un refrito de los CEN-CINAI pero con más dinero. Eso, por supuesto, generó molestias el pasado jueves en la Asamblea Legislativa, cuando se aprobó la modificación al Presupuesto Nacional, presentándose un grupo de ciudadanos que estaban entre los beneficiarios de vivienda, según las promesas de Chinchilla durante la pasada campaña.

Pero más allá de los reclamos clientelistas de esos ciudadanos, esta práctica contiene uno de los mayores vicios políticos de nuestro país: la improvisación, la irresponsabilidad, el desorden presupuestario que no sólo se refleja en los cambios repentinos de las prioridades económicas del Gobierno, sino que tiene una connotación aún mayor, por cuanto se termina financiando gasto corriente con deuda porque no se pudo presupuestar bien. Aunado a esto se encuentra el populismo de nuestros políticos, que cambian programas según intereses electorales, lo cual produce que se modifiquen los destinos de los fondos y se incumplan promesas de campaña.

Lo más curioso del asunto es que tanto la Presidente Chinchilla como la fracción oficialista solicitaran la modificación presupuestaria de marras para dotar de recursos a una verdadera ocurrencia de campaña. Porque a estas alturas, el programa de la Red Nacional de Cuidos no existe ni siquiera en el papel, más que en los panfletos de propaganda de la campaña electoral. Hasta la fecha, se desconoce la cantidad de fondos que requerirá (aunque ya le dotaron de 2.100 millones de colones), la institución responsable de ejecutar el programa, los resultados que espera obtener, la metodología a seguir y, muy importante, la población objetivo a la que espera atender.

Esto refleja la tendencia a que cada vez que llega un nuevo Gobierno, los ases debajo de la manga salen a relucir, con recetarios nuevos y cambios radicales, a pesar de ser continuidad en término de partido político, pues cada mandatario quiere dejar su sello personal. Pero más que todo, se refleja la falta de claridad, responsabilidad y sensatez en el diseño, implementación y evaluación de políticas públicas, cuyos resultados acaban observándose en el fracaso, la mediocridad, el despilfarro de fondos públicos y en el fortalecimiento de una red de clientes que nunca salen de su condición de pobreza o vulnerabilidad, sino que se acostumbran a vivir a costa de otros.

Para ASOJOD, nuestros país requiere de políticas de estado, no de gobierno. Esto es, construir una base institucional sólida que permita preveer razonablemente el camino hacia donde se dirige el país y le perimta a los individuos tomar decisiones en un marco de relativa estabilidad y certeza. La incertidumbre, la falta de seguridad jurídica y la improvisación, resultan pésimos pilares para el desarrollo económico y la inversión. Se debe de hacer un verdadero esfuerzo institucional por dejar estas prácticas tan nuestras en el pasado y mientras no lo hagamos ,seguiremos siendo una República de Macondo que va a la deriva según soplen los caprichos políticos del momento.

sábado, 19 de junio de 2010

La farsa del "neoliberalismo"


Hace algún tiempo, una de mis hijas, me pidió que le ayudara con una tarea. "Es un trabajo sobre el neoliberalismo" Me explicó. Busqué algunos libros, algunos documentos y nos conectamos a la Internet. Luego de lecturas, búsqueda en la red y discusión concluimos en que no había nada, absolutamente nada que indicara que el neoliberalismo es una corriente filosófica, una escuela de pensamiento o una doctrina económica, como se suele decir.

"Me van a poner mala nota, si pongo eso. Mi profesor nos repite constantemente que el neoliberalismo es la causa de todos los males que vivimos" Me dijo. La misma angustia de las otras niñas cuando les tocó escribir o exponer sobre cuestiones de este tipo. Y eso que estudian en instituciones (dos en la universidad y una en secundaria) de "derecha"

Nunca he tratado de imponerle a mis hijas mis puntos de vista. He procurado que ellas se formen sus propias opiniones, a partir de la lectura y la discusión permanentes. Afortunadamente hay en casa una buena bibliotequita con títulos que van desde el Manifiesto Comunista, Marcuse, Harnecker y similares pasando por los clásicos de la literatura universal, los grandes escritores latinoamericanos hasta las obras de Adam Smith, Stuart Mills, Ortega y Gasset, Hayek, Isaiah Berlin y afines. Afortunadamente a todas les gusta leer. Por eso su conflicto con ciertas tareas escolares.

No me extraña que en las notas que me envían algunos lectores, sobre todo como reacción a las últimas columnas, se mencione al neoliberalismo como la raíz de todos los males en el país y en el mundo. Imagino que se los han dicho en la escuela, las universidades, que lo han leído en artículos de opinión, periódicos de izquierda, blogs y toda suerte de panfletos y diatribas.

El socialismo tiene sus padres fundadores, sus exponentes teoricos: desde los socialistas utópicos como Saint Simon, Fourier y otros hasta Marx y Engels. El liberalismo también y así otras escuelas de pensamiento o corrientes ideológicas. Hasta sobre extravagancias como el trotskismo uno encuentra algunos teóricos y defensores. Pero ¿del neoliberalismo? Nada.

Se trata de manera simple y silvestre de una falacia, de un ardid de los populistas de izquierda y de derecha para atacar al capitalismo. Los marxistas lo hacen para presentar al socialismo del Siglo XXI como la salvación, mientras que la "derecha popular" para justificar un demagógico discurso basado en lo social. Cuando se discute entre "neoliberalismo" y la "agenda social", en realidad no se está hablando de economía, sino de trucos de comunicación política para pescar incautos.

La peor ofensa que un demagogo de cualquier signo puede hacerle a un adversario político es acusarlo de "neoliberal" La viñeta ha tenido éxito no cabe duda. Y como no, si hasta los profesores de instituciones educativas de derecha pontifican sobre las maldades de las "recetas neoliberales".

La leyenda comenzó en América Latina cuando a principios de los Ochenta hicieron agua los modelos populistas: proteccionistas, militaristas de izquierda y derecha, cepalinos, etc. Todos ellos basados en el paradigma de conferirle al estado un gran protagonismo en la economía. El fracaso se tradujo en casi todos los países en hiperinflación, bajo o nulo crecimiento, desempleo y sobre todo en el estallido de la llamada crisis de la deuda externa.

El gobierno como administrador había fracasado. Frente a tal situación de retroceso, no le quedó otra a los líderes políticos más decentes que transferir a los civiles las empresas que tan ruinosamente habían manejado los burócratas. O sea privatizar, reducir el gasto público, modernizar el estado. Y no era por razones de ideología. Es que no quedaba otra.

Fue por esos días cuando a alguien, alguno de esos irredimibles profesores o economistas marxistas se le ocurrió calificar a aquellas medidas como "recetas neoliberales" Una ocurrencia exitosa. Entre los que atacan con pasión casi fanática al neoliberalismo están los que siguen aferrados al socialismo marxista, a pesar de su contundente fracaso y los que alaban el modelo del "Estado del Bienestar". Dicen que éste último es el verdadero socialismo.

Los primeros son un caso perdido. Los segundos quizá no. A lo mejor no están enterados de lo que ha ocurrido o está ocurriendo en Europa con los gobiernos socialistas. La mayoría de partidos socialistas fue barrida en las urnas por la derecha como en Francia, Inglaterra, Alemania e Italia. Y los pocos que quedan: Grecia, Portugal y España están en agudas crisis. El intento social demócrata de combinar economía de mercado con medidas populistas fracasó. Seguiremos con el tema.

Marvin Galeas

viernes, 18 de junio de 2010

Viernes de recomendación


Para este Viernes de recomendación, en ASOJOD queremos ofrecerles un breve pero conciso ensayo de Friedrich Hayek titulado "Clases de orden en la sociedad", donde el autor explica la naturaleza del orden espontáneo como un sistema creado por la acción humana pero no por el diseño humano y expone cómo, a pesar de que esto es reconocido en el campo biológico, todavía existe reticencia a aceptarlo como una realidad en los campos social, económico y cultural.


miércoles, 16 de junio de 2010

Flash legislativo


En el primer lugar del Orden del Día en la Comisión de Asuntos Sociales, se encuentra el proyecto de Ley N° 15.406, planteado originalmente por los Diputados libertarios de la fracción 2002-2006. Esta iniciativa pretende modificar la Ley de Patrimonio Histórico-Arquitectónico de Costa Rica, que designa al Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes como ente encargado de la conservación, la protección y la preservación del patrimonio histórico-arquitectónico del país, es decir, todo aquel inmueble público o privado declarado como Patrimonio por dicho Ministerio.

Tanto el artículo 89 de la Constitución Política como dicha ley obligan al Estado a conservar el patrimonio histórico-arquitectónico, lo cual se realiza mediante la declaración del Ministerio como monumento, centro, conjunto o sitio. Esto implica que el inmueble prácticamente deje de ser propiedad de su dueño, pues se establece la prohibición de demoler o cambiar la estructura del mismo y define una serie de obligaciones que debe cumplir el propietario, entre las que destacan permitir todo tipo de exámenes y estudios por parte de los investigadores designados por el Ministerio, solicitar autorización de esa entidad para reparar, reconstruir, rehabilitar, restaurar o ejecutar cualquier modificación al aspecto del inmueble.

En la práctica, la aplicación de dicha normativa ha terminado transformada en un instrumento que violenta la seguridad jurídica de las personas sobre sus propios bienes, sea porque las personas no cuentan con los medios económicos para cumplir con sus obligaciones de conservación y mantenimiento o, por el contrario, porque se les despoja de su propiedad, al impedírsele hacer las modificaciones que desee o requiera, así como vender o disponer de sus bienes inmuebles, sin que por ello exista la obligatoria indemnización económica. Así, la supuesta necesidad pública se impone arbitrariamente sobre la privada, sin resarcimiento, convirtiéndose en un verdadero atropello a los derechos individuales de los habitantes, pues cada declaratoria patrimonial que hace el Estado costarricense debería ir acompañada de la correspondiente indemnización al individuo que soporta la afectación pública sobre su propiedad, pues el artículo 45 de la Constitución dispone que “la propiedad es inviolable; a nadie puede privarse de la suya si no es por interés público legalmente comprobado, previa indemnización conforme a la ley (…)”.

De no hacerlo, como en realidad ocurre, la en gestión del Ministro rozaría la llamada “colectivización del derecho mismo de propiedad”, como brillantemente lo expuso el ex magistrado Rodolfo Piza Escalante . A este respecto, la Sala Constitucional ha indicado, en su voto N° 5097-93 que “los límites razonables que el Estado puede imponer a la propiedad privada, de acuerdo con su naturaleza, son constitucionalmente posibles en tanto no vacíen su contenido. Cuando ello ocurre deja de ser ya una limitación razonable para convertirse en una privación del derecho mismo". Señala también en el voto N° 2345-96 que “pueden limitarse los atributos de la propiedad, en tanto el propietario reserve para sí la posibilidad de explotar normalmente el bien, excluida claro está, la parte o la función afectada por la limitación impuesta por el Estado. Fuera de estos parámetros, si el bienestar social exige sacrificios de uno o de algunos únicamente, debe ser indemnizado, lo mismo que ocurre cuando el sacrificio que se impone al propietario es de tal identidad, que lo hace perder en su totalidad el bien".

Precisamente, el proyecto de ley en cuestión pretende obligar al Estado a indemnizar al propietario cada vez que declare patrimonio un inmueble y que esto implique una prohibición para disponer o modificar de su propiedad. Con ello se evitaría el abuso que actualmente ocurre cuando un grupo de burócratas decide arbitrariamente que una edificación no puede ser tocada porque reviste, según ellos, de especial interés artístico, cultural, histórico u otro y por la simple ocurrencia del funcionario, el dueño del mismo pierde de facto la posibilidad de disponer de lo que legítimamente le pertenece.

Así las cosas, en ASOJOD nos parece maravilloso que se le impongan límites al Estado y su voraz ambición de apoderarse de todo lo que pueda. Si bien esto apenas es un pequeño paso, pues todavía falta mucho por hacer para evitar estas expoliaciones, al menos es un avance que vale la pena celebrar.

martes, 15 de junio de 2010

Milton Friedma 30 años después



Después de 20 años de la publicación de Free to Choose el periodista estadounidense John Stossel, ha decidido presentar en su programa las principales ideas de Friedman, así como sus grandes luchas.

lunes, 14 de junio de 2010

Tema polémico: el referéndum del odio colectivista


En este Tema polémico, queremos comentar acerca de un evento cuyos procedimientos preparatorios se han presentado en los últimos días: se trata del referéndum para decidir la unión civil de personas del mismo sexo. Ya en el pasado, en ASOJOD habíamos expuesto nuestra defensa al derecho que tiene cada ser humano para decidir con quién intercambia sentimientos, experiencias y, en general, con quién desea asociarse para compartir su vida. Esto como una manifestación más de la libertad de decisión que tiene cada individuo en el marco del manejo de su propia vida y cuerpo.

No obstante, como es bien sabido, en Costa Rica ese derecho no se respeta de entrada. Es más, un grupo de colectivistas han pretendido someter su reconocimiento a un referéndum. En las últimas semanas se ha informado que ya prácticamente están listas las firmas de petición y que el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) inició con los preparativos para la misma, decidiéndo realizarla en la misma fecha que las elecciones municipales.

Entratándose de una sociedad tan conservadora como la nuestra, el resultado de esta consulta popular podría ser, cuando menos, predecible. Y a pesar que, a todas luces, se está sometiendo un derecho individual a la decisión de la masa, los "defensores" de los derechos humanos, los "paladines" de la equidad y la justicia social, los "pregoneros" de la inclusión, tanto a nivel nacional como internacional, no hayan dicho gran cosa ante este abuso. Mientras nos dicen que todos los seres humanos tienen derecho al agua, al turismo y a cuanta sandez se les ocurra, guardan silencio ante el atropello que resulta de la negativa a un derecho tan elemental como el de unirse a la persona que se ame y gozar de los mismos derechos que cualquier otra relación sentimental.

En ASOJOD no sólo repudiamos con vehemencia a aquellos que utilizan categorías anticonceptuales como "familia", "sociedad", "bien común", "buenas costumbres", etc. para pisotear este derecho individual, sino que también lo hacemos contra quienes guardan silencio ante este exabrupto. Pero ellos no son los únicos que merecen nuestra más airada crítica: también la reciben quienes dicen defender este derecho a elegir con quién unirse en una relación sentimental, pero a la vez, niegan el derecho a elegir con quién intercambiar bienes y servicios o el derecho a decidir cómo utilizar el dinero que legítimamente pertenece a su dueño o el derecho a elegir sin interferencia del Gobierno.

Todas son caras de la misma moneda: el odio, el revanchismo, la hipocresía y la patológica creencia de que alguien -el gobernante, el cura, el académico, etc.- sabe mejor que cada individuo cómo se debe vivir. Se trata de la misma práctica deleznable y repulsiva de someter los derechos individuales al capricho de la masa, una masa mediocre e ignorante, perversa y degenerada, que necesita autosatisfacerse sabiendo que nadie puede ser diferente, donde se demuestra el odio . la envidia y el miedo que subyace en los colectivistas respecto a dejar al individuo libre para decidir, actuar y vivir.

Desgraciadamente, sabemos que la libertad y los derechos individuales llevan las de perder cuando se somenten a la voluntad de la muchedumbre. Por eso, las esperanzas de prevalencia de la decencia y responsabilidad en la votación durante ese referéndum son bastante reducidas.

jueves, 10 de junio de 2010

Viernes de Recomendación

Seguramente el nombre de Willam Harold Riker no le dice mucho a casi todas las personas, pero sus trabajos en el área de la teoría política, prácticamente desconocido en las academias latinoamericanas, resultó en una propuesta original para el análisis de las democracias contemporáneas.

ECONOMÍA: Tormentas en ultramar


Exactamente cuando la economía de EE.UU. estaba recuperándose la crisis en Europa se ha agravado, como consecuencia del sobreendeudamiento de varios países de la periferia de dicho continente, incluyendo Grecia y España, que ya han mostrado síntomas avanzados de su problema, y Portugal, Irlanda e Italia, que todavía no.

La excesiva deuda de estas economías no preocuparía a los grandes países de Europa que manejan el euro —principalmente Alemania y Francia—, si no fuera porque sus bancos tienen la mayoría de la deuda de estos países, en forma de bonos, de tal forma que si ellos no pagan, los sistemas bancarios de los países grandes se verían en una situación muy mala. De esta forma, la ayuda que los países grandes del euro están dando a los que tienen problemas es en realidad una autoayuda, para que sus propios bancos (los de los países grandes) no quiebren.

Por esta razón puede esperarse que la ayuda a los países en problemas no faltará. Esto no quiere decir que todo está bien, sin embargo, ya que los países que darán la ayuda ya estaban enormemente endeudados antes de tener que ayudar a Grecia y compañía, y para hacer esto tendrán que endeudarse aún más. Para financiar esta ayuda, estos países van a tener que tomar prestado el equivalente a cerca de un billón de dólares (un millón de millones). Esto es una gran cantidad aun para los países más ricos y grandes de Europa. Es decir, el sobreendeudamiento se está regando por todo el continente.

Hay otros síntomas preocupantes. Como resultado de esta crisis de deuda, se espera que la demanda por importaciones disminuya en Europa, afectando las exportaciones chinas en un mal momento, ya que los precios de las viviendas en China han subido demasiado y si la economía no sigue creciendo puede reventar una crisis en la construcción, similar a la que comenzó hace un par de años en EE.UU. y que todavía no ha terminado de resolverse.

Si las economías China y europeas crecen a menor ritmo, necesitarán menos productos primarios, con lo que los precios de éstos tenderán a bajar, afectando el crecimiento de los países que exportan dichos productos. Éstos incluyen a la mayor parte de Latinoamérica, aunque no a El Salvador (nuestras exportaciones son en su mayoría industriales).

Por otro lado, el precio del petróleo y otros insumos de producción bajarían, con lo que disminuirían nuestros costos de producción. Es decir, los precios de lo que exportamos se mantendría estable mientras que los de lo que importamos disminuiría, facilitando nuestra salida de la crisis.

Esto ya parece estar sucediendo. El precio del petróleo cayó severamente en mayo. El Índice de Precios de Productos Primarios para la Industria del Journal of Commerce, un indicador de estos precios, cayó 57 por ciento en mayo, una caída similar a la de mediados de 2008, que precedió y acompañó a la crisis financiera de septiembre de ese año.

No puede saberse con certeza si esta caída es definitiva porque los precios de los productos primarios son muy volátiles. Pero es una señal que, junto con las otras, sugiere que estamos al borde de otra recesión (una recesión dentro de otra recesión que se está terminando).

La economía de EE.UU. no se libraría del impacto de esta potencial nueva crisis. Sin embargo, sufriría mucho menos que Europa y China ya que su mercado interno está creciendo fuertemente. La demanda norteamericana por nuestras exportaciones, que ya está aumentando, seguiría creciendo aunque probablemente no alcanzaría los niveles que tenía en 2008. Igualmente las remesas parecen comenzar a recuperarse.

Eso no implicaría, sin embargo, que no nos tocaría la crisis, ya que una gran parte de nuestras exportaciones van a los otros países de Centro América, que dependen de la exportación de productos primarios. En realidad, sus economías han estado creciendo más que la nuestra desde 2004, debido a que los precios de los productos primarios estaban aumentando. Ahora estarían disminuyendo.

Si se recupera la inversión en el país, lo cual depende de factores políticos, esta situación se revertiría y, como en los años 1998 a 2003, nuestras exportaciones y nuestra economía volverían a crecer más que las de los países del resto de Latinoamérica, que exportan productos primarios. En el último período en el que cayeron y se estancaron los precios de los productos primarios (1998 a 2003), las exportaciones de Latinoamérica cayeron porque exportan estos productos mientras que las de El Salvador crecieron establemente, porque nuestras exportaciones son mayormente industriales.

Esto pasó también con el crecimiento del Producto Interno Bruto del país, nosotros seguimos creciendo mientras ellos se estancaron. Esto puede volver a pasar, pero para que pase es necesario que el gobierno resuelva los problemas políticos que están atrasando la inversión.

Manuel Hinds

miércoles, 9 de junio de 2010

Flash legislativo


Para este día, queremos referirnos al proyecto de Ley Nº 16.280, "Exoneración de impuestos sobre bienes inmuebles a toda organización religiosa", del ex Diputado libertario Carlos Gutiérrez. El objetivo de la iniciativa es muy clara, como su título lo evidencia, y se enmarca en un intento general de generar los cambios necesarios para equiparar los derechos de las demás denominaciones religiosas frente a la Iglesia Católica.

En principio, los liberales no estamos de acuerdo con las prácticas mercantilistas de exoneración de impuestos selectivamente, de forma que mientras unos ciudadanos tienen que pagar los tributos, otros, por cualesquiera razones, gozan de un beneficio. Ahora bien, dado que vivimos en un país altamente estatista, donde los impuestos son pan de cada día y no se vislumbra, al menos en el corto plazo, una reforma fiscal tendiente a reducir la carga tributaria que pagan los costarricenses, no vemos tan mal que, poco a poco, mediante diversas iniciativas, distintos grupos y actividades comiencen a ser exoneradas.

Ahora bien, lo que no compartimos es que se les exonere por razones electorales, para promulgar que se ha avanzado a cambio de que los beneficiados "paguen" con sus votos el favor. La exoneración debe darse para todos, sin consideraciones electorales, pues en la medida que más y más individuos dejen de verse obstaculizados por el pesado brazo impositivo del Estado, mayor será el progreso económico y el ejercicio de la libertad.

Reconocemos que, en el contexto conservador católico costarricense, cualquier iniciativa tendiente a eliminar privilegios a la Iglesia Católica y equiparar a visiones religiosas y antireligiosas en términos de derechos, es un avance. Por tal razón, consideramos que este proyecto merece cierto reconocimiento.