lunes, 15 de abril de 2013

Tema Polémico: Sostenibilidad de la Deuda Pública


Hace unos años el periódico inglés The Economist lanzó un sitio web donde muestra la evolución en tiempo real de deuda pública de todos los países del mundo y del mundo como un todo. Actualmente la deuda pública mundial alcanza los cincuenta billones de dólares. Lo más impresionante no es nivel de deuda actual, por mucho que lo sea, sino lo mucho que ha evolucionado la deuda en la última década. En el 2002 la deuda mundial era de dieciocho billones de dólares. Es imposible no preguntarse si este incremento en la deuda pública en el mundo es sostenible.

Claramente la respuesta es no. Algunos analistas alegan que el endeudamiento es bueno en el corto plazo pues el incremento del gasto y su impacto sobre la demanda agregada puede ser beneficioso. En ASOJOD hemos discutido este tema en muchas ocasiones y sostenemos que esta forma de pensar es sumamente cortoplacista y muy riesgosa pues tarde o temprano implica más impuestos y grandes consecuencias sobre el desarrollo sostenido de las naciones. Más aun algunos de los economistas más de izquierda coinciden que el incremento en el gasto público es beneficioso siempre y cuando el crecimiento económico resultante pueda costear el costo financiero de endeudarse. Ni tan siquiera esto se ha podido lograr en la mayoría de las economías del mundo. Mientras el PIB mundial crece a niveles del 3% al 5%, el endeudamiento mundial en niveles del 5% al 10% ¿Esto es sostenible? Tal vez algunos economistas izquierdosos como Krugman y Stiglitz seguirán defendiéndolo, sin embargo, la lógica impera y la respuesta es no. 

¿Qué tan sostenible es esto en el tiempo? Depende. Países como Japón han podido mantener niveles de endeudamiento absurdamente elevados (actualmente se ubica en el primer lugar mundial con el 226,8% del PIB) durante ya varias décadas y no parece estar en problemas económicos serios. Otros países como Grecia e Irlanda han caído relativamente rápido con niveles de deuda mucho menores ¿Qué hace la diferencia? Básicamente la cantidad de personas, instituciones o países que esté interesadas en adquirir la deuda. Países como Estados Unidos y Francia no tienen actualmente grandes problemas para financiar sus déficits pues muchas personas están dispuestas a comprar sus bonos a tasas de interés relativamente bajas. Todo radica en un tema de confianza tanto dentro como fuera del país. Ahora bien, que esto no se malinterprete, ningún país por más grande o poderoso que sea puede seguir endeudándose indefinidamente. Eventualmente la carga financiera provoca que la economía caiga. Todo es un tema de tiempo.

Hablando un poco de Costa Rica, actualmente su nivel de deuda es de aproximadamente un 50% del PIB. Este nivel tal vez no será tan elevado como el de otros países pero para nuestro país es sumamente peligroso. La deuda costarricense no es tan cotizada como la de otras naciones y nuestro país no tiene tan buenas calificaciones como otras economías por calificadoras de riesgo internacionales. Lo más preocupante es que la deuda se ha venido incrementando desde el 2008 y no parece que haya alcanzado su tope. Es importante tomemos una nueva senda de responsabilidad fiscal y disminuyamos el gasto del gobierno si queremos que el futuro de las próximas generaciones no se vea sumamente comprometido.

No hay comentarios.: