lunes, 20 de mayo de 2013

Tema polémico: ¿Qué se podía esperar del PUSC?


El día de ayer el venido a menos PUSC, tenía una oportunidad histórica. Tenía la oportunidad de reivindicarse ante los costarricenses eligiendo a un candidato preparado académicamente y con una solvencia moral que al menos hasta el día de hoy nadie había logrado cuestionarla. Sin embargo, el PUSC volvió a sacar “lo mejor de sí” y aferrado a sus mañas políticas eligió al candidato bendecido por el cuestionado ex-presidente Calderón. Parece, que las bases del PUSC no son capaces de atreverse a pensar por si mismas, siguen tal cual ovejas en un rebaño a los designios de un líder en absoluto estado de decadencia.

Desafortunadamente, no podemos ni siquiera afirmar que la decisión es sana ni por efecto carambola. Es nuestra opinión que el Dr. Hermández es sencillamente un candidato impresentable, por dos simples y sencillas razones: a) fue un candidato absolutamente mudo, nada dijo sobre sus propuestas si es que tiene alguna. b) huyó con determinación y poca vergüenza al debate con el otro candidato. Estas dos actitudes son suficientes para concluir respecto a la honestidad de dicho candidato, ya que precisamente la honestidad pasa por exponerse, desnudarse, mostrarse, no el total y absoluto secretismo que tiño su campaña. Una pregunta simple lanzamos al aire: ¿qué garantía tenemos de que un eventual gobierno suyo no sea de esa misma manera? La respuesta es aún más sencilla: ninguna 

Aristóteles dentro de sus tipos de gobierno afirmaba que la demagogia era el resultado del corrompimiento de la democracia, hoy más que nunca podemos afirmar que cada pueblo tiene el gobierno que se merece… ya que cada vez que se le ofrece una alternativa digna para salir del laberinto en que se encuentra decide por validar y reafirmar todo aquello que dice repudiar. ¡Que triste pero merecido final le espera a este sistema político!

2 comentarios:

Gustavo Alvarez dijo...

Tiene razón, pero yo por eso no dudaría de la honestidad de este señor quien ha demostrado que en lo que ha hecho ( Hospital de Niños) su labor es intachable. Lo calificaría talvez de miedoso, o que le falta determinación y firmeza, pero nunca de deshonesto. Esa es una palabra muy fuerte dentro del contexto de lo que estamos viendo con los politicos de turno.

La ASOJOD dijo...

Gustavo:

Es que no basta con que sea honesto o no. Esa es condición necesaria pero no suficiente. No ha dicho nada de nada, no se conocen sus propuestas y, además, es el ungido por Rafael Ángel Calderón, quien descuenta una condena por corrupción.

Lo que haya hecho o no en el Hospital de Niños es irrelevante. No estamos en un concurso para elegir al mejor médico sino en una carrera presidencial en la cual este contendiente, impulsado por alguien muy cuestionable, está pretendiendo que olvidemos lo ocurrido y que le firmemos un cheque en blanco.

Alejandro