miércoles, 10 de julio de 2013

Desde la tribuna: el Estado crece...

El Estado crece …
… y crece y sigue creciendo.  Ahora toma formas desordenadas.

El INS (Instituto Nacional de Seguros) ha constituido una sociedad anónima (diferente de su naturaleza de ente descentralizado, persona jurídica de derecho público, sujeta al principio de legalidad) y la planilla de esta sociedad se engorda.  El Estado crece por vía anormal.
 
La UCR (Universidad de Costa Rica) saca un anuncio para enrolar profesores.  Informa que la contratación será a través de Fundevi  (Fundación de la Universidad de Costa Rica para la Investigación).  ¡Qué lindo!  Tomo presupuestos públicos, impuestos del pueblo, y los gastó a través de una fundación.   Es asombrosa la actividad de esta entidad, tengo noticia de cómo hay contrataciones que terminan en esta vía y sin más anuncian que no tienen porqué aplicar
las normas de la contratación pública.  El Estado crece por vía “diferente”.
 
Se nos comunica que Recope SA (una sociedad a la que anormalmente se le cedió la administración del monopolio de hidrocarburos en Costa Rica, una sociedad anónima que ha habido que sujetar a Aresep y a la Contraloría, para fijar precios y revisar sus actuaciones) no solo constituyó o formó o se asoció a la sociedad Soresco (una caribeña) con los chinos con quienes pretende hacer una Refinería china sino que, aunque no refina, mantiene incólume su planilla de ¿trabajadores? De la refinería.  Supuestamente, desde 2011 no se refina, pero la planilla se paga y todos los obligados a consumir y comprar al monopolio pagamos tales  salarios.  El Estado crece por vía anormal, extraordinaria, se mantiene grande y todos pagamos.

La información dice que durante la administración anterior la CCSS aumentó como 11 mil personas en planilla no médica.  ¡Curioso!  Tenemos más mecanización de los trabajos pero contratamos más personal.  El pueblo paga el crecimiento del Estado.  Que crece y crece y nadie lo para …

Si vemos algunos proyectos de ley  (por  ejemplo el expediente 18050, de prohibición y mayor control de armas legales e inscritas) se pretende un crecimiento de la administración, de sus potestades, sus competencias, sus facultades, sus empleados, su coacción y sus discrecionalidades, sin que haya una mejora para el pueblo.  El Estado crece y pretende seguir creciendo, a costa de la libertad y derechos del pueblo.

Y así va todo.  Un Estado más grande, que ahora crece por vías anormales e irregulares, que ya no rinde cuentas ni a la Contraloría y menos a la Asamblea. ¿De quién son estos feudos?

Algunos indignados por la discutible administración de algunos cometidos públicos (CNC, en concesión de obra pública) se rasgan las vestiduras y pretenden que no haya concesión de obra pública.  ¿Acaso no recuerdan que el Estado ha fracasado y que se requiere aportes de capital y acción privada porque en lo público no hay de dónde? ¡Paradójico!  

Quieren más Estado y redundar y replicar la maquinaria ineficiente a la que califican incluso de corrupta.
 
¿Cómo paramos esta elefantiasis  que nos ahoga?

Federico Malavassi Calvo

No hay comentarios.: