miércoles, 20 de noviembre de 2013

Desde la tribuna: lucha contra la pobreza

Hemos insistido en varias oportunidades en este tema.  Es obvio que el tema de la pobreza ha resultado una veta inacabable para algunos grupos políticos.  La pobreza es caldo de cultivo para el clientelismo electoral, ¿tendrán interés quienes viven de ello en combatirla efectivamente?

Por otro lado, es obvio que la acción directa contra la pobreza es el establecimiento de condiciones, facilidades o ambiente para crear riqueza.  Lo complicado es que el Estado, por regla, no crea riqueza, no crea ni produce nada y más bien administra mal todo.

Cuando hay pobreza extrema, carencia total, es obvio que debe haber algún tipo de asistencialismo inmediato para superar la indigencia.  Pero el asistencialismo permanente es un vicio social, una perpetuación de la pobreza y un concepto de repartición que no alienta la creación de riqueza.

Por ello resulta tan evidente que las famosas expoliaciones y robos, despojos y reparticiones del despojo (estilo los electrodomésticos de Maduro) no son otra cosa que robo, demagogia y abuso.  Jamás son lucha contra la pobreza.

Porque hay otro punto elemental en el tema, se trata de la sostenibilidad o consistencia de la generación de riqueza o crecimiento.    Algunas acciones individuales podrían permitir a alguno salir de la pobreza (un robo, un despojo, una estafa, una defraudación, un cohecho y algunas otras acciones ilícitas similares) pero … no es socialmente sostenible o consistente utilizar estas vías como puerta de salida de la pobreza.  

Hay actuaciones estatales que, por más que pretendan contribuir a la lucha contra la pobreza, no son más que un empobrecimiento general:  la inflación, el gasto corrupto, las gollerías, el abuso del poder, el déficit originado en el desorden, la angurria fiscal y el exceso de impuestos no contribuyen a la lucha contra la pobreza ni a la formación de riqueza.  ¡Todo lo contrario, son causa de desposicionamiento económico, de desestímulo a la actividad empresarial y formación de empresas, de ausencia de generación de empleo, de exceso de peso del Estado en la sociedad y de abusos y crecimiento burocráticos.

Federico Malavassi Calvo

No hay comentarios.: