lunes, 25 de noviembre de 2013

Tema Polémico: Populismo económico

Como hemos venido indicando en artículos pasados, uno de los retos más importantes que afronta nuestro país es el tema de la creación de empleos. Si bien es cierto, los empleos no son la panacea para todos los problemas que aquejan a nuestra golpeada nación, sin duda son un pilar fundamental para que la vida de miles de costarricenses empiecen a cambiar. Por ello, es de vital importancia analizar el conocimiento económico de los candidatos de cara a este tema, es decir, pareciera obvio que todos los candidatos desean crear nuevos puestos de trabajo, pero esto no se trata de intenciones, motivaciones o deseos, sino de un claro conocimiento de la ciencia económica que permita establecer un ambiente institucional proclive a la generación de más y mejores empleos.

Bajo esta óptica queremos referirnos el día de hoy a la propuesta del candidato del Frente Amplio José María Villalta, respecto a eliminar el tope de cesantía tanto en el sector público como en el privado.

Primero que todo en cuanto al sector público es obvio que esos recursos adicionales serán pagados por los contribuyentes ya sea a través de nuevos impuestos o inflación, siendo que ambas soluciones únicamente vendrían a restarle dinamismo a nuestra economía. Además, en el momento crítico en que se encuentran nuestras finanzas públicas resulta absolutamente irresponsable pretender añadir una carga extra al presupuesto nacional.

En cuanto al sector privado podemos advertir lo siguiente. Respecto a aquellos puestos de trabajo que ya existen, evidentemente para los patronos se volverá más gravoso despedir a un trabajador, situación que implica una disminución en el dinamismo del mercado de trabajo, lo cual atenta precisamente en contra de los trabajadores menos calificados y remunerados. Otro escenario se refiere para aquellos casos en que un emprendedor (nacional o extranjero) quiera abrir una nueva empresa en el país, bajo este supuesto, la medida analizada generará un aumento de los costos para operar la planta en Costa Rica, disminuyendo consecuentemente el retorno de la inversión. En todos estos temas debemos recordar que no nos encontramos solos en el mundo, sino que estamos ante un mundo plenamente globalizado y competitivo en donde las nuevas inversiones terminarán produciéndose en aquellos países en donde las mismas generen un mejor rendimiento.

Así las cosas, los costarricenses no podemos dejarnos seducir únicamente por aquellos cantos de sirena que nos adormecen con sus falsas promesas, por el contrario estamos en la obligación de analizar críticamente las propuestas que se nos presentan recordando primero y ante todo que no hay tal cosa como un almuerzo gratis!!!

No hay comentarios.: