lunes, 16 de diciembre de 2013

Tema polémico: De los reyes desnudos

Para aquellos que les gusta seguir la política estadounidense no resultará una sorpresa el presente artículo, ya que el día de hoy queremos sugerir una serie de paralelismos entre la campaña política del 2008 que llevó a Obama a la Casa Blanca, y el boom del cual hoy goza el candidato del Frente Amplio José María Villalta.

Sin duda en ambos eventos históricos hay grandes similitudes tanto respecto a los candidatos, así como a las condiciones externas que los rodean.

Primeramente en cuanto a los candidatos debemos resaltar que ambos al estar nominados contaban con muy poca experiencia política, lo cual les permitía venderse como una especie de “outsider”, un producto fresco, nuevo, alejado de los vicios recurrentes de la clase política tradicional y del sistema político imperante, lo cual les generó un gran apoyo entre la población joven que sueña con “cambiar el mundo”, mismo que se ve reflejado en el dominio de ambos de las redes sociales. Por último, nos interesa resaltar la excelente oratoria de ambos candidatos (entendida por ésta la manía patológica de decirle a las masas lo que quieren escuchar, nunca lo que deben), fundada en la idea de crear chivos expiatorios que invisibilizaran sus carencias de experiencia así como de propuestas, en el caso de Obama sin duda fue Bush (a pesar de que sus políticas han sido puntos más puntos menos las mimas), y en el caso de Villalta dicho demonio lo personifica el “¿neo?liberalismo.

En cuanto a las condiciones externas que los rodean debemos destacar dos factores sumamente peligrosos, máximo cuando los mismos se mezclan. Por un lado tenemos una prensa absolutamente acrítica, incapaz de cuestionar a ambos candidatos así como sus propuestas, y por otro lado un séquito de simpatizantes fanáticos que han concedido cualidades cuasi-mesiánicas a su candidato, y que no les interesa hacer análisis crítico de sus propuestas, sino simplemente hacer excusas cada vez que se ve mal (tal y como ocurrió con la entrevista de Alberto Padilla). Estas afirmaciones queremos sustentarlas con dos ejemplos sumamente ilustrativos: a) El primero de ellos son unas declaraciones de Villalta en  donde indica celebrar la revolución china, una revolución que sólo llevó pobreza y sangre a un pueblo afligido. En este caso, nos interesa destacar como prácticamente nadie ha cuestionado a Villalta por dichas manifestaciones, mas bien le han permitido salirse con la suya. Evidentemente, este tipo de trato preferencial es impensable para cualquier otro candidato, simple y sencillamente imagínense el escándalo que se armaría (con justa razón) si por ejemplo Otto Guevara indicara que el celebra el golpe de estado en Chile por parte de Pinochet. b) El segundo evento que nos interesa destacar es el hecho de que el Frente Amplio tenga nombrad como noveno puesto a Diputada a San José a un payaso (literalmente a un payaso), se imaginan si esto lo hiciera otro partido político por ejemplo Liberación, se pueden imaginar el sin fin de chistes, burlas, memes y chotas que esto hubiera generado, pero desafortunadamente las cosas nunca se miden con la misma vara.


Realmente es triste el panorama tan pobre analíticamente hablando y tan servil que estamos viviendo en estas elecciones, ojalá que el pueblo costarricense no tenga que pasar por lo que pasó el estadounidense: elegir a un producto que es simplemente imagen, para darse cuenta al final del día que eltraje les quedaba grande…

No hay comentarios.: