lunes, 2 de diciembre de 2013

Tema Polémico: Sindicalistas hipócritas

Durante semanas los empleados de los EBAI administrados por la Universidad de Costa Rica permanecieron en cese de labores dado que se alzaron en huelga. Fue la Universidad de Costa Rica la que decidió rescindir del contrato con la Caja Costarricense del Seguro Social pues lo que la Caja les pagaba no era suficiente para mantener los EBAI funcionando sin generar pérdidas. La razón es muy sencilla, los empleados de la Universidad de Costa Rica ganan mucho más de lo normal y la situación ya no era sostenible.
 
No es de extrañarse. Lastimosamente las condiciones diferenciadas de los empleados públicos a causa de convenciones colectivas abusivas han sido muy frecuentes en este país y es una de las principales causas del por qué el Gobierno Central está tan endeudado. El problema radica en que durante todo el tiempo que duró la huelga lo que alegaban los empleados públicos era que la CCSS estaba privatizando la salud pues le traspasó la administración de los servicios de salud a una universidad privada que, por supuesto, estuvo dispuesta a hacer exactamente la misma labor a un costo mucho menor que el costo abusivo que quiso imponer la Universidad de Costa Rica.
 
Hipócritas. Esa es la palabra que mejor le calza a ese grupo de sindicalistas. Alzarse en huelga y levantar disgustos de la población por medio del engaño alegando algo que claramente no es cierto. Los servicios de salud garantizados por la CCSS en ningún momento se estaban privatizando. La medida que trasladar la administración del servicios de salud a un grupo privado lo ha utilizado la CCSS por muchos años más y, exceptuando algunas excepciones como lo es claramente el caso de la UCR, ha dado en términos generales mejores resultados que cuando el servicios es administrado por la misma CCSS.
 
Esto no es privatización pues la gestión y la garantía del servicio continúan en manos de la Caja. Es más, En ASOJOD creemos que esta figura debería aplicarse para todo el servicio de salud pública. La CCSS no debería ponerse a administrar los servicios de salud pues la experiencia siempre ha demostrado que el Estado no es y nunca será bueno para administrar empresas ni instituciones. Claro ejemplo es el la UNIBE que por un precio mucho menor que el exigido por la UCR va a lograr prestar los servicios de salud cabalmente y de paso dejarse una ganancia.

La hipocresía radica en que esto lo saben claramente los sindicalistas de la UCR pero prefieren alegar privatización (que lastimosamente la han satanizado en este país a pesar de que es todo lo contrario) antes de admitir lo obvio. Los empleados de la UCR quieren seguirse ganando sus jugosos salarios inflados a expensas de todos los ciudadanos que pagamos el seguro social. Sin vergüenza. Solidaridad? Bien común? … mentira. Estos sin vergüenza buscan como cualquier otro ser humanos el bien individual pero lo hacen de la manera más desleal, a punta de engaño en detrimento de otras personas.

No hay comentarios.: