miércoles, 22 de enero de 2014

Desde la tribuna: verdadera tragedia

El medio electrónico “CRhoy” informa que se ha confirmado que el endeudamiento público aumenta a razón de ¢3,405 millones, más de ¢141 millones por hora, lo cuál significa casi ¢2 y medio millones por  por segundo.

Eso es una seria tragedia económica que pende sobre todos los costarricense.   La desorganización presupuestaria y fiscal ha estallado y todos nos hundimos en esta nave tan mal manejada.  Hay exceso de gasto, desorden, mala administración, irrespeto a las normas constitucionales, clientelismo, abuso y descuido.

El artículo 176 de la Constitución preceptúa un principio básico, los gastos presupuestos no pueden exceder los ingresos probables.  Lo que pasa es que a pesar de reiterados reclamos, la propia Sala declinó el tema, los diputados (con muy honrosas excepciones) se convirtieron en cómplices de la mala presupuestación y muchos sectores se aprovechan del caos.

Hay algunos beneficiados directos, como los gerentes bancarios.

Solo un par de candidatos a la presidencia se han preocupado por el asunto y han esbozado planes y propuestas al respecto.  Los demás, irresponsablemente claman por más gasto, más Estado, más prebendas y gollerías y que siga jauja.

No es una amenaza, es un daño real.  Algunos no pasan de pensar en un paquete tributario.  No se percatan de que un paquete (por más que lo disfracen de supuesta justicia tributaria, consolidación o lo que sea) es un daño en sí mismo.

¿Quién le pone el cascabel al gato?

Federico Malavassi Calvo

No hay comentarios.: