miércoles, 5 de febrero de 2014

Desde la tribuna: ¿Un resultado contra la libertad?

Ciertamente, cada cual podrá analizar los resultados electorales a su gusto.  Es su derecho. No obstante, creo que es incorrecto señalar que el resultado de las elecciones de febrero de 2014 en Costa Rica han sido una bofetada a la libertad.

No se puede confundir la libertad con un partido específico que, además, ha tenido una serie de cuestionamientos públicos y privados.  No se trata de enlodar las grandes jornadas con que este partido se lució en algunas oportunidades, lo bailado nadie se lo quita.  Mas tampoco es correcto cerrar los ojos ante desatinados episodios e inconsistentes actuaciones que han llevado al electorado a optar por otras posibilidades electorales.

¿Acaso vamos a ignorar que muchos de quienes votaron por el PAC lo hacían por remover el continuismo, entendiendo su voto como un acto de libertad?  ¿Acaso vamos a cerrarnos y no aceptar que incluso muchos de los que votaron por el PLN también conceptúan su voto como un acto de libertad, entendiendo que era la opción más aceptable frente a otros peligros?  ¿Acaso queremos invisibilizar los mensajes del candidato Piza, quien fuera presidente de ANFE y quien fue directo en la defensa de libertades y gestión privada? 

Durante muchos años el ML defendió la libertad con hidalguía, tino y consistencia.  Luego cayó en actuaciones indefendibles, inconsistencias incomprensibles e, incluso, en pactos inaceptables.  En esta campaña, en el afán de atraer votos, su candidato expresó en reiteradas ocasiones que se había quitado del partido a los radicales.  Asimismo, atrajo a sus tiendas a personajes de dudosa compatibilidad con la libertad. 

En la discusión de algunos proyectos de ley, en la elección de algunas temas de control político, en la actuación de algunos conspicuos representantes del partido y en la gestión política se han dado algunas situaciones que han quitado el atractivo al ML.  Del mismo modo, en su pretensión de hacerse potable a unos grupos, ha terminado por diluir un tanto sus posiciones, mostrando una inconsistencia y una variación complicada de explicar.

Además, desde hace mucho tiempo ha sido torpe en la elección de algunos candidatos a puestos de elección popular, renunciando a la entereza, a la lealtad y la fidelidad y optando por oportunistas, tránsfugas y demás rarezas que deslucen su trayectoria política, moral y de compromiso con la libertad.

De tal manera, es equivocado concluir que la elección del pueblo de Costa Rica, al no preferir al ML, es un entierro de la libertad. 

Por otro lado, creo que no se ha dado una adecuada promoción de la libertad desde las nuevas proclamas y campañas del ML.  La insistencia rayada en los temas de seguridad ciudadana no incluyen la prudencia y equilibrio de las posiciones de libertad.  Ello es un pecado contra la libertad.  Algún jefe de fracción expresó, con un volumen y difusión dignos de mejor causa, que “jamás votaría a favor de un magistrado garantista”.  ¡Ello, expresado por un liberal,  es una contradictio in terminis u oxímoron!  ¿Cómo puede un amante de la libertad no entender la importancia de una justicia penal garantista?  Es como ignorar las más caras tradiciones constitucionalistas sembradas por el liberalismo.

Y … ¿dónde colocamos los manejos de las finanzas partidarias?  Siempre cuestionadas y complicadas.  Queríamos equilibrar las finanzas públicas, racionalizar tanto el Estado como su presupuesto y gestión, hacer transparente la gestión pública y … ni siquiera se pudo dar un ejemplo de gestión apropiada.   La opción por la deuda política fue el inicio de la desviación, todo se fue torciendo …

¿Y el miedo?  Sí, el inaceptable miedo a utilizar la tribuna para defender la libertad y las posiciones liberales. El miedo a construir un partido que creciera orgánicamente y con personas convencidas de su valor.  El miedo a actuar como amantes de la libertad de manera integral y, sobre todo, en las cuestiones partidarias.  El miedo a llevar el mensaje con ilusión y buena explicación. 

Se terminó en cuestionamientos jurídicos, movidas financieras, adhesiones oportunistas, candidatos alejados de la libertad, parcelización de la asamblea para entregarla a grupos no comprometidos con la libertad, aplicando la práctica de que “billetera mata galán”, cayendo en el caudillismo tan contrario a la libertad y en inconsistencias e incoherencias inaceptables.

Por ello no se le puede reprochar al pueblo de Costa Rica que, en una elección escogiera como lo hizo.  El elector hizo lo que pudo.  Tampoco se le puede endilgar, como lamento, que el escogimiento popular es un entierro de las libertades.  El elector no encontró claros estos planteamientos en favor de las libertades ni actuaciones suficientemente consistentes.

Originalmente el ML y el PAC fueron partidos emergentes y alternativos.   Su praxis los ha mostrado cayendo en lo mismo, con abuso de la deuda incluido.  Con excepción de este último asunto, lo demás del PAC es su derecho, ahora tiene opción real de ganar una elección presidencial.  Lo del ML también, pero entonces no se vale salir a lamentarse de la decisión del electorado.  El electorado tiene todo el derecho a no escoger una opción inconsistente, errática y cuestionada y, por ello, a que no se tilde su decisión de un ataque a la libertad.  La falta contra la pregonada libertad ya la había cometido el propio partido.

Así pues, la libertad no ha sido atacada ni debilitada por la decisión electoral de los costarricenses.  El reto es salir a pregonarla, a buscar cómo promoverla y defenderla desde todas las tribunas (incluyendo la política) y encontrar formas consistentes y exhibibles, moralmente presentables, para difundirla.

Es incorrecto e inapropiado tildar de liberticida la decisión del electorado.  Lo correcto es formularle al electorado posiciones liberales apropiadas, bien estructuradas, aprovechables, atractivas y muy consistentes.

Yo sigo en la brega, siempre con ilusión y con la mayor disposición para ser consistente en mi mensaje y abierto a la tarea de convencimiento y difusión.

Federico Malavassi Calvo

No hay comentarios.: