lunes, 17 de marzo de 2014

Tema Polémico: Que montón de tontos hay en la calle

Como nos molesta que políticos, periodistas, analistas financieros y economistas sigan insistiendo que este país necesita más impuestos para solventar el déficit fiscal. Como pueden ver noticias como la del pasado viernes de la Nación adonde claramente se expone la carga que representa para el gobierno los incentivos automáticos en el sector público y aun así seguir defendiendo la necesidad de un nuevo paquete de impuestos. Antes nos preguntábamos si es que los políticos nos veían la cara de tontos pero lamentablemente la realidad es mucho peor; la realidad es que una buena parte de la población costarricense es tonta. Porque ver noticias como esta y seguir defendiendo más impuestos es absurdo y cae definitivamente en lo tonto.

Desde mediados del 2008 durante el gobierno de Oscar Arias Sanchez y hasta la fecha se incrementó el gasto de manera casi exponencial impulsado en su gran mayoría por aumentos de salarios y planillas en el sector público. Los aumentos decretados por ley acompañados de los pluses automáticos metieron las finanzas del gobierno en un tremendo embrollo. En este momento, y por primera vez en la historia con todos los peligros que eso implica, muchísimos salarios en el sector público son mayores que en el sector privado. Además, los incentivos o pluses en los empleados públicos en algunos casos representan más del 50% del ingreso total percibido (especialmente en los puestos mejor remunerados).

Esto no solo se da en el Gobierno Central, es aún peor en empresas públicas como RECOPE, instituciones autónomas del estado como la CCSS y en otros poderes de la república como el Poder Judicial. Allí los beneficios ya se pasan de lo absurdo y lo abusivo.

Para rematar, resulta que la gran mayoría de estos incentivos no tienen nada que ver con la forma en que los empleados realicen su trabajo y no están sujetos a indicadores de rendimiento de ningún tipo. ¡Que siga la fiesta! Claro no es de extrañarse que en Costa Rica el gasto en salarios representa un 42% del gasto corriente y en otros países como Chile y Colombia sean cifran menores al 20%. Que tristeza.

¿Y aun así nos quieren meter más impuestos? Pues sí y cada vez parece más inevitable. La gente, a pesar de todo esto, sigue votando por partidos políticos que no solo no proponen soluciones a esto sino que son apoyados por los mismos grupos sociales que se ven muy beneficiados con estos abusos. Tonta es la gente que se queja al ver esto pero al mismo tiempo vota por el PAC, el Frente Amplio e inclusive Liberación. Con estos partidos el problema no se resolverá; con suerte y no será peor. Tonta es la gente que le gusta ganar dinero pero critica a los que lo hacen de manera decente y prefiere que le quiten sus recursos para continuar con esta fiesta. 

La solución no está en meterle más impuestos a la gente para que siga la fiesta, la solución está en detener y disminuir estos abusos en los gastos, estos abusos en los salarios públicos. Asegurarse de que los programas sociales no se disuelvan en salarios y corrupción. Asegurarse de que las contrataciones y licitaciones se hagan por lo que verdaderamente valen etc. La diferencia es que nosotros no somos tan ilusos de creer que con solo cambiar a la gente en el gobierno ya es suficiente para que esto deje de suceder. Para que esto deje de suceder hay que quitarle poder al gobierno, hay que limitar sus funciones, hay que darle más libertad a la gente. 

No hay comentarios.: