miércoles, 2 de abril de 2014

Desde la tribuna: el problema fiscal

Dice el Ministro de Hacienda que:   “Yo no me lo imaginaba tan difícil”. Y es que el asunto es un verdadero desastre.  No alcanza la plata, hay exceso de gastos y ni siquiera un paquete tributario arregla el problema.

Los principales disparadores del gasto son los salarios y las transferencias.  No hay vuelta de hoja. La Sala Constitucional ha determinado que los salarios de los empleados públicos son un dato público. A no dudarlo, tal resolución podría constituirse en la mejor y más útil herramienta contra el gasto público.

No obstante, queda el otro lado de la terrible pinza opresora:  las transferencias. Entre transferencias y salarios se encuentra la difícil historia que el Ministro de Hacienda, don Edgar Ayales, jamás se imaginó. 

El tema de los salarios fue muy fácil de provocar, ahora muy difícil de corregir.  Pasa por “derechos adquiridos”, Sala Constitucional, sindicatos, demagogia, clientelismo y “voluntad política”.

El tema de las transferencias no se queda atrás, pero hay que sumarle Universidades públicas y otros grupos políticos defendiendo un modelo de gasto en el que han invertido mucho tiempo y conspiración. Estos grupos e intereses se han concitado con partidos políticos para tomar la vía del paquete tributario y del crecimiento del Estado.  Han arruinado la acción pública costarricense ordeñando miserablemente los recursos públicos.  De paso, se han llevado entre las patas al sector productivo, al sector privado y la economía de los hogares más humildes.  Han comprometido seriamente el desarrollo nacional.

Son los mismos que señalan al neoliberalismo como causante de la desigualdad y la postración económica:  las pavas tirándole a las escopetas.  

Dicen que un problema empieza a resolverse cuando se plantea bien.  Sin embargo, el primer paso es aceptarlo.  Si no se acepta que se va por una vía incorrecta, jamás se detendrá el camino y menos se iniciarán las acciones correctivas (devolverse y tomar el buen camino).  

Por eso este asunto es tan difícil de resolver.  Hay grupos interesados en seguir ordeñando el erario público, han grupos interesados en seguir usufructuando el modelo de Estado y seguir obteniendo rentas a costa de los demás, hay políticos interesados en mantener el status quo, hay demagogia y clientelismo.  ¡Muy difícil resolver el problema así!

Federico Malavassi Calvo

No hay comentarios.: