lunes, 8 de septiembre de 2014

Tema Polémico: Irresponsabilidad fiscal en su máxima expresión

Hace unos días el gobierno de la república presentó ante el congreso su presupuesto ordinario para el siguiente año. Sinceramente hubiera sido muy iluso por parte nuestra creer que este presupuesto se diferenciaría de los anteriores con una disminución significativa en el gasto. Dado que este gobierno se trata de uno bastante inclinado hacia el socialismo difícilmente esperaríamos que trate de buscar un Estado más pequeño y, por lo tanto, una disminución significativa del gasto público. Sin embargo, nos hubiera gustado mucho que esta nueva administración comprendiera lo que es evidente para muchos y es que esta mala costumbre en la que se viene desde hace años de estar gastando más de lo que ingresa es una política nefasta y los más perjudicados serán las generaciones futuras y los más pobres. El déficit fiscal ya está alcanzando niveles insostenibles y lo lógico, si se trata de administradores de estado responsables, es que hubieran presentado un presupuesto austero dominado por una política dirigida a reducir el déficit fiscal.

Lastimosamente ha ocurrido todo lo contrario. Este gobierno ha presentado un presupuesto un 19% mayor que el del año pasado en términos nominales. Esto es más de cuatro veces mayor al de la inflación registrada en el mismo año. Irresponsabilidad fiscal en su máxima expresión. Claramente esto es una evidencia de que estamos gobernados por personas que no tienen una conciencia clara de los problemas que este aumento en el gasto provocarán sobre toda la sociedad y están más interesados en cumplir con sus promesas cortoplacistas y populistas de quedar bien con muchos sectores ya bien acostumbrados a existir a expensas del Estado.

Como gran gracia, el presidente Solis se presenta ante todos los costarricenses unos días antes presentando una serie de denuncias que evidencian las ineficiencias en el gasto y despilfarros típicos de un Estado “social” de derecho y muy mal administrado. La conclusión que cualquier persona con “dos dedos de frente” podía sacar de esta tipo de denuncias era que era necesario reducir el tamaño del Estado y sanear las finanzas públicas. Pero no, nuestro presiente concluyó que lo necesario era aumentar el tamaño del Estado pero con la tranquilidad de que ya no íbamos a ser gobernados más por los “mismos de siempre”. Como si toda la gente del PAC fuera 100% honesta y humilde ¿Quién es el iluso?

No, la solución del señor Solis para “disminuir” el déficit fiscal será como era de esperarse un paquetazo de impuestos. Claro sigamos pagando la fiesta del gasto. Gente irresponsable y sinvergüenza. 

No hay comentarios.: