lunes, 27 de octubre de 2014

Tema Polémico: Egoísmo disfrazado de solidaridad

Desde que el presupuesto del Gobierno Central de la República para el año 2015 llegó a la Asamblea Legislativa hace varias semanas para su aprobación se ha generado un riquísimo debate sobre el gasto público. Un grupo de diputados, liderados por el presidente de la comisión de asuntos hacendarios y diputado del partido oficialista don Ottón Solis, encontraron que este presupuesto que es un 20% más elevado que el del año pasado esta cargado de miles gastos superfluos y de aumentos desproporcionados muy por encima de la inflación esperada en programas e instituciones. Estos diputados se han encargado de atender el clamor de la mayoría de los ciudadanos que estamos cansados de que sigan incrementando cada día más los gastos públicos sin control alguno. Junto con la mayoría de ticos, aplaudimos que aun haya gente responsable que quiera resolver el problema de las finanzas del Estado por medio de un recorte de los gastos que, más que comprobado, ha sido el causante del enorme déficit. Lastimosamente tan solo se pudieron poner de acuerdo para disminuir un 1% del PIB en gasto de un total de un poco más del 20% del PIB. Se han quedado muy cortos definitivamente, por mucho.

Pero ni tan siquiera ese recorte es seguro, pues los estatistas liderados por el irresponsable de Luis Guillermo Solis se han dado a la tarea de revertir esos recortes por medio de populismo y mentiras. Nos han dicho que gracias a esos recortes los cen-cinai se quedarán sin dinero, los comedores estudiantiles de los más pobres sin comida, los fondos de becas para educación superior sin un cinco para los más necesitados. Hasta el mismo presidente se dejó decir en un tweet que los recortes aumentarán el riesgo de una epidemia de ebola en el país. Esto es definitivamente caer en lo ridículo. De un gasto público cercano a los 6.000.000.000 de colones, se quiere recortar menos del 5% (que en su mayoría son ahorros financieros que no disminuyen el déficit primario) y los estatistas nos anuncian un panorama casi apocalíptico. Nos tratan de idiotas.

Una cosa si podemos rescatar de todas estas palabrerías. Ha quedado en evidencia la verdadera naturaleza del estatista. Estos sin vergüenza prefieren dejar a niños sin comida y a estudiantes sin becas antes de tan siquiera pensar en disminuirse los beneficios salariales abusivos o las pensiones desproporcionadas. Estos falsos precursores de la solidaridad no son más que seres egoístas que tratan de sacar el máximo provecho individual con la riqueza de otros. Y cuando se les cuestiona ellos alegan que estos gastos son en beneficio de los más pobres. Mentira. Tenemos décadas de estarles dando plata para disminuir la pobreza y siguen sin bajar del 20% ¿Adónde va la plata entones? Al bolsillo de este montón de egoístas y desconsiderados. 

¿Y así nos quieren meter más impuestos? No puede ser que tanta gente siga cayendo en esta trampa.

No hay comentarios.: