lunes, 26 de enero de 2015

Tema Polémico: Por la boca muere el pez

Todos recordamos el famoso grito de guerra de la campaña electoral del Presi: ¡Con Costa Rica no se juega! Pero a menos de un año de Gobierno, cualquier observador cauto y medianamente objetivo se podrá haber dado cuenta que este Gobierno además de ser un puro vacilón, forma parte de lo que en campaña se denominó, como: “más de lo mismo” o “los mismos de siempre”. Es decir, no solamente no hemos visto ningún avance importante, sino que han aparecido viejas “prácticas” que supuestamente quedarían erradicadas de la función pública una vez que los militantes del PAC accedieran al poder (¡que ingenuidad!). En este sentido, en las últimas semanas han acontecido dos eventos que muestran a la perfección lo aquí afirmado, veamos:

El primero de ellos fue el escándalo Soley, lo cierto del caso es que sin importar las consideraciones de fondo que cada uno de nosotros pueda efectuar sobre este evento, lo cierto es que el Ejecutivo no mostró ser la “Casa de Cristal” que había prometido el Presi al inicio de su mandato. Durante todas estas semanas, se instauró un silencio sepulcral en Casa Presidencial, y cada vez que se hizo referencia al tema se hizo de forma confusa y sospechosa.

El segundo hecho refiere a la noticia publicada el día de ayer en el periódico La Nación, en donde se denuncia que las embajadas en este gobierno han sido adjudicadas bajo la más vil forma de botín político, alejado de todo parámetro de objetividad y meritocracia. Supuestamente este modus operandi también desaparecería por arte de magia gracias a la ética PAC.


Sin duda alguna el inicio de este Gobierno ha sido una total decepción, pero antes de señalar culpables, lo mejor que podemos hacer es que cada uno de nosotros realice su mea culpa y se pregunte así mismo si se dejó seducir por los cantos de sirena del Presi, en su versión de rutas de la alegría, mejengas y marchas con perritos. No podemos olvidar que el Presi no llegó solo…

No hay comentarios.: