jueves, 30 de abril de 2015

Jumanji empresarial: sobre la violencia contra los animales

Hace un tiempo, Murray Rothbard escribió: 

Sobre los desechos de los animales:

Murray Rothbard

"La historia bíblica es plenamente significativa en este punto: al hombre se le ha «dado» —en términos de la ley natural podríamos decir que «tiene»— el dominio sobre todas las especies de la tierra. La ley natural está necesariamente vinculada a la especie.

Puede verse asimismo que el concepto de ética de la especie es parte de la naturaleza del mundo cuando se contemplan las actividades de las restantes especies. Hay algo más que una simple broma cuando se subraya que, en definitiva, los animales no respetan los derechos de otros animales; la condición del mundo y de todas las especies naturales es que las unas viven a base de comerse a las otras. La supervivencia entre las diferentes especies es cuestión de garras y dientes. Y sería indudablemente absurdo decir que el lobo es «malo» porque existe a base de «agredir» y devorar corderos, gallinas, etc. El lobo no es un ser maligno que acomete a otras especies; simplemente obedece a la ley natural de su propia supervivencia. Y lo mismo el hombre. Tan absurdo sería afirmar que los hombres «atacan» a las vacas y los lobos del mismo modo que los lobos atacan al rebaño como decir que el lobo es un «vil agresor» que debe ser «castigado» por su «delito». Y, sin embargo, esto es lo que se deduce cuando se quiere ampliar a los animales la ética natural de los derechos. Los conceptos de derechos, delincuencia, agresión, sólo pueden ser aplicados a las acciones de un hombre o de un grupo de hombres frente a otros seres humanos".

Sobre esto, considero lo siguiente: 

Los derechos de los animales están subordinados a los derechos de propiedad de los seres humanos, y cualquier otra opción sería catastrófica para la sobrevivencia de los humanos.

La crueldad en contra de los animales es un asunto moral y no legal.

Es inmoral ser cruel con los animales pero el repudio debe de ser de carácter social y no penal.

Andrés Pozuelo Arce

No hay comentarios.: