lunes, 11 de mayo de 2015

Tema polémico: La Alianza del FAC


Recientemente ha trascendido a los costarricenses la decisión que tomaron los Comités Ejecutivos del Partido Frente Amplio y Partido Acción Ciudadana, de unirse para las elecciones municipales del 7 de febrero del 2016,  autorizando la negociación de candidaturas conjuntas en los 81 cantones del país, ya sea mediante alianzas o coaliciones.


Los principales dirigentes de ambas agrupaciones políticas han reconocido la coincidencia de agendas y valores que los distinguen. En palabras de la presidente y diputada del Frente Amplio, Patricia Mora, “Somos compañeros de luchas y además compartimos los principios éticos, por lo cual todos sus candidatos cuentan con nuestra confianza”. Ya lo advertía ‘Beto’ Cañas, cuando señalaba que en el PAC se habían infiltrado grupos chavistas, que tienen en el Frente Amplio su hogar. Para verdades el tiempo.

Así, los costarricenses que estamos advertidos de cara a las próximas elecciones municipales. No podemos tropezar dos veces con la misma piedra. No podemos permitir que el error de elegir al PAC para presidir al gobierno se multiplique en 81 municipios. Tampoco debemos ignorar cómo el Frente Amplio busca desarrollar alianzas con partidos locales, para conquistar el mayor número de alcaldías posibles.
Los costarricenses debemos entender que cualquier puesto de alcalde, vicealcalde, regidor, síndico o concejal de distrito en manos de esta alianza representará un obstáculo al desarrollo local, un lastre para el emprendedurismo y una piedra en el zapato para los pobladores de su cantón.

¿Imaginan ustedes la cantidad de obstáculos e influencias que movería un alcalde del FAC (Frente Amplio+PAC) para impedir los permisos municipales para la construcción de un desarrollo en las zonas costeras del país? ¿Ven ustedes a algún representante del FAC facilitando la creación de empresas generadoras de empleo en su entorno local?

En momentos en los que el país requiere facilitar la creación de nuevas fuentes de empleo nacional o extranjera, otorgar espacios de poder a grupos políticos contrarios al desarrollo socioeconómico representa un suicidio económico.

No hay comentarios.: