lunes, 7 de septiembre de 2015

Tema Polémico: Costa Rica va muy mal y esta vez definitivamente no es culpa de condiciones externas

Costa Rica va muy mal y esta vez definitivamente no es culpa de condiciones externas. El último estudio que mide la percepción de los ciudadanos y el clima de negocio coloca el nivel de pesimismo sobre el futuro del país exactamente igual a aquel que tuvimos a finales del 2008 luego de la crisis financiera internacional. Digamos que aquel nivel de desconfianza en el 2008 era en cierta medida justificado pues el mundo estaba pasando por una situación económica no vista en décadas y el más afectado era sin lugar a dudas nuestro principal socio económico Estados Unidos.

¿Pero hoy en día será tan bien por la situación de afuera que estamos pasando por esta situación tan mala? Definitivamente no. Todo lo contrario, la situación económica mundial de hoy en día nos debería estar favoreciendo considerablemente. Estados Unidos, nuestro principal socio tiene ya varios años de crecer a ritmo modesto pero constante, el desempleo ha caído y la confianza de los consumidores se ha levantado. La desaceleración de China, que es uno de los principales consumidores de materias primas del mundo ha provocado que los costos de productos como el petróleo, el acero y el cobre se hayan caído considerablemente. Eso, a pesar de que son malas noticias para la mayoría de Latinoamérica, para Costa Rica es una bendición pues nosotros no producimos nada de esos bienes. Sinceramente, las condiciones de afuera deberían estar empujando a Costa Rica a niveles de crecimiento favorables. Pero lamentablemente no es así.

La mala noticia es que la desconfianza que abunda hoy en día, que ha provocado una caída del consumo y de la inversión, tiene que ver con factores netamente internos. El descontrolado gasto del gobierno, la falta de políticas claras para atraer más inversión e incrementar el empleo, el posible incremento de las tasas de interés en colones presionados por el déficit fiscal y la extraña apreciación del colon frente al dólar (que es un comportamiento contrario al resto del mundo) producto de endeudarse en el exterior; son solo algunas de las condiciones que han generado que estemos tan mal.

Las medidas que se debe tomar para cambiar el rumbo del país no sol fáciles pero son muy necesarias si no queremos caer en una situación económica realmente lamentable pronto. La mala noticia es que parece que este gobierno no tiene el coraje ni la convicción de querer hacerlas.

No hay comentarios.: