lunes, 1 de febrero de 2016

Tema Polémico: Uber y los cobardes pusilánimes que lo adversan

La semana pasada hicimos mención a los cientos de pequeños emprendedores que de forma valiente han aprovechado la oportunidad que les brinda la empresa Uber para ganarse la vida de forma decente. Amas de casa, personas desempleadas, antiguos taxistas; todos trabajando con la intención de brindar un buen servicio. Uber es el mejor ejemplo de como en un mercado abierto y con la facilidad de la tecnología las personas de forma libre satisfacen sus necesidades de forma recíproca, en constante mejora de la calidad y costo del servicio y sin necesidad de que ninguna entidad central lo tenga que regular. Bravo a todos esos emprendedores. 

Es más, Uber ha tenido tan buen resultado en la región que inclusive ya anunció que abrirá aquí un centro de servicios para Latinoamérica dándole empleo de esta forma a trescientas personas más. En un país adonde la tasa de desempleo está en dos dígitos, esta es una maravillosa noticia y debería ser muy bien recibida. Nos hemos vuelto especialistas en servicios, en este momento es la actividad económica más importante del país. En hora buena.

Lastimosamente, desde que Uber ingresó al país ha tenido constantes trabas de personas que se ven amenazadas por el buen servicio y precio que el mismo brinda. Gremios protegidos por el gobierno durante décadas y acostumbrados al clientelismo y al favoritismo como es el caso de los taxistas y el mismo Gobierno que sigue creyendo de manera ilusa y sin evidencias que si las actividades económicas no se regulan entonces los resultados son negativos para la mayoría. 

Estos son los cobardes pusilánimes que mantienen nuestros países en el subdesarrollo. Los taxistas fuera de amenazar con violencia y bloqueos en las calles si no se va Uber del país, en detrimento de los usuarios; deberían preocuparse por ver de qué manera mejoran la calidad del servicio que brindan y se adecúan a las nuevas tecnologías. Cobardes que con la ayuda del gobierno detienen el progreso del país y fomentan el desempleo y la desaceleración de la actividad económica. 

Más pusilánime aún son los gobernantes que fuera de alegrarse con los beneficios que ha generado Uber sobre la población en general; se han preocupado más por quedar bien con ese pequeño gremio de sinvergüenzas que viven a expensas del estado ¿Bien común? No, todo lo contrario. Finalmente, eso es lo que genera la regulación, que tan solo unos solos cercanos a los gobernantes de turno se vean beneficiados a expensas de la mayoría. Uber es tan solo un ejemplo, pero todo lo que regula el gobierno finalmente tiene resultados similares. Son trabas al desarrollo y la innovación. 

Bravo a los valientes emprendedores que han logrado salir adelante a pesar de la coerción de los cobardes pusilánimes con poder. Esperamos que puedan seguir creciendo.

No hay comentarios.: