lunes, 2 de mayo de 2016

Tema polémico: un 1° de mayo incierto

Finalizada la sesión solemne de la Asamblea Legislativa este 1° de mayo, ya conocemos cómo quedó conformado el Directorio Legislativo: Antonio Álvarez (PLN) como Presdiente, José Alberto Alfaro (ML) como Vicepresidente, Gonzalo Ramírez (PRC) como Primer Secretario, Marta Arauz (PLN) como Segunda Secretaria, Natalia Díaz (ML) como Primer Prosecretaria y Paulina Ramírez (PLN) como Segunda Prosecretaria. En síntesis, mayoría del PLN en los puestos relevantes del Directorio, lo que les dará el control administrativo de la Asamblea Legislativa y un alto nivel de incidencia en la conformación de las Comisiones.

Esta configuración se logró a partir de una compleja alianza entre los partidos antes señalados, aunque el PUSC insiste en que no dio apoyó al PLN para la Presidencia, pero lo cierto es que, luego de dos rondas en que no se obtenían los 29 votos requeridos según el Reglamento Legislativo, las papeletas en blanco y nulas se le sumaron al que tenía mayoría, permitiendo la victoria de Álvarez Desanti. 

Esa alianza, según ha trascendido, tiene como punto en común la oposición a nuevos impuestos y la reducción del gasto público, a través del impulso a una serie de proyectos de ley como Empleo Público, Pensiones, así como otros relacionados con la mejora de la recaudación fiscal. Hasta el momento, todo suena muy bien, particularmanete para quienes venimos clamando por una racionalización del Estado, que en los últimos años ha crecido exponencialmente, haciendo su mantenimiento insostenible. También para quienes hemos señalado que nuevos impuestos afectarán negativamente a la economía y empobreecrán más a la sociedad costarricense.

El punto negro en la hoja blanca lo representa la posición del PLN. Aunque se comprometen a no impulsar nuevos impuestos, lo cierto es que esta agrupación ya se encuentra en la línea de salida para la carrera electoral y José María Figueres, quien aspira con fuerzas a ser el candidato verdiblanco, no solo ha anunciado que su partido debe dar un viraje hacia la "izquierda" sino que también es conocido su interés en una reforma fiscal que le genere más recursos al Estado, pues tiene interés de encontrar arcas llenas si llegara a la Presidencia en 2018. Eso hace temer que el compromiso adquirido este 1° de mayo pueda ceder a presiones electorales y tarde o temprano nos enfrentemos a un nuevo capítulo de la infinita historia de voracidad fiscal. 

El tiempo es el que determinará lo que ocurra. Por ahora, aunque la alianza se fraguó bajo la premisa de no más impuestos, no podemos dormirnos en los laureles y asumir que todo se cumplirá. Antes bien, debemos ser prudentes y estar vigilantes, así como preparados, para dar la batalla en todos los flancos si un nuevo intento de saquearnos los bolsillos se presenta.

No hay comentarios.: