sábado, 31 de enero de 2009

Entrevista: Mercantilismo vrs Capitalismo


En esta entrevista el Dr. Enrique Ghersi explica dos modelos del capitalismo: mercantilismo (capitalismo anti-democrático) y el libre mercado (capitalismo democrático). Modelos bajo los cuales la obtención de ganancias se realiza de formas totalmente distintas.

viernes, 30 de enero de 2009

Viernes de recomendación


Para hoy hemos decidido escoger el artículo "El Empresario" de Israel M. Kirzner. En este artículo, entre otras cosas, el autor critica la concepción del empresario maximizador robbinsiano y nos explica desde el punto de vista de la Escuela Austríaca de Economía que éste no toma sus decisiones sobre un conjunto dado de medios y fines. Kirzner además dice, entre otras cosas, que la empresarialidad requiere un tipo de conocimiento que llama alertness o perspicacia que permite el descubrimiento y la explotación de oportunidades en su quehacer.

miércoles, 28 de enero de 2009

Obama ganó el primer round


¡Pobre Hugo Chávez! Tras contemplar las primeras medidas tomadas por el presidente estadounidense Barack Obama, el líder populista venezolano y sus discípulos en Latinoamérica deben estar pensando: "Contra [George W.] Bush estábamos mejor''.

En sus primeros días en la Presidencia, Obama ordenó el cierre de la prisión de la base naval de Guantánamo, Cuba, en el término de un año, firmó un decreto que prohíbe torturar a los prisioneros de Estados Unidos en cualquier parte del mundo, abrió los registros de la Casa Blanca para hacer su Gobierno más transparente, y reiteró de diversas maneras el mensaje de su discurso inaugural dirigido a los demagogos antiestadounidenses, de que "sus pueblos los juzgarán por lo que sean capaces de construir, no por lo que destruyan''.

Al revertir algunas de las políticas de Bush que más alentaron el sentimiento antiestadounidense en el mundo entero, Obama ha empezado a moverle el piso a Chávez y a otros demágogos aspirantes a presidentes vitalicios que han construido sus carreras políticas culpando a Estados Unidos por el atraso de sus países.

Obama ganó el primer round. Los ha puesto a la defensiva. De repente, les resulta difícil recitar su cartilla de improperios contra un presidente joven, afroamericano, que con frecuencia tiene índices de aprobación más altos en sus propios países que ellos mismos.

Hasta el dictador cubano Fidel Castro --el máximo maestro del arte de usar a Estados Unidos como chivo expiatorio de las falencias de su país --trata a Obama con guantes de seda. En una columna la semana pasada, Castro dijo que no duda de la "honestidad'' de Obama, aunque agregó que todavía es muy temprano para evaluarlo.

Ahora bien, si Obama quiere renovar el liderazgo de Estados Unidos en las Américas, como prometió durante la campaña, debería adoptar las siguientes medidas adicionales --algunas de las cuales ya están siendo estudiadas por sus colaboradores-- antes de la Cumbre de las Américas que se llevará a cabo en Trinidad Tobago el 17 de abril:

* Antes de llegar a su primera cumbre internacional en Londres, el próximo 2 de abril, Obama debiera proponer la inclusión de Brasil y México en el "Grupo de los 8''. Este grupo, que se reúne todos los años para tratar de solucionar los problemas más graves del mundo, está constituido por Estados Unidos, Japón, Rusia, Canadá, Italia, Alemania, Francia y el Reino Unido.

* Anunciar la designación de un Enviado Especial a las Américas, que tenga acceso directo a Obama. El cargo fue desempeñado por el ex jefe de gabinete y compañero de kindergarten de Bill Clinton, Mack McLarty, durante el gobierno de Clinton, pero fue descontinuado por Bush.

* Tomar medidas que permitan a los estadounidenses usar sus seguros de salud en hospitales del extranjero. Eso ayudaría a solucionar la crisis de los servicios de salud estadounidenses, contribuiría a reducir el déficit presupuestario de Washington, y representaría una enorme inyección de dinero para las industrias de la salud y el turismo en Latinoamérica.

* Debería concretar la promesa de campaña de reducir la dependencia estadounidense del petróleo extranjero y crear una "Alianza Energética de las Américas'', dando fondos y asistencia técnica para las industrias exportadoras de combustibles alternativos de toda Latinoamérica. Eso ayudaría a todos (salvo a Chávez, claro, que vive del petróleo).

* Pedirle al Congreso la aprobación de acuerdos de libre comercio con Colombia y Panamá. Obama se opuso al acuerdo con Colombia durante la campaña, pero ahora podría firmar algunos acuerdos laterales y respaldarlos activamente.

"El continente busca un cambio de tono, pero también busca ciertas acciones específicas'', me dijo Eric Farnsworth, vicepresidente de la Sociedad de las Américas, con sede en Nueva York, quien es coautor de un nuevo informe sobre La construcción de una agenda hemisférica de crecimiento que incluye algunas de estas ideas. "Obama debería aprovechar la oportunidad de la Cumbre de las Américas para crear desde el principio una atmósfera positiva''.

Mi opinión: estoy de acuerdo. Si lo hace, Obama desarmará aún más a Chávez, Castro y a otros mandatarios narcisistas-leninistas de la región.

Obama podría inspirarse en lo que dijo la semana pasada el encargado de negocios estadounidense en Bolivia, Krishna Urs, después de que el presidente Evo Morales afirmara, sin evidencias, que Washington está conspirando contra su gobierno. Urs, quien estaba en la audiencia, se marchó de la sala, y más tarde exigió que el gobierno boliviano "deje de usar a Estados Unidos como una ficha en su política interna''.

Obama podrá exigir que los líderes extranjeros sean juzgados por lo que construyan --y no por lo que traten de culpar a Washington-- si sigue siendo visto en el resto del mundo como un líder bien intencionado, y creíble.

A juzgar por sus primeros días en la Casa Blanca, empezó muy bien.
Andrés Oppenheimer

lunes, 26 de enero de 2009

Tema polémico: evolucionismo vs creacionismo


En este día desde ASOJOD quisiéramos analizar un tema de suma importancia para el futuro de la ciencia, sobre todo en los Estados Unidos. Se trata del debate entre la evolución y el creacionismo, en cuánto a cuál de estos debería enseñarse en la educación norteamericana.

Como ya es conocido, la teoría de la evolución es una teoría biológica que pretende dar una explicación sobre el cambio de las especies a través del tiempo, es decir, cómo sobreviven ciertas variedades de organismos y bajo cuáles mecanismos se dan estos cambios. Esta teoría tuvo como creadores a Darwin y Wallace (sin bien es cierto Darwin fue quien lo desarrolló más) en el siglo XIX, aún cuando existían otras teorías evolutivas, por ejemplo la de Lamarck. Darwin se centró sobre todo en la noción de la selección natural, puesto que en esa época se desconocía los mecanismo de la herencia, es decir la genética, y hasta nuestros días constituye el pilar fundamental de la biología como parte del núcleo teórico de la síntesis evolutiva moderna.

El impacto de la teoría de la selección natural en el Weltanschauung (cosmovisión) del hombre occidental fue inmenso, ya que alteró el lugar de este en el mundo desde dos sentidos: en primer lugar, desde la tradición filosófica clásica se eliminó la concepción esencialista/platónica de concebir a las especies como entes inmutables que siempre han existido. También la noción aristotélica de la Scala Naturae (donde las especies están ordenadas teleológicamente de lo más simple a lo más complejo) desapareció, ya que la evolución considera la vida como un proceso dinámico que no cambia en aras de un fin último, sino de las circunstancias particulares que la rodean. Por otra parte, y en este caso la de nuestro interés, se destruye una cosmovisión cristiana donde dios crea toda la naturaleza y la vida es su máxima expresión del orden y diseño divino. Esta noción tuvo como uno de sus mayores exponentes a William Paley con Teología Natural, donde entre otros puntos expone el argumento del diseño, que en pocas palabras pretende mostrar la necesidad de un dios bondadoso a partir de la perfección de las distintas formas vivas. También en esta cosmovisión cristiana, el hombre ocupaba un lugar fundamental, ya que estaba hecho a imagen y semejanza de dios (recuérdese que incluso Dios se habría hecho hombre para el cristianismo) por lo que el ser humano no podía ser concebido como un producto de mutaciones aleatorias a lo largo de millones de años que fueron sobreviviendo hasta llegar a él, en parte porque también entraba en conflicto con lo que sería la edad de la Tierra según las tradiciones bíblicas, apenas unos miles de años, mientras que la selección natural exigiría por lo menos que el planeta tuviera cientos de millones de años para que pudiera operar su mecanismo.

Frente a todas estas implicaciones de la evolución, las religiones del mundo se han bifurcado en cuanto su aceptación o no. Algunas como el catolicismo, por ejemplo, han decido que es mejor reinterpretar el contenido bíblico para ajustarlo con la teoría de la evolución y así dios ocuparía un papel menos protagónico, aunque no hay que olvidar que de vez en cuando decidiría intervenir en los asuntos naturales como con la resurrección de Jesús.

La otra vertiente dentro de las religiones, que incluye a gran parte del luteranismo y al Islam, han decido que la evolución es falsa y que en realidad las Sagradas Escrituras constituyen la verdad sobre la mayoría de los temas científicos, entre estos la vida. Así en los Estados Unidos los creacionistas han querido generar una “teoría científica”, la del diseño inteligente, para poder equipararla con la evolución y que así se se enseñe junto con la evolución en los colegios, como una teoría alternativa y legítima. Ciertamente no es necesario detallar las refutaciones al diseño inteligente, para esto se puede leer a Richard Dawkins, Daniel Dennett, Stephen Jay Gould, etc . El problema que presenta el diseño inteligente es que quiere equiparse con una teoría científica, cuando no lo es. Si se le presentara al público estadounidense como un mito no sería tan problemática.

Si bien es cierto todavía existe un debate controversial, respecto a los requisitos que hacen a una teoría científica (el llamado criterio de demarcación de la ciencia) es fácil ver que, desde la mayoría de las corrientes de la filosofía de la ciencia, el diseño inteligente no cumple ninguno: para el positivismo lógico, constituiría probablemente una aberración lingüística que no se base en evidencia empírica, para el falsacionismo el diseño inteligente no está dispuesto a ofrecer test científicos para poder contrastar su teoría con la experiencia, para Lakatos, el diseño inteligente carecería de un núcleo teórico que le permita siquiera hacer alguna descripción más efectiva que la de la selección natural e incluso podría decirse que para Kuhn el diseño inteligente no constituiría una teoría científica puesto que su paradigma, si es que lo tiene, no ha entrado nunca en un proceso de “ciencia normal” y “ciencia revolucionaria” así como tampoco ayuda a resolver problemas efectivamente.

Así, quisiéramos terminar reflexionando sobre las nefastas consecuencias sobre la expansión del diseño inteligente por los Estados Unidos. En primer lugar, implicaría un debilitamiento del progreso científico para la nación más desarrollada económicamente del planeta, lo cual debilitaría globalmente el desarrollo científico y consecuentemente el tecnológico y económico. Posiblemente el diseño inteligente continuaría extendiéndose a otras ciencias, por ejemplo a la química y a la física si se le permite extenderse por lo que toda la estructura básica de las ciencias naturales está básicamente en peligro y además se terminaría promoviendo una actitud acrítica y acientífica que no solo se extendería a las ciencias naturales sino que también a las sociales.

Por eso desde ASOJOD creemos que la única forma de combatir esta y otras formas de acientificismo es promoviendo la racionalidad en todas las áreas del saber humano y siempre mantener una actitud crítica y no dogmática frente a los problemas que conciernen a la ciencia y al hombre en general.

domingo, 25 de enero de 2009

Entrevista con Alberto Benegas Lynch


En esta entrevista con el doctor Alberto Benegas Lynch, se comentan diversos temas desde su último libro (Estados Unidos contra Estados Unidos), la crisis económica en los Estados Unidos y cómo afecta esta a América Latina, incluyendo los beneficios de la globalización. La entrevista se puede encontrar en la siguiente página de internet: http://www.newmedia.ufm.edu/benegaslibreencuentro

viernes, 23 de enero de 2009

Viernes de Recomendación


Este día les ofrecemos el artículo: "La doctrina Klein: El auge de la polémica del desastre", a cargo del escritor sueco Johan Norberg. En el presente trabajo, Norberg desnuda las carencias conceptuales e investigativas en que incurre la periodista Naomi Klein en su libro: The Shock Doctrine: The Rise of Disaster Capitalism.

miércoles, 21 de enero de 2009

Carlos Gutiérrez, una vez más (y sigue contando)


Una tras otra: Carlos Gutiérrez no deja de pisotear y escupir sobre la causa de la libertad. El mismísimo diputado "libertario" que legisló en favor de intervenir en contratos entre privados con su nefasta regulación de la jornada laboral de las empleadas domésticas y que apoyó la iniciativa para que la Junta de Protección Social instale y opere casinos en Costa Rica, ahora sale con su nueva gracia: ceder en la "oposición" que tenía respecto a algunos elementos de este último proyecto. Según informa el Diario Extra, el diputado Gutiérrez se comprometió a "permitir que se elimine la posibilidad de que la Junta de Protección Social de San José (JPS) opere y regule los casinos", pues según dijo "Estamos dispuestos a ceder porque está en juego el sustento de cientos de personas que necesitan de la ayuda da la Junta a través de asilos, albergues y otras instituciones. Son ¢120.000 millones que están en juego para ayudas sociales. Yo no puedo poner eso en juego aunque esté en desacuerdo de eliminar la potestad de que la junta opere y regule los casinos”.

Vaya maravilla: Gutiérrez como defensor de que la JPS siga siendo un paquidermo institucional pero con nuevas funciones regulatorias de una actividad privada, cede reafirmando su compromiso con el gasto para mantener a cientos de personas a costilla de los tax payers. Definitivamente, ya no entendemos qué pretende este hombre. Pero lo único que sabemos es que no tiene intención de defender las ideas de la libertad.

martes, 20 de enero de 2009

¿El redentor?


Hoy martes 20 de enero de 2009, Barack Obama se ha convertido en el Presidente de los Estados Unidos. Alrededor suyo se ha tejido toda una gama de expectativas, como si se tratare de un redentor o mesías que viene a salvar al pueblo norteamericano, y de paso al mundo entero, de una de las más fuertes crisis económicas de los últimos años.

Los retos que se avecinan para el nuevo Presidente son bastante complejos: pacificar el Medio Oriente, resolver la crisis financiera, reactivar la economía estadounidense, mejorar la imagen de su país en el exterior, variar 8 años de política exterior pro bélica, mantener la seguridad de su nación ante una creciente ola de actos terroristas y, de paso, incluir a América Latina y África como puntos prioritarios en su agenda. En ASOJOD somos de la opinión que existen fuertes posibilidades de que Obama no pueda cumplir con todas las expectativas y sueños que giran sobre su figura, cual satélites, no porque sea incapaz, sino porque la magnitud misma de esos retos implican soluciones de mediano y largo plazo, fortalecimiento de la institucionalidad y cooperación de cientos de millones de individuos.

Sin embargo ¿podrá Obama resolver todo lo que se le pide? Sólo el tiempo dará la respuesta. Al inicio de su gestión, no queda otra cosa que esperar que medite bien sus decisiones, pues en sus manos está aplicar o no medidas cuyos efectos podrían desatarse al mejor estilo de una bola de nieve, para bien o para mal. A pesar de que en ASOJOD discrepamos respecto a muchas de sus propuestas, le seguiremos la pista al desempeño de cada una de ellas para analizarlas y comentarlas en este espacio.

lunes, 19 de enero de 2009

Tema polémico: ¿qué ganamos con los taxis rojos?


Este día, en ASOJOD queremos analizar un tema bastante interesante: el papel de los taxis rojos en Costa Rica, el cual ha sido bastante problemático. Durante muchos años, el otorgamiento de placas de taxi ha servido para dar poder a autoridades gubernamentales, que no pocas veces corrompen el proceso. De esta forma, los concesionarios se convierten en un oligopolio en el cual sólo ellos tienen derecho a trabajar, impidiendo que cualquier otra persona intente prestar el servicio.

Por tal razón, creemos que perfectamente, el servicio de transporte se podría dejar por la libre, de forma tal que si la gente demanda conocimiento previo de los precios, el mercado dará "maría". Si la gente demanda seguridad, el mercado ofrecerá companías que certifiquen a sus choferes. Si la gente demanda distinción de vehículos para este uso, el mercado dará coloridos diseños. Para nada de esto se necesita regulación. Y si aún se insistiera regular la actividad, el gobierno podría exigir una lista de requisitos como colores determinados, dispositivos para discapacitados, entre otros, pero aún así permitir que cualquiera que cumpla con estos requisitos pueda brindar el servicio de transporte automovilístico sin necesidad de concursos y concesiones.

No obstante, para ciertas personas, el servicio de transporte no puede dejarse por la libre. ¿Por qué? ¿Cuáles beneficios le trae al usuario tomar un taxi autorizado? Algunos aducen que las tarifas son las que marcan las marías y que eso le da tranquilidad al cliente. Pero, en realidad, cualquier persona que intente tomar un taxi a altas horas de la noche, en un lugar algo alejado o en circunstancias de alta demanda de taxis (navidad, bajo aguaceros, etc.), notará que los taxistas se permiten subir el precio hasta donde aguante la demanda. Y, conociendo lo deficiente que es el sistema actual para procesar las denuncias del usuario, es muy probable que esa persona no tenga más remedio que pagar el capricho o esperar a un conductor honesto. Otros, por su parte, creen que es más seguro viajar en un taxi rojo pero no se han detenido a pensar que el personaje de los correos electrónicos masivos que viola, mata y toma licor mientras maneja un "taxi pirata", podría también usar un taxi rojo para ejecutar sus planes. Lo que queremos decir es que la paranoia creada en torno a la supuesta inseguridad que existe al tomar taxis no autorizados no es más que el producto de la imaginación de personas con poca capacidad racional o demasiado tiempo libre. Si en realidad existiera tal personaje, ¿por qué usaría sólo un tipo de vehículo en específico? Es decir, es perfectamente posible que conduzca un bus, un taxi rojo, una patrulla, un camión de productos, etc. El color del vehículo, las placas y demás información, no son garantía seguridad porque, en realidad, es muy difícil que el usuario pueda saber a priori cuál individuo es una buena persona y cuál no. Además, quien conduce el taxi no necesariamente es el titular de la concesión, pues también hay casos en que se ha admitido que esta se herede, por lo que ya ni siquiera quien concursó para obtener la placa es quien la ostenta. En fin, los supuestos controles no cumplen los fines por los que fueron creados.

Si el beneficio del usuario no es la razón de ser de este oligopolio, entonces ¿cuál es? En realidad, la razón está en un componente político-electorales, por un lado, y económico, por el otro, pero ambos conforman un círculo vicioso. Por muchos años, las placas de taxis se repartieron a cambio de votos, lo cual puede explicarse desde los ciclos político económicos, en tanto al acercarse un evento electoral, el partido en el poder manipula el precio de bienes o servicios en manos del gobierno o realiza gasto público para generar una sensación de que las cosas marchan bien en la economía. Siendo así, es perfectamente esperable que se intercambien concesiones de transporte y placas para obtener el favor electoral de los beneficiados y de sus familiares.

En la medida en que esto se ha tratado de evitar por medio de la instauración de concursos, las placas comenzaron a intercambiarse por dinero. ¿Cuál es la consecuencia de esto? Además de la puerta que se abre para negocios corruptos, al tratarse de un mercado cerrado se le impide al usuario controlar la calidad del servicio y al individuo, en general, hacer efectivo su derecho al trabajo. Cuando sólo unos pueden brindar el servicio, el poder de decisión queda en manos del oferente, pero cuando hay libre competencia, es el demandante el que manda.

Si la gente pudiera tomar el transporte que desee -público o privado-, podría premiar o castigar a quien le de el servicio, pero como en la realidad no puede hacerlo, prácticamente tiene que soportar lo que se le dé. Además, cuando el mercado está cerrado, como en este caso, es falso que la gente pueda escoger su trabajo. Piénsese en alguien que tenga un vehículo y quiera obtener un ingreso extra transportando gente: no puede hacerlo, aunque el cliente de su consentimiento, porque ni el Estado ni el gremio de taxistas rojos se lo permiten. Y a pesar de que la opción del porteo ha surgido, los intentos por borrarlo del mapa se cuentan por decenas. ¿Por qué? Porque muchos de los que están involucrados en el negocio de los taxis rojos son un importante cúmulo de votos y apoyos políticos y, además, constituyen uno de los gremios mejor organizados y con mayor capacidad de movilización, lo cual es de cierta manera un recurso de poder muy fuerte en contra de los gobiernos. ¿Quién quiere tener roces con el gremio de taxistas y obstruirse a bloqueos, huelgas, tortuguismo y protestas?

En ASOJOD nos hemos caracterizado por decir las cosas de frente, sin hipocresías. Y una manifestación de esa virtud es esta denuncia contra un oligopolio que sólo beneficia a los que son parte de él. Defendemos la idea de que el servicio de transporte, al igual que los demás servicios, no deben ser regulados por el Estado, que ni debe ni sabe hacerlo. Deben ser regulados única y exclusivamente por las partes involucradas, por oferentes y demandantes, por individuos tomando libremente sus decisiones.

Lamentablemente, hasta que los tomadores de decisiones y la ciudadanía en general no entienda este simple concepto, seguiremos viendo cómo nuestros derechos a comprarle el servicio a quien nos plazca y a escoger libremente nuestro trabajo, son mancillados.

domingo, 18 de enero de 2009

En Vela

Se realizarán, el próximo domingo, las llamadas distritales del Partido Liberación Nacional (PLN), base o primeras piedras de la pirámide política que asciende, por los senderos de las elecciones cantonales y provinciales, a la conformación de la asamblea nacional y, agarrémonos duro, a la elección de los próximos diputados de este partido.

Siendo el PLN el partido mayoritario del país, era de esperar mayor información sobre este proceso para que el conocimiento de la cizaña no llegue a ahogar el trigo. Esta ha sido, con todo, la rutina de las distritales en el seno de todos los partidos, en cuenta, justo es decirlo, por el costo de la publicidad. Es una lástima pues, ante el clamor por una democracia más clara y vital, máxime en los tiempos que corren, no convienen los torneos políticos entre familia, entre amigos, entre grupos minoritarios o cacicazgos, todo lo cual da lugar a la extraña modalidad de caracterizar a los candidatos no por su nombre, como seres humanos, con memoria, entendimiento y voluntad, con ojos y oídos, pies y manos, sino por el número de la papeleta.

Esta es la forma más impersonal de presentar a los candidatos o de darse a conocer. Es como promover la venta de un automóvil no por su imagen y su marca, sino por el número del chasis. Es como enamorarse no de una mujer, de carne y hueso, con su gracia, talento y valores, sino de su cédula. Sobre esta base casi anónima se erige una pirámide política expuesta, a la hora de la verdad, a cualquier falla o tentación.

La democracia es publicidad. La dictadura es secreto. Y las elecciones sin un conocimiento cabal y expansivo de los candidatos puede dar lugar al triunfo de los cacicazgos, de los mediocres o del solo poder del dinero. En estas circunstancias, sin embargo, siempre hay ciudadanos erguidos que se atreven a desafiar el poder de los caciques de pueblo o de los manejadores desde las cúpulas, interesados en colocar sus fichas o, como dicen algunos, a sus hombres o mujeres. Bien lo saben los expertos “territoriales”, unos personajes especializados en el juego y en el mercado político, señores de horca y cuchillo en ciertos pueblos, poseedores de la pócima y el secreto para mover voluntades y conciencias.

Bueno, en estas andamos en todos los partidos, con nuestra libertad a cuestas, como responsabilidad o como subasta. Si es cierto que el ser humano es el arquitecto de la democracia, el acierto o el desacierto en la calidad de los escogidos determina, en buena parte, nuestro futuro, en una hora en que, como pocas, hay que saber discernir entre los rostros limpios y las máscaras que nos ofrecen. No nos quejemos después.

Julio Rodríguez

viernes, 16 de enero de 2009

Viernes de recomendación


Para estos tiempos de crisis, donde las ideas progresistas resurgen con toda su fuerza como la solución mágica, en ASOJOD queremos ofrecerles un interesante artículo de Roger Scruton, titulado La hegemonía actual de la izquierda progresista, que revela claramente la forma en que la "academia", el clero y los medios de comunicación se han prestado para la charlatanería y el adoctrinamiento con las ideas "políticamente correctas".

Para quienes hemos tenido la oportunidad de estudiar en la Universidad de Costa Rica, este texto viene a confirmar lo que ya sabíamos: el sesgo progresista, irrespetuoso de la libertad y la individualidad con que muchos cursos se imparten. Ese mismo sesgo se refleja claramente en los distintos medios de comunicación (incluyendo a Repretel y a Teletica) y ni qué decir de los discursos de los "curitas con fusil", como bien les llama Carlos Alberto Montaner

jueves, 15 de enero de 2009

Funcionarios doctrinales


Cuando Marco Polo llegó a China en 1271, se encontró con una civilización milenaria que había sido capaz de inventar el papel, la porcelana, la imprenta de bloques de madera, la pólvora, el compás, las cometas, la carretilla, los fuegos artificiales o los canales con compuertas. Un mundo maravilloso que parecía estar a años luz de esa lóbrega Europa medieval pero que… a pesar de que Marco Polo no se daba cuenta, estaba cambiando de manera irreversible: con la llegada de los mongoles y la dinastía Yuan, esa China que tantos inventos había producido empezó a dejar de generar ideas y se vio superada por una Europa que, en pocos siglos, fue capaz de hacer las revoluciones científica, industrial y social que dieron lugar al mundo occidental que hoy conocemos.

Por qué la civilización china quedó tan atrasada en tan poco tiempo es uno de los rompecabezas más fascinantes de la historia. Entre las muchas teorías existentes, la más convincente es la de Geoffrey Lloyd y Nathan Sivin: los conocimientos en China estaban en manos de una burocracia feudal (el mandarinato) cuya misión era controlar y administrar ese gigantesco país. Los burócratas decidían a través de un complejo y durísimo sistema de exámenes, no sólo quien era apto para acceder a los conocimientos sino qué tipo de conocimientos eran aceptables. Es decir, el estado decidía qué se debía estudiar y cómo se debía estudiar. La monopolización de los conocimientos y la educación por parte del funcionariado hizo que desapareciera el pensamiento libre e independiente y el escepticismo sistemático que se requiere para que surjan las ideas y la innovación. Los “sabios” chinos eran poco dados a buscar nuevos conceptos por miedo a irritar al establishment doctrinal.

Digo que la teoría de Lloyd y Sivin es la más convincente porque se ve confirmada por otros episodios históricos. En el siglo IX, Bagdad estaba intelectualmente a la cabeza del mundo Mediterráneo. Fue en el seno del Islam donde se tradujeron los grandes clásicos griegos y romanos, se originaron los hospitales, se realizaron grandes progresos filosofía, astronomía o matemáticas (la palabra álgebra proviene del árabe al jabar). Sin embargo, ese liderazgo desapareció en apenas dos siglos debido a la inflexibilidad de las autoridades fundamentalistas. Los astrónomos islámicos ya habían observado que los planetas no describían círculos sino elipses alrededor del sol (algo que Kepler redescubrió en el siglo XVII), pero nunca tuvieron la libertad para pensar que esas órbitas elípticas respondían a una leyes de la gravedad y a un heliocentrismo contrario a la versión oficial del Islam.

Retrasando todavía más el reloj, otro fundamentalismo, el cristiano, contribuyó a poner fin al pensamiento clásico greco-romano. Durante su época dorada, la Grecia de Tales de Mileto, Ptolomeo, Pitágoras y Aristóteles era una pura olimpiada de sabiduría, donde la inteligencia, la agudeza, la creatividad y el pensamiento eran premiados como si de competiciones deportivas se tratara. De hecho, en la Grecia clásica no había mucha distinción entre educación deportiva e intelectual. Toda esa libertad de la que gozaron los pensadores clásicos dejó paso a la “verdad absoluta” dictada por el dios medieval cristiano, una “verdad” defendida con la espada desde el poder militar. Eso frenó el progreso científico durante siglos, hasta que Tomás de Aquino reintrodujo a un Aristóteles que se había conservado gracias al islam.

Les explico todo esto porque parece que estamos asistiendo, en directo, a una nueva pérdida de liderazgo intelectual: la de Europa. Las grandes universidades de Alemania, Francia, Inglaterra, Suiza o Italia, que eran las mejores del planeta hace sólo 50 años, han dejado de liderar el mundo intelectual. ¿Por qué? Pues por la misma razón que chinos, islámicos o grecorromanos perdieron su hegemonía: el control monopolístico por parte del estado.

La gravedad de la situación universitaria europea está llevando a nuestros líderes a introducir reformas como la del Plan de Bolonia. El problema es que el tan criticado plan parece un intento burdo de crear un espacio de mayor movilidad para nuestros estudiantes y licenciados. Aunque esto de la movilidad está bien, no soluciona el problema principal. Es más, lo empeora porque al buscar más coordinación, se evita la competencia entre universidades por la obtención de fondos, estudiantes y profesores. Esa falta de competencia hace que las universidades no tengan incentivos a mejorar la oferta educativa o a generar más ideas que los demás. Y el progreso de las ideas es muy difícil sin un escepticismo generalizado que no se puede dar si los pensadores son funcionarios del estado con miedo a perder la financiación cuando se enfrentan al poder y no tienen alternativa a la que acudir.

No. El plan de Bolonia no ha causado el declive universitario europeo, pero sí representa una oportunidad perdida para enmendar la situación y sí demuestra que nuestros líderes políticos todavía no han identificado el problema real. Marco Polo no vio que su admirada China estaba ya en decadencia por culpa del monopolio público del conocimiento. Siete siglos después se está repitiendo la historia y Europa perderá definitivamente el liderazgo intelectual que ha ostentado desde el renacimiento si no introduce profundas reformas que conlleven más competencia entre universidades, un menor control estatal de la educación y la ciencia y, sobre todo, menos burócratas de la intelectualidad y funcionarios doctrinales.

por Xavier Sala-i-Martin

Xavier Sala-i-Martín es catedrático de Columbia University y Profesor Visitante de la Universidad Pompeu Fabra.

Este artículo fue publicado originalmente en Vanguardia (España) el 11 de enero de 2009.

miércoles, 14 de enero de 2009

Post Nº 1000


Hoy, en ASOJOD queremos celebrar la publicación de nuestro post número 1000. En casi dos años de existencia y con más de 54.000 visitantes, deseamos la oportunidad para agradecer a nuestros lectores su tiempo y dedicación, a los comentaristas y, por qué no, hasta a nuestros "enemigos". Esperamos seguir por mucho más tiempo defendiendo la causa de la libertad y la racionalidad

¿Por quién votar?


¿Por quién votar? Esta es una pregunta constante entre los ciudadanos cada vez que se acerca un proceso electoral, e inmediatamente surge la respuesta: “No hay por quién” o “Todos los políticos son iguales”. Tan vacía la pregunta como las respuestas, la primera está cargada de la desidia de los ciudadanos por informarse y de la mala oferta que algunos partidos les hacen. Por su parte, ambas respuestas son una generalización provocada por la pérdida de compromiso de los ciudadanos con la patria, así como por la poca atención de los partidos a los problemas reales que aquejan a la nación. Tan irresponsables son unos por lo que ofrecen como los otros por conformarse con tan poco.

Iniciamos un año de lucha electoral, en el cual la competencia por gobernar a partir del 2010 obligará a los partidos políticos a exponer con claridad sus cartas sobre propuestas y candidatos a los diversos puestos de elección popular. Ejercicio que también debería obligar a todos los ciudadanos a informarse y tomar conciencia sobre la situación nacional, para definir los requisitos y calidades que deberán exigir a quienes pretendan ejercer el poder del Estado desde los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Actividad viva. Los problemas de la nación no son producto de la política, sino de la sociedad. Aquella es –afirmaba Aristóteles– la “ciencia de las ciencias”, pues es ella la que permite a las personas exponer sus preocupaciones e intercambiar con los otros la diversidad de criterios de una sociedad. La política es una actividad viva que se adapta, que se caracteriza por ser flexible y conciliadora. Esa que tanto critican unos y denigran con sus acciones otros, sin darse cuenta de que es la forma de gobierno de las sociedades libres. La política es democracia y esta es su producto, por ser diversidad de pensamiento.

Puede ser que en algunos momentos la política sea confusa, a veces vulgar o carente de resultados definitivos, y a veces enmarañada, lo que algunos definen como ingobernabilidad, sin darse cuenta de que ella, aun en las peores circunstancias, les permite a las personas decidir sobre el rol que desean ocupar en la sociedad. La política da al individuo la libertad de vivir las experiencias que le acentúan el sentirse un alma propia, sin necesidad de esconder lo que piensa y lo que desea. ¡Si no es ella la que produce la democracia, que alguien me diga, por favor, de dónde proviene!

La política es la que permite que se gobierne a las sociedades pluralistas, y concatena las múltiples ideas sin necesidad de utilizar la violencia. Sin embargo, lo que sucede es que algunos piensan que el verdadero problema de la sociedad está en la pluralidad. Por eso, doctrinas como el marxismo fracasaron, al renegar de la diversidad de criterios, pues buscó la unificación de pensamiento, por ser manifiesta y explícitamente antipolítica. Desde ahí surgió su caída, pues no era la tolerancia una de sus virtudes.

Consciencia del ciudadano. Es una obligación de todo buen ciudadano preocuparse por la calidad de sus gobernantes, y, más aún de los partidos políticos, el brindar la mejor oferta. No es posible que quienes quieren gobernar no dediquen tiempo a decir para qué y por qué pretenden ostentar el poder que el pueblo que gobierna les cede. Es requisito que los políticos muestren y divulguen sus ideas y proyectos con transparencia, y que el ciudadano se obligue a comparar y a comprometerse con la patria para escoger la mejor opción. Que no sean ni la farándula ni otros los que determinen la oferta política, pero mucho menos la inconsciencia del ciudadano la que castigue a una patria maravillosa, como es la nuestra, con un destino que no se merece.

Hoy en día tenemos un buen presidente, con sobrados atestados para serlo y con una muy buena labor, por lo que quien le releve no puede ofrecernos menos que él.

Bien escribía Ortega y Gasset que, “por muy cumplida que sea la vida de un pueblo, tiene harto que mejorar. Esa mejora de la patria esperan nuestros hijos de nosotros para que su existencia sea menos dolorosa y más llena de posibilidades”, a lo que agrego: “La patria es una tarea a cumplir, un problema a resolver, un deber”, y yo sumaría que en nuestras decisiones está nuestro destino.

Claudio Alpízar

martes, 13 de enero de 2009

La globalización y el progreso humano


En su libro Cuatro décadas que cambiaron nuestro planeta (ElCato.org y Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas, Diciembre 2008) Johan Norberg nos recuerda el progreso humano que se ha dado en las últimas cuatro décadas.

Algunos dicen que la actual crisis es muestra de que el capitalismo colapsó y ha demostrado su incapacidad de generar prosperidad. La evidencia apunta en la dirección contraria. Y es que, como dice Norberg, “Es probable que las décadas transcurridas desde 1960 hayan sido las de mayor avance en el nivel de vida de la humanidad de toda la historia” y aunque “La globalización no es la causa de todas estas mejoras…[si] contribuye a ellas mediante la promoción del desarrollo económico, y la propagación del conocimiento y la tecnología”.

Norberg se propone en su libro descubrir si la globalización ha sido positiva para el desarrollo humano y utiliza datos de las instituciones internacionales “más grandes y consolidadas” tales como la ONU, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Banco Mundial, y la Organización Internacional de Trabajo (OIT), entre otras. Aquí les presento solo algunos de los datos sorprendentes que Norberg extrajo de estas fuentes:

  • “De 1975 a 2005, el PBI per cápita global promedio aumentó de 4.867 a 8.477 dólares” (casi se duplicó). Cabe recalcar que el mayor aumento de PBI per cápita lo experimentaron los países de ingreso mediano (134%), seguidos de aquellos de ingreso bajo (105%) y luego los de ingreso alto (86%).
  • “De 1975 a 2004, solo cuatro de los países para los cuales la PNUD tiene datos registraron un deterioro [en el índice de desarrollo humano]”. El resto mejoraron.
  • “En 1981, 40,1% de la población de los países en desarrollo vivía en extrema pobreza. En 2004, esa proporción se había reducido a menos de la mitad, 18,1%”. Entre 1999 y 2004, 139 millones de personas salieron de la pobreza o, en otras palabras, “76.219 pobres menos por día”.
  • “De 1960 a 2005, la expectativa de vida mundial al nacer creció 18 años…en los países en desarrollo, de 45 a 65 años: dos décadas completas”.
  • “Según el Banco Mundial, la proporción de niños de 10 a 14 años que trabajan se redujo a más de la mitad de 1960 a 2003, de 24,9 a 10,5%”.
  • Según una encuesta de Freedom House, “la proporción de la población mundial que vive bajo sistemas democráticos aumentó de 0% en 1900 a 31% en 1950 y a 58,2% en 2000”.
  • “De 1980 a 2004, el promedio mundial [de libertad económica según el índice del Fraser Institute] aumentó de 5,1 a 6,5”. Es decir de un nivel de libertad económica similar al de Nigeria a uno similar al de México.

Solo quería recordarles en esta navidad que a pesar del retroceso que hemos experimentado en nuestro país—en cuanto a libertades civiles, políticas y económicas—y también a pesar de la crisis mundial, a largo plazo y a nivel mundial no es deseable que la globalización se detenga porque hay muchos que se han beneficiado y podrían beneficiarse de ella, sobre todo los pobres del mundo.

Gabriela Calderón

Efectos de la libertad


El pasado domingo, estuve ayudando como voluntario en la Cruz Roja de Heredia, en todas las tareas de recepción, acomodo y empaque de víveres para los damnificados por el terremoto de 6.2 grados que sacudió Costa Rica el jueves 8 de enero. Definitivamente, la situación de desgracia y dolor en la que cayeron cientos de personas, algunas conocidas, y la conciencia de que este es un suceso que puede afectar a cualquier persona en cualquier momento, máxime que Costa Rica es una zona altamente sísmica, me motivó a donar un poco de mi tiempo y esfuerzo para colaborar con estas personas.

Esto demuestra que, contrario a lo que afirmaban ignorantes como Rodolfo Rodríguez, Iván Villalobos y Jerry Espinoza, quienes estamos en ASOJOD somos personas que no le deseamos ni patrocinamos el mal para otros y que somos capaces de solidarizarnos con la gente. Pero más fuerte aún, las grandes manifestaciones de ayuda recibida en la Cruz Roja, brinda un excelente ejemplo de cómo la gente, voluntaria y libremente, ayuda a otros. No es necesario robarle a unos su dinero para entregárselo a otros; tampoco es necesario tener sistemas que permitan a unos vivir a costa de quienes se ganan su salario honradamente, sino que, para ayudar, es vital apelar a la buena voluntad de los individuos. Niños y adultos, hombres y mujeres, ricos y pobres se han acercado a diferentes puntos del país a entregar donativos para los damnificados sin que el Gobierno, la "academia", la Iglesia o alguna otra organización los obligue, sino por su propia decisión y en ejercicio de su libertad.

Definitivamente, los efectos de la libertad son notorios: cuando la gente es libre para decidir sobre sus propiedades, es más factible que la cooperación y la colaboración con otras personas, especialmente con las más necesitadas, sea efectiva y satisfactoria.

Alejandro Barrantes

lunes, 12 de enero de 2009

Tema Polémico: el conflicto palestino-israelí


Para este tema polémico, en ASOJOD queremos hacer una reflexión acerca de una de las situaciones más importantes del momento: el conflicto entre Palestina e Israel. Este enfrentamiento no es nuevo, sino que data desde hace mucho tiempo y tal extensión temporal nos hace preguntarnos hasta dónde puede llegar la irracionalidad del ser humano, que no satisfecho con creer en una entidad metafísica -cualquiera que sea su denominación- que no tiene sustento lógico, todavía mata a otros por dicha creencia.

Antes de abordar la situación actual, queremos hacer un muy breve repaso de la historia de este conflicto durante este siglo (a pesar de que sus orígenes se remontan desde mucho tiempo atrás). El 29 de noviembre de 1947, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) adoptó un Plan de Partición que proyectaba la división de Palestina en dos Estados, uno árabe y otro judío, con Jerusalén como zona internacional bajo su jurisdicción. En diciembre del mismo año, una resolución de esa organización internacional avaló la creación en Palestina esos dos Estados. El Estado de Israel fue establecido el 14 de mayo de 1948, pero el plan para la creación del Estado Palestino no fue aceptado por los países árabes. La creación del estado israelí dio lugar a la primera guerra entre árabes y judíos. En 1957, Yasser Arafat junto con Jalil al-Wazir y Salah Jalaf, fundaron el movimiento Al Fatah para luchar contra los israelíes. Para 1967 estalló la guerra de los seis días, en la que Israel ocupó la península de Sinaí, la franja de Gaza, Cisjordania y parte de los altos del Golán. Un año después, en 1968, la ONU adoptó una resolución en la que conminaba al Estado de Israel a regresar a las fronteras que tenía previo a esa guerra, al mismo tiempo que invitaba a los países arabes a reconocer la existencia del Estado israelí. Sin embargo, ni judíos ni árabes acataron la resolución y los enfrentamientos continuaron hasta derivar, en 1973, en la Guerra del Yom Kippur.

En 1978, un comando palestino mató a 35 civiles israelíes a bordo de un autobús, lo que desató un nuevo conflicto armado: la guerra del Líbano, país en que se había instalado la Organización de Liberación Palestina (OLP), con Arafat a la cabeza. En mayo de 1983, Israel y Líbano alcanzaron un acuerdo para la retirada de las tropas judías, pero al no ratificarse dicho tratado y por causa de la gran cantidad de bajas, Israel inició su repliegue. El año de 1987 significó la aparición de la Primera Intifada, donde prácticamente toda la sociedad palestina se unió en contra de Israel. El año de 1991 marcó el inicio de las negociaciones por pacificar la zona y en 1993, tanto Palestina como Israel se reconocieron mutuamente como Estados. El acuerdo, materializado en el Tratado de Oslo, preveía devolver a Palestina la mayor parte de los territorios perdidos en la guerra de los seis días, aunque mantenía la soberanía israelí sobre gran número de asentamientos judíos esparcidos en esas zonas. Esta situación provocó que grupos terroristas palestinos atacaran a las poblaciones judías, lo cual a su vez fue utilizado por Israel como excusa para incumplir el compromiso de retirada militar de la zona.

Las complicaciones continuaron hasta que en el año 2000, luego de que la Policía judía matara a siete jóvenes palestinos, inició la Segunda Intifada, donde la tónica fue el uso de ataques suicidas de palestinos en contra de judíos, lo que motivó, una vez más, al Estado Israelí a ocupar nuevamente las zonas conflictivas e implementar represalias militares. que derivaron en la muerte de decenas de palestinos.

Desde entonces y hasta la fecha se han presentado numerosas manifestaciones de violencia por parte de ambos bandos. El más actual se presenta desde finales de diciembre de 2008 y durante los primeros días de este año, como consecuencia -según los judíos- de ataques al territorio israelí con cohetes lanzados por los miltantes de Hamas (organización insurrecta islámica palestina que pretende expulsar a Israel, mediante la lucha armada, de los territorios que considera pertenecientes a Palestina y que controla el territorio de Gaza desde junio del 2007). La respuesta de Israel ha sido el ataque mediante la utilización de la fuerza militar, así como el cierre de los puestos fronterizos que comunican a Gaza. Según Mark Regev, portavoz del primer ministro israelí, "una paz duradera debe basarse sobre la total ausencia de fuego hostil desde Gaza contra Israel y un embargo de armas efectivo sobre Hamás que cuente con apoyo internacional".

Seguido a los primeros embates, la condena internacional no se ha hecho esperar en diferentes partes del mundo, sobre todo de los países árabes. El resultado este capítulo del conflicto, luego de más de 12 días de iniciado, es de al menos 600 muertes y se espera que la cantidad de muertos aumente vertiginosamente conforme avances las hostilidades, sobre todo entre la población civil que resulta afectada. Aunado a esto se debe considerar la escasez de medicamentos, pues el ejército judío mantiene un bloqueo contra el el suministro de los mismos (solamente se ha dado un cese al fuego por 3 horas par permitir el paso de ayuda humanitaria), la destrucción de la infraestructura y el hacinamiento en que viven los palestinos (1,5 millones de palestinos en 378 kilómetros, una de las mayores densidades poblacionales del mundo). Se dice además que Israel no descarta ampliar la ofensiva que incluiría la entrada masiva de soldados en las poblaciones de Gaza para acabar con Hamás.

Todo este recorrido histórico del conflicto permite concluir que las incursiones armadas de uno u otro bando no han sido ni siquiera mínimamente eficaces para pacificar la región. Un poco más de mérito pueden tener los esfuerzos de la comunidad internacional, como por ejemplo el del plan para un alto al fuego presentado por los presidentes Hosni Mubarak (Egipto) y Nicolás Sarkozy (Francia) o las accciones que pueda tomar la ONU al respecto, pero lo cierto es que no pasan de ser respuestas temporales a un conflicto cuya solución definitiva no parece vislumbrarse pronto.

Evidentemente, las razones de este conflicto han sido político-económicas y religiosas. Para nadie es un secreto que el territorio judío cruza una de las rutas comerciales más importantes del Medio Oriente hacia Europa y que Jerusalem y otras ciudades son centros turísticos visitados por millones de personas al año. Por su parte, las reservas petroleras que poseen muchos países musulmanes y la necesidad de poder exportarlos, aunado a la conducta de buena parte de los musulmanes que desean acabar con todo aquel que no sea seguidor del Corán, se han erigido como causas del conflicto.

Sin embargo, quizá el componente más fuerte que se erige como motivación de los enfrentamientos armados entre judíos y musulmanes es la "convivencia" forzosa de dos culturas cuyas manifestaciones religiosas históricamente han promovido la violencia (atrás tampoco se quedan los católicos, cristianos, menonitas y otros). En ASOJOD creemos que lamentablemente el problema en Medio Oriente continuará en la medida en que judíos y musulmanes sigan guiando sus acciones por la creencia en que cada uno de sus dioses es el único verdadero y que ellos, como individuos, tienen la misión de limpiar de "infieles" a la Tierra. Obviamente y como el mismo recorrido histórico lo demuestra, el uso de la fuerza como derecho de las bestias, no puede provocar otra cosa que no sea más violencia, más salvajismo y más muerte. Hasta que los involucrados en este conflicto no comprendan que deben usar la razón, la negociación y el diálogo en la búsqueda de soluciones, la historia seguirá sin fin.

Consideramos que el error de la burocracia internacional respecto a la creación artificial del Estado de Israel donde previamente existía otro, fue también una de las principales causas de complicaciones y problemas como los acá descritos. Si bien es cierto que el pueblo judío en un momento de su historia ocupó dichos territorios, y que a lo largo de muchos años ha sufrido eventos lamentables como el holocausto, también lo es que el revisionismo histórico no puede ser nunca un método eficaz para resolver los problemas, máxime cuando se le imponen decisiones a otro país como Palestina, prácticamente a la fuerza. Los problemas del pasado no se solucionan mágicamente de un día para otro, pero tampoco castigando a los actuales por las cosas que sucedieron muchísimas décadas antes, cuando ni siquiera habían nacido, de modo que ni los judíos ni los palestinos de hoy día tienen por qué cargar sobre sus espaldas el pesado fardo de culpa por decisiones y situaciones en las que no estuvieron involucrados.

Para concluir, en ASOJOD consideramos que, tanto musulmanes como judíos se han comportado históricamente como máquinas de matar, como enemigos de la paz y el respeto por la vida humana. Y en vez de buscar soluciones serias para acabar con el conflicto bélico, siguen invirtiendo el dinero de sus tax payers en grandes cantidades de armamento. Imaginemos cuánta riqueza más podría crearse en ambas sociedades si los gobiernos dejaran a los individuos usar su dinero de la forma que mejor les parezca y que no se los quitara para financiar guerras sin sentido. ¿Cuántos civiles inocentes han tenido que pagar con su vida la insensatez de sus políticos? ¿Cuántos daños a infraestructura, al comercio, a las relaciones políticas, sociales, económicas y culturales se han producido por la irracionalidad que está detrás de este conflicto? ¿Cuánto más tendremos que esperar para que la gente aprenda a usar la razón como guía de sus acciones?

Ya lo decía Pascal: "¿Puede haber cosa más insensata que yo tenga que matar a un hombre que no conozco, tan sólo porque mi príncipe tiene una querella con el suyo?" La respuesta es evidente. Por eso, esperamos que los israelíes y palestinos sensatos puedan impulsar con más fuerza su idea de acabar con el conflicto y que los seres humanos racionales de todas partes del planeta, apoyen esa iniciativa o, al menos, quiten lo antes posible del poder a verdaderos carniceros que creen que la razón la tiene quien posea mejor armamento y sea capaz de matar a más personas.


sábado, 10 de enero de 2009

Breve Biografía de Mario Bunge



En este video se presenta una biografía muy breve sobre Mario Bunge, uno de los filósofos vivos más importantes. Esperamos lo disfruten.

viernes, 9 de enero de 2009

Viernes de Recomendación

En este artículo, Antonio Diéguez Lucena discute sobre el realismo científico como posición filosófica: qué significa, en qué tipos se puede dividir y cuáles debates contemporáneos lo rodean, incluyendo las críticas de autores como van Fraassen. El artículo se titula Los Compromisos del Realismo Científico.

jueves, 8 de enero de 2009

¡Qué vergüenza!


Como si se tratara de una copia al carbón de la película "La Terminal" con Tom Hanks, hoy sale publicado en La Nación que un cubano lleva 33 días viviendo en el Aeropuerto Juan Santamaría, a la espera de que la Dirección de Migración y Extranjería le resuelva una solicitud de refugio. El hombre, que escapó de la dictadura castrista, asegura haber sido objeto de persecuciones políticas por pedir más libertades civiles para sus ciudadanos y vino a Costa Rica porque tenía la idea de que este es un país comprometido con la libertad, la democracia y el respeto de los Derechos Humanos.

Costa Rica muestra, con esta actitud, una nueva contradicción respecto a sus ideales y prácticas. Se pregona al mundo entero que somos un país comprometido con la libertad y el respeto al ser humano, pero en la realidad se mantiene a una persona inocente atrapada en una sala de espera, durmiendo sobre asientos, escoltado por un guardia, incomunicado y alimentado tan sólo por la buena disposición de algunos trabajadores del aeropuerto.

Es vergonzoso que las autoridades costarricenses sean responsables de un tratamiento tan violatorio de la dignidad humana como este. Y eso es resultado de, una vez más, las estúpidas políticas migratorias que en ASOJOD rechazamos totalmente, pues impiden la entrada a personas que no han cometido ningún delito y que poseen capacidades académicas o técnicas para las cuales nuestro Estado no tuvo que invertir en ellas, y que a la postre, pueden resultar muy beneficiosas para la economía nacional sin convertirse en una carga.

Esperemos que, en el ejercicio de sus competencias soberanas, pero más aún, con base en el compromiso internacional asumido por el país en materia de libertad y derechos humanos, se le asigne prontamente la condición de refugiado a este ciudadano cubano. O, también, que algún otro estado comprometido con esos ideales, tenga la valentía de aceptarlo en su territorio.

Los ciudadanos cubanos, al igual que los de todos los países donde reinan las satrapías, tienen derecho a ser libres. El compromiso de aquellos que creemos en las ideas de la libertad, es precisamente cooperar con ellos.

miércoles, 7 de enero de 2009

¡Que siga la fiesta!


Ya en ASOJOD habíamos advertido como el deseo humano de vivir a costa de los ingresos de los demás parece no tener límite, prueba de ello fueron nuestros temas polémicos: El estado como máquina de sueños y El Problema de la igualdad de oportunidades.

Hoy una vez más los hechos nos dan la razón. Ahora resulta que gracias a un voto de la Sala IV, los taxpayers tenemos que solventar las disfunciones eréctiles de quienes tienen el infortunio de sufrirlas, regalándoles la Viagra para que puedan satisfacer sus necesidades sexuales. Este voto, sigue la misma tendencia bajo la cual la Sala ha obligado a la CCSS adquirir todo tipo de medicamentos para todo tipo de padecimientos. Así las cosas, no importa que tan costosa o rara sea su enfermedad, ya que siempre podrá acudir a la Sala IV para que esta le pase la factura al resto de los taxpayers. Alguien les debería enseñar a estos Magistrados que sus decisiones no sólo tienen efectos jurídicos, sino que también tienen repercusiones económicas, institucionales y culturales desastrosas.

martes, 6 de enero de 2009

Cuba: El fracaso de su revolución de 50 años


En enero se cumplen 50 años del triunfo de una revolución que se propuso cambiar Cuba. El Movimiento 26 de julio de Fidel Castro derrocó la dictadura de Fulgencio Batista, porque deseaba construir “una nación más democrática, más próspera, más independiente y más justa”.

En estos años la sociedad cubana ha atravesado por cambios de gran trascendencia. Tras medio siglo en el poder hoy Cuba es gobernada por un régimen que ha remplazado al autoritario Batista, por uno totalitario; es decir, de partido único, ideología comunista y economía estatizada, donde se reprime a quien piensa distinto y se impide la autonomía de la sociedad civil.

Esta vez, las celebraciones estarán encabezadas por Raúl Castro, confirmado como Jefe de Estado y de Ministros el 24 de febrero de 2008, tras la enfermedad de su hermano a fines de julio de 2006. Algunos analistas pensaron que con su llegada al poder podría iniciarse una época de cambios económicos en la atribulada sociedad cubana. Ese criterio se basaba en el pragmatismo del menor de los Castro, así como en la calamitosa situación social en que recibió el país.

Sin embargo, ¿Se puede hablar de cambios en Cuba cuando todavía hay prisioneros políticos? ¿Se puede hablar de cambio si nadie ha hablado de transformar ni un solo aspecto relacionado con los derechos civiles y políticos?

La conmemoración de los 50 años de la revolución es una buena fecha para hacer un balance de las consecuencias de la revolución cubana, no obstante, lo difícil que es acceder a información confiable sobre Cuba. El presente documento suscrito por los intelectuales e instituciones que abajo firman busca realizar de manera objetiva y rigurosa ese balance. Para hacerlo nos hemos basado en investigaciones publicadas en revistas con consejos editoriales o estudios realizados por instituciones de reconocido prestigio.

La Constitución de la República de Cuba (1992 y 2002) señala en su artículo 1º que:

“Cuba es un Estado socialista de trabajadores, independiente y soberano, organizado por todos, como república unitaria y democrática, para el disfrute de la libertad política, la justicia social, el bienestar individual y colectivo y la solidaridad humana”.

Comparando estos ideales de libertad política, justicia social, y bienestar individual y colectivo establecido por la propia revolución con la realidad que viven los cubanos, realizaremos esta evaluación.

Libertad Política

Hoy no existe en Cuba libertad política. Se ha instaurado una dictadura totalitaria con un Estado que controla todo y una sociedad civil muy débil. El gobierno cubano erradicó o neutralizó instituciones que fueron determinantes para la transición a la democracia en Europa del Este. Además de barrer con la oposición, desde el comienzo el modelo castrista encubrió bajo fórmulas de "respuestas populares revolucionarias" la represión de opositores. Se atravesó la sociedad con una red de control integrada de organizaciones afines al gobierno1 que se extiende verticalmente: desde un nivel nacional a uno municipal y son responsables ante la dirección suprema del Partido Comunista.

Durante casi cinco décadas, Cuba ha restringido prácticamente todas las vías de oposición política. Los ciudadanos cubanos se han visto sistemáticamente impedidos de ejercer sus derechos fundamentales de libertad de expresión, privacidad, asociación, reunión, circulación y debido proceso legal. Entre las diferentes tácticas empleadas para imponer la voluntad del régimen se encuentran las amenazas policiales, la persecución penal, la vigilancia, las detenciones temporales, las restricciones para viajar y el despido laboral por razones políticas (Human Right Watch, 18 de febrero 2008).

Amnistía Internacional ha mostrado también gran preocupación por los casos recientes de "actos de repudio", en los que grupos de partidarios del Gobierno insultan, intimidan y a veces ofenden físicamente a quienes consideran "contrarrevolucionarios"2. Estos actos suelen realizarse en convivencia con las fuerzas de seguridad, y en ocasiones participan en ellos los Comités de Defensa de la Revolución o los Destacamentos Populares de Respuesta Rápida (Amnistía internacional, 17 de marzo de 2006).

Durante el régimen cubano miles de personas han sido ejecutadas y otras miles sometidas arbitrariamente a juicios y sumarios sin acceso a recursos legales apropiados por no existir un Poder Judicial independiente ni Estado de Derecho.

Cuba tiene las tasas más altas de encarcelamiento por ofensas políticas que cualquier otro país en el mundo. Según Freedom House (2000-2001) hay varios miles de prisioneros políticos, la mayoría en celdas con criminales peligrosos y muchos convictos con cargos poco claros como: “diseminación de propaganda enemiga” o “peligrosidad”. Hay reportes confiables de tortura de disidentes en prisión y en instituciones psiquiátricas, donde se encuentra una cantidad de arrestados en los años recientes.

Cuba también es el líder en el hemisferio occidental en la práctica de la pena capital, sólo sobrepasado en el mundo por Irán y la República Democrática de El Congo. Según la “Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional”, la cifra de personas condenadas a muerte desde 1959 oscilaría entre los 5.000 y 6.000, esto a pesar de que durante los últimos años se redujeron sustancialmente. Desde el año 2000 funcionó una moratoria de hecho que se rompió en el 2003 (Ravsberg, 2004).

Según el “Proyecto Verdad y Memoria” ha habido aproximadamente 4.038 ejecuciones, 1.292 asesinatos extrajudiciales, 1.219 balseros muertos o desaparecidos y, según el Miami Herald (23/04/06) 13.403 cubanos fallecidos en misiones internacionales, sobre todo durante los 15 años de guerras africanas en Etiopía y Angola. Lo que van a dejar los hermanos Castro es un legado de sangre e injusticia.

El régimen de Fulgencio Batista era autoritario, había surgido de un golpe violento, sin embargo existían suficientes libertades públicas como para que circularan más de 120 publicaciones, para que existieran partidos legales de oposición, estaciones de radio y canales de televisión independientes del Estado, y para que los ciudadanos pudieran entrar y salir libremente (Rojas, 2008).

Cincuenta años después, Cuba es otra. Como señala el Informe de Freedom House (2008), Cuba se convirtió en la mayor cárcel para periodistas de la región y el único país del continente que prohíbe expresamente el libre ejercicio del periodismo.

A partir del índice de Libertad de Prensa que publica anualmente Freedom House3, Venezuela y Cuba son los únicos países de América Latina "sin libertad de prensa", situándose a un nivel más bajo que Irak.

La única libertad de expresión que no se reprime es la que coincide con el Partido Comunista. Poco después del ascenso de Castro al poder, todos los medios de difusión masiva fueron confiscados y puestos al servicio del Partido y del Gobierno. La radio, la televisión, los periódicos, las revistas y el cine, tienen como función única la divulgación de la ideología comunista.

A los cubanos también les está prohibido ver la televisión extranjera o escuchar la radio de onda corta. A su vez, para el acceso a Internet, la posesión de máquinas de fax y de computadoras, deben dar una “razón válida” y firmar un contrato de utilización, con cláusulas restrictivas. Igual que para conseguir la instalación de un teléfono, se evalúa los méritos del demandante.

En Cuba la Constitución reconoce el derecho de los ciudadanos de profesar y practicar cualquier credo religioso dentro del marco del respeto a la ley. Sin embargo, en la ley y en la práctica el gobierno ha puesto restricciones a la libertad de religión.

Por lo general, los grupos religiosos que no están inscritos siguieron experimentando la interferencia, el hostigamiento y la represión oficiales en grados diversos. Sigue sin cambios la política del gobierno cubano de permitir que las actividades religiosas apolíticas tengan lugar en lugares autorizados por el gobierno.

En Cuba no existen derechos políticos. El Partido Comunista, único permitido, ejerce el monopolio de todas las actividades políticas de la isla asistido por las llamadas "organizaciones de masas". Y la población está prácticamente obligada a pertenecer a una o varias de estas organizaciones políticas, o resignarse a quedar marginada de empleos, oportunidades de estudiar y hasta de obtener artículos de consumo (Martel, 2005).

En Cuba no hay elecciones libres. Además, están prohibidas todo tipo de organizaciones políticas fuera del partido único (Freedom House, 2001-2002). Por lo tanto, no se puede ser un disidente, de ahí la alta tasa de Presos políticos —entre ellos, 48 jóvenes por recoger firmas para un referéndum, 23 periodistas por escribir artículos contra el régimen y 18 bibliotecarios por prestar libros prohibidos— (Montaner, 2007).

Según el índice Freedom in the world, Cuba es el único país que se ha clasificado como no libre de América Latina. Para llegar a esa conclusión, se analizan los derechos políticos y las libertades civiles, al igual que en el resto de los países:

II Justicia Social

Frecuentemente los defensores del régimen castrista argumentan el modelo cubano destacando sus logros sociales (Ciem, 1999; González, 1999). Ellos señalan que “los indicadores sociales han permitido alcanzar un grado de equidad mediante la aplicación de la planificación económica centralizada y la intervención estatal en todos los sectores relacionados con la política social” (Ciem, 1999: 54). Destacando que las tasas de esperanza de vida, de mortalidad infantil así como la de desempleo están a la cabeza de América latina.

Sin embargo, se debe tener cuidado al extraer conclusiones con respecto a las bondades del modelo. Los indicadores sociales muestran que Cuba en 1958 era una de las sociedades más prósperas e igualitarias de América. De acuerdo con los indicadores sociodemográficos sólo era superada por Argentina y Uruguay. Mientras que los indicadores sociales y económicos se asemejaban de manera notable a las de los países menos desarrollados de Europa en ese entonces, como España y Portugal (Noriega, 2007).

Entre 122 países analizados Cuba ocupaba el rango 22 en materia sanitaria, con 128,6 médicos y dentistas por 100.000 habitantes, por delante de países como Francia, Reino Unido y Bélgica. Además la tasa de mortalidad de Cuba era de las más reducidas del mundo (5,8 anuales por 1.000 habitantes; Estados Unidos 9,5) y el nivel de alfabetización de la Isla era del 80%, semejante al de Chile y Costa Rica, y superior al de Portugal.

En tal sentido, resulta equivocado pensar que Cuba antes de la revolución era un país de fuertes contrastes y de bajo nivel de desarrollo, sino que en la década de las cincuenta era una nación con índices crecientes de progreso económico y social: ocupando lugares de avanzada dentro del concierto latinoamericano, junto a Argentina, Chile, Uruguay y Venezuela.

Es así como las condiciones previas a la revolución eran propicias para un avance sostenido en materia social. Ello no ocurrió como se puede apreciar en el siguiente cuadro:

Los indicadores demuestran cambios tras cinco décadas de revolución. La baja tasa de desempleo se ha logrado con empleo artificial en el gobierno. En tanto los salarios y las pensiones han disminuido.

El salario real en 2007 estaba 76% por debajo del nivel de 1989 (Mesa-Lago, 2008: 18). Raúl Castro reconoció en su discurso del 26 de julio que “el salario es claramente insuficiente para satisfacer las necesidades” y prácticamente ha dejado de cumplir su papel de asegurar el principio socialista de que cada cual aporta según su capacidad y reciba según su trabajo, por lo tanto, abogó por un mejor ajuste de los salarios a los precios.

Desde 1962, mediante decreto, se asigna una cuota mensual fija de productos alimentarios de la canasta. Cada cubano recibe una canasta que contiene comida (excluyendo carnes rojas), útiles de aseo y limpieza, pero que sólo les alcanza para unos 15 días del mes. Para lo cual deben comprar en el mercado negro, porque en el mercado subvencionado no podrán adquirir nada suplementario, porque además de asistido, es racionado y no venden productos adicionales.

Entre los resultados favorables destaca la disminución de la mortalidad infantil, que es la más baja del hemisferios después de Canadá. Pero ese logro hay que clarificarlo, ya que esa tasa ya era muy baja en 1958 cuando alcanzaba a 40,0 por cada mil niños nacidos vivos. En este año poseía índices en este indicador superiores a Francia (41,9), Japón (48,9), e Italia (52,8). Sin embargo, en 2007, Cuba había reducido este indicador a 5,3. Siendo superior a las registradas por esas mismas naciones (Francia 4,2; Japón 3,2 e Italia 5,0).

Aún cuando es positivo, requiere la asignación cuantiosa de recursos muy escasos a un problema ya resuelto, mientras que hay necesidades mucho más urgentes y severas, como mejorar la infraestructura de agua potable, la alimentación, las bajas pensiones y la vivienda (Mesa-Lago, 2005: 197).

Esta última es una de las realidades más dramáticas. Mientras que la población se duplicó entre 1959-2007, el número de viviendas construidas fue menor que las destruidas por falta de reparaciones y mantenimiento. La edificación no ha compensado estas pérdidas y las producidas por cinco huracanes y tormentas en los últimos años (Mesa-Lago, 2008:19-20). Así las viviendas por 1.000 habitantes cayeron en 25 por ciento entre 1989 y 2007.

Por otra parte, el proceso de nivelación social que ha sido utilizado como bandera de lucha por la dirigencia castrista, en la práctica tampoco se ha cumplido. No hay estadísticas oficiales de distribución del ingreso, pero estimaciones cubanas y extranjeras indican que esa distribución se ha vuelto más desigual (Noguera, 2005; Mesa-Lago, 2005; Espina, 2008). Los mercados segmentados y la recepción de remesas por parte de la población han ayudado a aumentar la desigualdad.

Como se indica en el cuadro, la desigualdad subsistió y se ha ido acentuando con el transcurso del tiempo. El coeficiente de Gini aumentó de 0,22 en 1986 a 0,407 en 1999 y que la razón entre el quintil más rico y el quintil más pobre de ingreso creció de 3,8 a 13,5 en 1989-1999. Mientras que en ese mismo periodo en América latina la razón entre el quintil más rico y el quintil más pobre de ingreso creció de 11,90 a 19,91.

En la práctica, el índice no es muy diferente del existente en el resto de América Latina. Sin embargo, entre 1986-1999, en Cuba la razón entre el quintil más rico y el quintil más pobre creció 3,85 veces, mientras que América latina lo hizo 1,67 veces.4

Finalmente, otra elocuente demostración de la vulnerable situación que sufren los cubanos es la emigración. Según la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), Cuba cerró el año 2006 con 3.000 habitantes menos que el año precedente. Las dos causas citadas por los demógrafos para explicar ese fenómeno son la baja tasa de natalidad y la emigración.

Como señala Montaner (1999:16) desde el inicio de la República en 1902, y hasta la llegada al poder de Castro, Cuba fue una tierra receptora de trabajadores del mundo entero —especialmente de España—, pero a partir de la mítica revolución el fenómeno se ha invertido: más de un millón de cubanos ha escapado de ese país por cualquier medio disponible, mientras prácticamente nadie —ni siquiera los más fervientes nostálgicos del comunismo avecindados en Europa Oriental y Rusia— se anima a instalarse en la Isla.

III Bienestar individual y colectivo

En pos del desarrollo bajo una concepción socialista Cuba puso en práctica un modelo de economía altamente centralizado, en donde el Estado es el propietario de prácticamente todos los medios de producción y dirige el proceso productivo y de distribución en forma centralmente planificada.

Cuba se fue transformando gradualmente en una economía totalmente dependiente de la Unión Soviética y basada en la monoproducción de azúcar. El fracaso y colapso de la URSS la obligó a buscar una mayor diversificación de su economía pero las ineficiencias de su modelo, que desconoce el derecho de propiedad privada y las bondades en una economía de mercado libre y abierta no le han permitido el progreso. El siguiente cuadro muestra indicadores más recientes5 y confiables sobre la economía cubana:

Como se puede apreciar el PIB de Cuba aumentó entre 1981-1989 a una tasa anual de 2,9%. Sin embargo, el crecimiento disminuyó en el periodo 1991-20036 donde estimó una tasa media anual de –0,5%. El bajo crecimiento ha provocado que el PIB por habitante en el 2003 estaba 17% por debajo del nivel de 1989 (Mesa-Lago, 2005: 186).

Desde una perspectiva de más largo plazo se puede comprobar el fracaso del modelo cubano para producir bienestar, al ver el cuadro 6. Este muestra la posición relativa del ingreso por habitante de 7 países: Cuba, Venezuela, Argentina, España, Portugal, México y Chile. Cuba era el tercer país de este ranking en 1957 y cayó al último lugar el año pasado.

Las modestas reformas orientadas al mercado en 1993-1996 lograron una recuperación parcial, pero luego se paralizaron y se han revertido a partir del 2003. Los indicadores sociales mejoraron después de 1994, pero en 2003 varios de ellos no recuperaban aún el nivel de 1989 y la pobreza y la desigualdad habían aumentado (Mesa-Lago, 2005).

Hoy en día, la balanza comercial cubana es una de las más desfavorables del planeta. El pobre desempeño agrícola ha requerido importaciones masivas de alimentos que junto a los combustibles y medicamentos han mantenido una participación mayor al 60% en el total de las importaciones y toman el 80% de los ingresos en divisas, sin posibilidad en el corto plazo de cambiar esta situación.

Estas cifras ratifican la debilidad de la economía cubana, especialmente cuando ya no recibe los préstamos a largo plazo y con bajísimo interés que la URSS le otorgaba automáticamente para cubrir el déficit comercial anual. Cuba ha incumplido pagos con África del Sur, Bélgica, Canadá, Chile, España, Francia, Japón, México, el Reino Unido y otros. A fines de 2007, la deuda externa total de Cuba se estimó en 37.905 millones de dólares, equivalente a 3.410 dólares por habitante, tres veces el promedio latinoamericano de 1.173 dólares (Mesa-Lago, 2008:14).

Como señala Oppenheimer (2008), el Gobierno cubano culpa de sus problemas económicos al embargo comercial de Estados Unidos. Sin embargo, tiene tantos agujeros que difícilmente se le puede culpar por el bajo nivel de vida en la isla. Estados Unidos es ya el principal exportador de productos alimenticios a la isla y muchos otros productos estadounidenses entran a Cuba a través de terceros países.

Conclusión

La revolución deseaba una Cuba democrática, donde los ciudadanos disfrutaran de libertad política, justicia social, y bienestar individual y colectivo tal como lo afirman en el art.1 de la Constitución de 1992 y posteriormente en 2002.

Cincuenta años después del triunfo del Movimiento 26 de julio queda en evidencia el fracaso de ese objetivo. El precio que han pagado los cubanos en libertades básicas perdidas es enorme, el Gobierno decide lo que van a estudiar, donde pueden trabajar, donde pueden comprar hasta si pueden viajar al exterior. En Cuba no hay libertad política ni de expresión. En Cuba, no hay justicia social, sino que el estándar de vida de la población ha empeorado visiblemente. No pueden seguir viviendo con una canasta —si bien subvencionada— que dura como máximo dos semanas. Cuba es hoy un país cada vez más pobre, dependiente de la ayuda exterior y menos libre.

En 50 años, la que era la cuarta economía de América Latina ha descendido a los últimos lugares en la región. Esta nación otrora receptora de migrantes europeos durante la primera mitad del siglo XX, hoy se ha convertido en una comunidad con un potencial migratorio de medio millón de habitantes.

Con la asunción al poder de Raúl Castro se esperaban cambios a un modelo que es insostenible. Sin embargo, tras dos años, se ha aferrado en el poder y ha mostrado pequeños signos de reforma, que siguen siendo insuficientes. Raúl Castro que no posee el carisma de su hermano, ha debido enfrentar una creciente desafección de la población en general y la juventud en particular. Los resultados de una encuesta recientemente publicada indican que la mitad de los cubanos perciben la situación de su país como “mala” o “muy mala”.7 Los cubanos afirmaron que se sienten personalmente afectados por el alto costo de la vida y la falta de vivienda. El nivel de servicio público tampoco cumple con las expectativas del pueblo. Sin embargo, a pesar de las penurias que tienen que enfrentar, los cubanos declaran que el área prioritaria de mejoramiento para ellos es la organización de elecciones libres.

Los cambios económicos que aparentemente se vienen efectuando son necesarios, pero están lejos de ser suficientes para garantizar el crecimiento económico y el bienestar social. Adicionalmente, hacen falta cambios en las leyes que garantizan las libertades fundamentales que rigen en una sociedad libre y democrática. Es necesario que el pueblo cubano pueda expresar libremente sus ideas sin necesidad de que un presidente le diga que pueda hablar sin temor a represalias, especialmente cuando han esperado décadas para ello.

Al régimen revolucionario cubano se atribuye grandes avances en la salud pública y la educación, así como en el auspicio de la cultura y los deportes, especialmente en la etapa en que duró su relación con la Unión Soviética. Sin embargo, ese desarrollo tiene como base los logros alcanzados por la República pre-castrista, visible en estadísticas de la ONU, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional del Trabajo. Por otra parte, el precio que Cuba ha tenido que pagar en materia de represión política, violaciones de los derechos humanos, ausencia de libertades fundamentales y sometimiento de la soberanía cubana a los intereses del bloque soviético, así como el hecho de que alrededor del 20% de la población cubana vive fuera de Cuba, es demasiado alto como para creer que la revolución de los hermanos Castro se ha justificado.

Esta es la verdad del momento cubano. Si el objetivo sigue siendo alcanzar la libertad política, la justicia social, y el bienestar individual y colectivo ¿cuál es la mejor receta? La democracia y el libre mercado.

Notas

1. Hay en la red cubana órganos de vanguardia (el Partido Comunista), organizaciones de masas (Comités de Defensa de la Revolución, Federación de Mujeres Cubanas, Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, etc.), agencias gubernamentales (Ministerios e institutos paraministeriales); sistema de educación, difusión y reafirmación de la cosmovisión oficial (escuelas, universidades y medios de comunicación) y tribunales de justicia.

2. Los lectores que desconocen la naturaleza de estos hechos pueden consultar en: http://www.cubademocraciayvida.org/web/article.asp?artID=1375, donde aparece un artículo de Eloy A. González titulado “¿Qué es un acto de repudio?”.

3. Annual Survey of Press Freedom 2002, elaborado por The Freedom House, es una encuesta que abarca 187 países y se viene realizando desde 1979. "El grado en el que cada país permite el flujo libre de información determina la clasificación de sus medios con Libre, Parcialmente Libre, No Libre". En este caso los países con puntajes del 0 al 30 son calificados como Libres en términos de libertad de prensa, los que reciben entre 31 y 60 puntos son Parcialmente Libres y los que reciben más de 61 puntos son no Libres.

4. El promedio de distribución del ingreso en América Latina, la razón entre el quintil más rico y el quintil más pobre año 1986, fue elaborado en base a Argentina, Bolivia, Costa Rica, Honduras, Perú y República Dominicana; para el año 1999, en base a Bolivia, Brazil, Colombia, Honduras, Jamaica y Paraguay, únicos países disponibles. Fuente CEPAL (2007).

5. La tabla comprende los años 1989, 1993 y 2003 dado que los datos para estos años son los más completos. Tabla obtenida de Mesa-Lago (2005: 185).

6. Un serio obstáculo para evaluar la evolución del PIB en 1989-2003 es el cambio en 2001 del año base para el cálculo a precios constantes: de precios de 1981 a precios de 1997. La nueva serie de la Oficina Nacional de Estadística (ONE, 2002 y 2003) sólo muestra el período 1996-2003 y, cuando es comparada con los mismos años de la serie anterior (ONE, 1998 y 2001), resulta en un incremento anual sistemático de 60% en el valor del PIB, sin que las autoridades hayan dado una explicación de esta anomalía. Como la nueva serie no se retrotrae a 1989, es imposible comparar el PIB en las dos series en 1989-1995 (Mesa-Lago y Pérez-López, 2005).

7. Encuesta Voz de La Habana, realizada a finales de 2007, incluyó a 150 ciudadanos de Cuba en la Capital de La Habana. Encuesta cuantitativa en la que participaron residentes de 15 municipalidades de La Habana y donde contestaron casi 100 preguntas acerca de variados temas (infraestructura del Estado, derechos humanos, efectividad del Gobierno, corrupción, salud y educación) (Van de Aar et al 2008: 8-9).

Bibliografía

Álvarez, José (2008): “Principio y fin del mito fidelista”; Trafford Publishing, Victoria, Canadá.

Archivo Cuba: “Proyecto Verdad y Memoria”; Obtenido electrónicamente en: http://cubaarchive.org/home/index.php.

Berástegui, Rafael (1993): “La Cuna de Fidel: algunas claves de interpretación”. Revista Estudios Públicos, 52 (primavera 1993).

Bureau of Inter-American Affairs, U.S. State Department (1998): “Zenith and Eclipse: A Comparative Look at Socio-Economic Conditions in Pre-Castro and Present Day Cuba” Revised June 2002. Obtenido electrónicamente en: http://www.state.gov/p/wha/ci/14776.htm.

Blanco, Juan Antonio (2008): La transformación política del régimen cubano: una perspectiva desde la conflictología. Documento de trabajo nº32/2008, Real Instituto Elcano.

CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) (2000): “Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe”; Publicación de Naciones Unidas.

_____ (2003): “Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe”, 2003, Santiago de Chile, diciembre. Publicación de Naciones Unidas.
_____ (2004): Cuba evolución económica durante 2003 y perspectivas para 2004; Sede subregional de la CEPAL en México, 24 de julio.

Ciem (1999): “Investigación sobre desarrollo humano y equidad en Cuba 1999”. Dirigido por Ciem y Publicado por PNUD.

CCE (Comité Estatal de Estadística) (1991): “Anuario Estadístico de Cuba”, 1989, La Habana.

Espina, Mayra (2008): “Viejas y nuevas desigualdades en Cuba Ambivalencias y perspectivas de la reestratificación social”; Revista Nueva Sociedad (216) jul-ago 2008.

García Díaz, Manuel (2005): “La Economía Cubana en Cifras: ¿Una Economía Real o Virtual?”; Cuba in Transition, ASCE.

Ginsburg, Norton (1965): “Atlas del Desarrollo Económico”; Editorial Universitaria de Bueno Aires, Argentina.

Gracia Aldaz, Jesús (2007): “Cuba nuevos tiempos, viejas políticas”. Papeles Faes nº37, 23/01/07.

González, A. (1999): “Rescatar la soberanía del peso”. Periódico Trabajadores, La Habana, marzo 1999.

Human Right Watch (2008): “Cuba: La maquinaria abusiva de Fidel Castro se mantiene intacta”. 18 de febrero 2008. Obtenido electrónicamente en: http://www.hrw.org/en/news/2008/02/18/cuba-la-maquinaria-abusiva-de-fidel-castro-se-mantiene-intacta.

Martel, Ahmed (2005). “Los Derechos Humanos en Cuba”. Obtenido electrónicamente en: http://www.netforcuba.org/espanol/HumanRights-SP/HumanRights/Main.htm.

Montaner, Carlos Alberto (1999): “El Reñidero intelectual: La Revolución Cubana y sus últimos Alabaderos”. Revista Estudios Públicos 76, Chile.

Montaner, Carlos Alberto (2007): "¿Qué ha hecho Fidel por Cuba?" Entrevista en Foreign Policy edición española nº 19, Febrero / Marzo 2007.

Mesa-Lago, Carmelo (2005): “Problemas sociales y económicos en Cuba, durante la crisis y la recuperación”. Revista de la Cepal 86.

Mesa-Lago y Pérez-López (2005): Cuba Aborted Reform: Socioeconomic effects, International comparisons and Transition Policies, Gainesville, University of Florida Press.

Mesa-Lago (2008): “La economía cubana en la encrucijada: el legado de Fidel, el debate sobre el cambio y las opciones de Raúl”. Documento de trabajo nº19/2007, Real Instituto Elcano.

Noguera, Albert (2005): “Estructura social e igualdad en la Cuba actual: La reforma de los noventa y los cambios en la estructura de clases cubana”; Revista Europea de Estudios Latinoamericanos y del Caribe 76, abril de 2004.

Noriega, Roger (2007): “Cuba, para los cubanos, Panorama Latinoamericano”; American Enterprise Institute for Public Policy Research (2), febrero 2007.

Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo (2004). Informe anual sobre Libertad Religiosa Internacional en Cuba, Departamento de Estado de Estados Unidos.

ONE (Oficina Nacional de Estadísticas) (1998, 2000, 2002, 2004, 2005, 2006, 2007 y 2008): “Anuario estadístico de Cuba”, La Habana.

Oppenheimer, Andrés (2008). “Cincuenta años después, Cuba no tiene mucho que mostrar”; MiamiHerald 13 de diciembre, 2008.

Ravsberg, Fernando (2004): “Cuba y la pena de muerte”; BBC 05 de noviembre de 2004, La Habana.

Reporteros sin Fronteras (2007). Informe anual de Cuba.

Rojas, Rafael (2008): Diario El Mercurio 03/08/08, Chile.

The Freedom House (2001, 2002, 2004, 2005, 2006, 2007 y 2008): “Freedom in the World. The annual survey of Political Right and Civil Liberties”.

Sánchez, Jorge Mario & Triana, Juan (2008): “Un panorama actual de la economía cubana, las transformaciones en curso y sus retos perspectivos”.

Documento de Trabajo Nº 31/2008, Real Instituto Elcano.

Van de Aar, Max; Nicola Sanches y C.H. Zola (2008): “Situación “muy mala”… según la encuesta”. En Diálogos Cuba-Europa, Vol.3 (8).

Vidal Alejandro, Pavel (2007): “La Inflación y el Salario Real”, Economic Press Service, La Habana, 20 (marzo): 18-20.

United Nations Statistics Division (2008). Obtenido electrónicamente en: http://unstats.un.org/unsd/default.htm.

Firmantes:

Carlos Alberto Montaner (Cuba)
Internacional Liberal

Á lvaro Vargas Llosa (EE.UU.)
Independent Institute

Enrique Ghersi (Perú)
CITEL

Ian Vásquez (EE.UU.)
Fundación Libertad

Carlos Ball (Venezuela)
AIPE

Lorenzo Bernaldo de Quirós (España)
Freemarket

Gerardo Bongiovanni (Argentina)
Fundación Libertad

Rocío Guijarro (Venezuela)
CEDICE

Cristián Larroulet (Chile)
Libertad y Desarrollo

Dora de Ampuero (Ecuador)
Instituto de Economia Política