martes, 26 de febrero de 2013

La columna de Carlos Federico Smith: rebrota el sindicato de RECOPE

Al apenas ventilarse algunos de los abusos que tienen ciertas convenciones laborales, lo primero que los sindicatos hacen es amenazar a la ciudadanía con el paro. Es cierto que éste parece ser una de las pocas, pero no la única herramienta de que disponen para mantener sus posiciones. Pero en verdad que también sirve para demostrar fehacientemente que el único interés del sindicato es el logro y el mantenimiento de prebendas para sus asociados.  Es puro cuento el alegato de que lo que los mueve es el interés laboral, pues muchos otros trabajadores se verán perjudicados cuando hay paro como el que desde ya nos anuncia el sindicato de Recope, en caso de que se les toquen sus privilegios.  También es falso que el movimiento del sindicato lo impulse un interés nacional, pues lo que hacen es amenazar con parar sus labores si es que los intereses particulares de ese sindicato son alterados de alguna manera.  Usar el nombre de la Patria por parte de esos sindicatos es falsificar la verdad de las cosas: lo único que ciertamente les interesa son sus propios objetivos salariales, aunque estos sean pagados por todos los costarricenses. Eso es todo: ver cómo ganan más, aunque sea abusivamente y que sea pagado por todos nosotros.

La huelga de Recope, que, en palabras de su secretario general Gilbert Brown, fue tan sólo un mensaje para la opinión pública costarricense, es que irán a la huelga, dejándonos sin combustible, si se les toca alguno de los siguientes privilegios que les ha cuestionado la Contraloría General de la República: (1) un pago adicional en el salario que se da por desempeño; en otras palabras, si trabajan bien en su horario normal se les da ese pago extra; (2) si se les disminuye el actual tope de cesantía de 24 años, en tanto que el del ciudadano común y corriente es de 8 años.  Esta es la fuente de la cual salen pensionados con sumas desproporcionadas pagadas por todos nosotros. Tienen la desvergüenza de amenazarnos, advertirnos, “a la opinión pública”, que es la que les paga estos privilegios, de que harán una huelga si esos privilegios les son tocados. (3) El pago por antigüedad, que si bien es relativamente frecuente entre empleados públicos y no en los privados, en Recope lo es por doble partida: una por una antigüedad definida simplemente como el tiempo en que han laborado en Recope y otra adicional según sea el número de años efectivamente laborados. Esto claramente suena a un doble pago; de albarda sobre aparejo, que todos los ciudadanos tenemos que pagarles.

La situación fiscal del país es muy grave y estos grupos sindicales no parecen estar nada preocupados por los empleos. O es que no leen o que no quieren ver lo que los periódicos y la televisión exponen a diario acerca de la situación del empleo público, cuando se ha desbordado, como en Grecia y España.  Lo único que parece interesarle es ver cómo mantienen esos privilegios, sin darse cuenta de que son factores que precisamente conducen a que el estado en cierto momento no esté en capacidad de financiarlo.  Recope es parte del estado y a éste lo mantenemos todos los ciudadanos mediante impuestos o pagando precios más elevados por las cosas que nos brindan a cambio, como es el caso de los combustibles. Por ello es hora de acabar con estos abusos. El esfuerzo, que en tal sentido está haciendo la Contraloría General de la República, deberá ser ampliamente apoyado. Cada uno de nosotros debe hacer lo posible para así manifestarlo, pues sólo va en beneficio de una ciudadanía hoy esquilmada en provecho de unos pocos.

Jorge Corrales Quesada

lunes, 25 de febrero de 2013

Tema Polémico: Rostros del Subdesarrollo


Probablemente pocos hechos desnuden nuestro total y absoluto subdesarrollo como lo es el famoso tren. Todo parece indicar que pronto una nueva ruta de tren estará en funcionamiento, propiamente en la provincia de Cartago; pero la cuestión es si dicha noticia debería provocarnos alegría o satisfacción o por el contrario pena, lástima, frustración e impotencia.

Realmente resulta doloroso pensar que la basura (literalmente basura) europea (propiamente la española) sea recibida con bombos y platillos en nuestro país. Es decir, las locomotoras que ya no sirven en el primer mundo (debemos aclarar que en el barrio pobre del primer mundo), son el alivio y salvación de los pobladores del tercer mundo. Pocas veces el famoso dicho: “la basura de unos puede ser el tesoro de otros” se puede apreciar en toda su dimensión como en el presente caso.

Esta situación, es simplemente un síntoma más de la decadencia total en la que se encuentra sumergido el Estado costarricense. Un estado atrofiado, inútil y paralizado. Un Estado que no es capaz de afrontar los retos que plantea el siglo XXI, un Estado que con cada día que pasa pierde mayor competitividad a nivel mundial, con la consecuencia lógica que esto significa en el empeoramiento de las condiciones de vida de sus habitantes.

Así, mientras los pobres ticos nos alegramos con ser el centro de reciclaje de las locomotoras europeas, y con viajes de hasta treinta minutos para un par de kilómetros, nuestros vecinos panameños avanzan a pasos agigantados para la construcción de su metro, reír o llorar he ahí nuestra encrucijada…

viernes, 22 de febrero de 2013

Viernes de recomendación

Para este viernes de recomendación, queremos compartir con ustedes el ensayo "Elogio del mercado" de Carlos Rodríguez Braun, en el cual, el autor explica qué es el mercado y rebate los mitos que sus enemigos le han endilgado para descalificarlo.

martes, 19 de febrero de 2013

La columna de Carlos Federico Smith: doble imposición a las pensiones

En Costa Rica poco se ha discutido, desde el punto de vista tributario, acerca de un hecho que claramente constituye un caso de doble imposición. Esto es, que se paga impuestos más de una vez sobre la misma base imponible. Por lo general, los sistemas tributarios modernos, tal vez con la excepción del pago del impuesto sobre la renta de las empresas, que incorpora tanto el pago de impuestos sobre las utilidades no distribuidas, como también sobre los dividendos, constituye un caso de doble imposición, al ser estos últimos también gravados como parte de la declaración individual. Pero son poco menos aquellos países en que hay doble imposición sobre las pensiones de retiro. Como veremos, Costa Rica es uno de ellos, en que se grava doblemente el ingreso de las personas.

Para entender algo del enredo que hay en nuestro país, partamos de que generalmente los regímenes de pensiones están cubiertos con los fondos que efectúan los ahorrantes en su sistema de pensiones. En sencillo, que el régimen particular aplicable ha recibido suficientes fondos de sus participantes, de manera tal que, además de los intereses que generan esos fondos, es posible cubrir las pensiones de sus miembros, sin que el estado deba poner cinco alguno. Esto es, que el resto de la ciudadanía no está pagando de alguna manera parte de las pensiones de los retirados bajo ese régimen, sino que su pensión es cubierta con el aporte propio de sus miembros.

Mucho del desorden con nuestros regímenes de pensiones es que estos no están plenamente cubiertos por los fondos de sus participantes, sino que el estado de alguna manera termina cubriendo la parte que no está plenamente financiado. Un ejemplo de ellos fue -o tal vez sigue siéndolo- el régimen de pensiones del magisterio, al menos hasta hace cierto tiempo. Posiblemente será pronto el caso de las pensiones del Poder Judicial y debe haber uno que otro más por allí, que, para poder hacer frente a las obligaciones prometidas a sus asociados, tendrá que acudir en cierto momento a que sea la ciudadanía, por medio del estado, quien termine pagando la parte faltante de sus pensiones.

Ante esta grave situación, el mismo estado debió a acudir al cobro de impuestos a las pensiones de ciertos pensionados, notablemente a los maestros, pero también a los de la Caja. Supuestamente estos últimos no necesitarían, hasta ese momento, ese aporte estatal necesario para enfrentar el desfinanciamiento de su régimen.

En realidad, para que no tuviera lugar una odiosa y generalmente evitada doble imposición, en el caso de las pensiones en donde no hay un aporte del estado y en tampoco que ese impuesto que se ven obligados a pagar sea presuntamente para reponer parte de esos fondos faltantes, se debe tener presente lo que describo en el siguiente ejemplo.

En dicho caso, suponga que de cada 100 colones que usted recibe como pensión, 90 son una devolución del aporte que usted hizo en el pasado y sobre el cual ya pagó impuestos en ese pasado. Los restantes 10 colones que usted recibe se puede suponer que son producto de los intereses generados por su aporte al fondo de pensión correspondiente. (En la Caja o en el Régimen del Magisterio o en el de las Cortes, por ejemplo, sus actuarios fácilmente pueden saber cuál es la proporción exacta de su pensión, en lo que corresponde a la devolución del principal y cuánto a los intereses). 

Según el principio tributario de no doble imposición, al recibir el pensionado esos 100 colones, estaría exento de pagar el impuesto sobre 90 colones, pues ya pagó por ellos en el pasado y sólo debería pagar impuestos sobre los 10 colones restantes, que son los intereses percibidos y que no han sido objeto de gravamen sobre la renta alguno en el pasado. Para los regímenes de pensiones que no están haciendo uso complementario de fondos públicos, esa sería la regla aplicable.  

En el caso de regímenes de pensiones en donde los beneficiarios sí está haciendo uso de fondos públicos complementarios –tal como hemos explicado- de una pensión de 100 colones, en donde, digamos, recibe 20 colones de aporte de fondos por parte del estado, se pagaría un impuesto sobre la renta por esos 20 colones más los intereses percibidos, que podemos suponer son de 10 colones.  Esto es, pagaría el impuesto sobre la renta por 30 colones de ingresos en el período y que nunca ante fueron gravados con el impuesto sobre la renta.

Si entiendo bien el broncón que ha surgido ante la reciente decisión del Tribunal Fiscal Administrativo, por la cual las pensiones voluntarias deberán pagar a plenitud el impuesto sobre la renta, ello deberá ser definido de acuerdo con las reglas siguientes:

1. Si el individuo pagó impuesto sobre la renta por la totalidad de sus ingresos, lo cual incluía la parte destinada a su régimen de pensiones voluntarias, deberá ahora pagar el impuesto sobre la renta sólo por la parte correspondiente a intereses, que recibe como parte de su pensión.

2. Si la persona no pagó impuestos sobre la renta (en la hipótesis de que previamente estaban exentos de ese impuesto) en sus ingresos destinados al fondo de pensiones voluntarias, deberá ahora pagar el impuestos sobre la renta tomando como base imponible la totalidad de la pensión que la persona percibe (tanto devolución del principal como intereses acumulados. Con anterioridad ambas formas de ingreso nunca han pagado el impuesto sobre la renta). Para quienes reciben pensiones en donde los aportes individuales no cubrieron la totalidad, sino que el estado, mediante fondos provenientes de todos los ciudadanos, ha tenido que aportar una parte complementaria (posiblemente como es el caso de las pensiones del Magisterio y del Poder Judicial), esos pensionados tendrían que:

3. Pagar el impuesto sobre la renta por sus pensiones en la parte correspondiente al aporte complementario que hace el estado y sobre los intereses percibidos por sus aportes originados en el pasado. Esto es para el caso en que no se exoneró del impuesto sobre la renta al aporte que hicieron en el pasado para dichas pensiones. 

Espero que con esto se aclaren los enredos de todos, los abusos del estado y los privilegios de algunos. En síntesis, que se ordenen adecuadamente los asuntos fiscales en lo que tiene que ver con los impuestos a las pensiones, sin que haya una injusta doble imposición y en donde se le diga a la gente la verdad de las cosas.

Carlos Federico Smith

lunes, 18 de febrero de 2013

Tema polémico: un nuevo Papa más tolerante y tolerable

En ASOJOD siempre hemos tenido una posición muy crítica contra la religión y sus instituciones, especialmente contra la Iglesia Católica, que es la más fuerte en nuestro país, por sus posiciones contrarias a la libertad y a los derechos individuales.En ocasiones anteriores, hemos atacado la peligrosa intromisión de la Iglesia en las políticas públicas en materia de salud sexual y reproductiva, eutanasia, aborto y unión de personas del mismo sexo. Como siempre hemos dicho, todas esas decisiones corresponden únicamente a los individuos que viven la situación y a la Iglesia ni al Estado influído por esta.

Sin duda, el rostro más visible de la Iglesia es el Papa. Y Benedicto XVI, en su anterior postura como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (antigua Inquisión en el medioevo) y en su actual papado, ha sido muy enfático en censurar muchísimas de esas libertades. Su posición, sumamente conservadora, ha influido en los diferentes Estados -y el costarricense no es la excepción- para que el camino hacia una sociedad respetuosa de los derechos indivuales sea más intrincado y complejo, como lo demuestra la renuencia de este Gobierno para discutir temas como la unión civil de parejas del mismo sexo. Por el contrario, inspirada por la idiotez y el fanatismo, la Administración Chinchilla Miranda declaró de interés público una conferencia de un médico que pretende ofrecer la "cura" a la homosexualidad. Retrógrado, medieval, despreciable, estúpido y otros adjetivos son los que merece tal decisión.

Lo cierto es que, con su sorpresiva renuncia (que desearíamos también influyera en la renuncia de nuestra muy católica señora Presidente de la República) se abre un nuevo capítulo político en el Vaticano para la elección de su sucesor. Sea desde la perspectiva espiritual para los creyentes, donde elegirán al designado por Dios para representarlo en la tierra o desde la perspectiva laica, donde un Estado elegirá a su nuevo gobernante, el cónclave que se celebrará en marzo próximo será todo un evento mundial.

Por supuesto, en ASOJOD esperaremos que, aunque parezca difícil y poco probable, el nuevo Papa tenga una posición más acorde con los nuevos tiempos y sea más sensato que su predecesor. La gran cantidad de personas con enfermedades de transmisión sexual, los niños abandonados producto de embarazos no deseados, los discriminados por su orientación sexual, la víctimas de violencia de género así lo exigen. Estos flagelos requieren un abordaje serio, basado en más libertad y más racionalidad, en lugar de más intervención y oscurantismo medieval.

Lo mismo esperamos en nuestro país. Tal vez un Papa y una Iglesia más flexibles y tolerantes puedan influir en los sacerdotes criollos para que, desde sus púlpitos o desde la Conferencia Episcopal, le bajen el tono a su oposición y comiencen a dar señales de respeto a la dignidad humana, poniendo por encima del dogma a los individuos.

viernes, 15 de febrero de 2013

Viernes de Recomendación




La Asociación Nacional de Fomento Económico
Invita

Pizza y Política: Informe de la Junta de Notables

Fecha:              Jueves 21 de febrero del 2013
Lugar:              ANFE – 200 metros oeste de la Casa Italia – Barrio Francisco Peralta, contiguo al Templo Votivo
Hora:                6:00 p.m-9:00 pm.

Programa

6:00 pm – 6:30 pm     Registro de participantes 
6:30 pm – 6:40 pm     Palabras de bienvenida, Sr. Óscar Álvarez Araya, Presidente de ANFE 
6:40 pm–7:00 pm       Vladimir de la Cruz, Miembro Junta de Notables y ex diputado
7:00 pm–7:20 pm       Jorge Corrales, Ex Presidente del Banco Central y economista 
7:20 pm–7:40 pm       Manrique Jiménez, Miembro Junta de Notables y abogado constitucionalista y administrativista
7:40 pm–8:00 pm       Federico Malavassi, Ex diputado y abogado 
8:00 pm–8:30 pm       Preguntas y comentarios de los asistentes
8:30 pm–9:00 pm       Refrigerio gratuito


Costo:              La actividad no tiene costo para los participantes
Importante:     Cupo Limitado.

Reservaciones: 2253-4460 *Telefax: 2253-4497 * 22247350 * 89966569 * Apartado 3577-1000 San José, Costa Rica
E-mail: info@anfe.cr  

martes, 12 de febrero de 2013

La columna de Carlos Federico Smith: ocurrencia municipal

Tal vez ustedes tuvieron la oportunidad de ver, hace un par de meses en televisión a, creo, un ingeniero de la Municipalidad de San José o, tal vez, de la empresa contratada para realizar los arreglos de las vías de tránsito a lo largo del llamado Barrio Chino.  Ante la molestia que muchos ciudadanos expresaron por la construcción de unas pelotas en varias intersecciones del antiguo Paseo de Estudiantes con las avenidas que lo cruzan, aquel funcionario expresó, más o menos, que dichos obstáculos eran frecuentes en las vías chinas (y ahora estábamos en un Barrio Chino) y que, de ninguna manera, constituían entrabamientos serios a los vehículos que por allí pasaban, ni tampoco a los ciudadanos quienes transitaban por esos cruces.

Pues bien, para verdades el tiempo.  Resulta que esas pelototas han tenido que ser demolidas y, no tengo claro, si han sido eliminadas del todo o, al menos, reducidas en su altura. Eso se ha hecho sin la bulla que caracterizó la anterior construcción de todo lo relacionado con dicho “barrio”. Pero el resultado es evidente: hay una pérdida monetaria significativa por la construcción y demolición de las pelotas que ahora tendrán que asumir todos los ciudadanos que pagan impuestos a la Municipalidad de San José. Lo que el ciudadano se preguntará es si ahora ese desmadre, causado por algunos, quedará impune o si la Municipalidad buscará resarcirse por ese bodoque.

Hay muchas personas que consideran que este tipo de proyectos deben ser realizados por los gobiernos municipales, pero con suma frecuencia uno llega a conocer que las cosas han sido mal hechas, que se han tenido que hacer de nuevo y que terminan costando más de lo debido. Tal vez si las municipalidades se dedicaran a hacer bien las cosas que les son propias, lograrían más adeptos a la idea de que un gobierno mejor es siempre el que está más cerca de los ciudadanos.  Pero esa misma idea también significa que así las personas estarán más atentas a que sean bien hechas, a que no se conviertan en un chorizo que no se llega a notar sino hasta mucho tiempo después de iniciados los trabajos (como la trocha, por ejemplo). También que los posibles afectados por dichas obras no terminen protestando por ellas, una vez que han sido construidas y cuando es menos fácil lo que pueden hacer para restituir la situación original (cono el caso de la ciclovía de Cartago). O simplemente que no lleguen al extremo de tener que resignarse con las presas al rehacerse un trabajo mal hecho (el arreglo de las losas en el costado sur de la antigua Fábrica de Licores). Todo esto también nos cuesta más dinero por haber sido mal hechas desde un principio. 

Esa vigilancia esperable puede también tener un efecto no esperado. Como de los gobiernos municipales saltan muchas veces las autoridades legislativas y ejecutivas, los resultados de sus acciones pueden servir para evitar que esa trasposición se dé.  Así evitaríamos que el espectáculo municipal ascienda a show nacional.

Jorge Corrales Quesada

lunes, 11 de febrero de 2013

Tema Polémico: Medidas discrecionales


En la administración del Estado existen dos formas de gobernar; la primera sería la administración de los organismos del Estado sujetos siempre a reglas y condiciones que trascienden el ciclo económico en el que nos encontramos. A modo de ejemplo, una regla sería que los gastos corrientes del Estado no se pueden financiar por medio de deuda. Esta regla tendría el objetivo de propiciar una política fiscal responsable y evitar futuras presiones inflacionarias, aumentos de tasas de interés o incremento de impuestos. La administración sujeta a reglas es también un modo mediante el cual la ciudadanía se asegura de que los gobernantes de turno no cometan abusos que amenacen la estabilidad futura del país. 

La otra forma de administrar el Estado es por medio de políticas discrecionales cortoplacistas por parte de los políticos de turno. Esta forma de administración es la más común en Latinoamérica y por supuesto en Costa Rica. Las políticas discrecionales los políticos las promueven con gran alegoría para supuestamente corregir las imperfecciones del mercado y consiste en programas de gastos estatales específicos para propiciar aumentos en la demanda agregada o para redistribuir la riqueza. Lo que sucede es casi nunca se toman en consideración los efectos  negativos que estas políticas traen en el largo plazo. En estos casos aplica la llamada “Equivalencia Ricardiana” que estipula que cualquier política fiscal sería inefectiva dado que cualquier aumento temporal en el gasto del Estado tendrá poco impacto sobre la demanda agregada pues implica incrementos futuros de impuestos.

Que mejor ejemplo para mostrar las nefastas consecuencias de políticas discrecionales que los incrementos en el gasto realizados en la administración Arias Sanchez y por lo que aun hoy día seguimos sufriendo las consecuencias. El incremento del déficit fiscal a casi el 5% durante el gobierno de Oscar Arias para lo único que sirvió fue para prolongar los efectos negativos de la crisis financiera mundial muchos años más en Costa Rica. Los incrementos en gastos se realizaron con el objetivo de sostener la demanda agregada y los niveles de empleo pero no se le prestó importancia al evidente resultado que eso traería y eso es un aumento del déficit fiscal cuyas consecuencias se prolongarían en el mediano y largo plazo. Este déficit ha provocado aumentos en tasas de interés y un gran ambiente de incertidumbre por los eventuales incrementos en los impuestos o presiones inflacionarias que podrían entrar en efecto. La realidad es que los puestos de trabajo que se salvaron durante los peores años de la crisis mundial ahora se están perdiendo y posiblemente en mayor medida a causa de las consecuencias de la supuesta medicina.

Otro inconveniente de las políticas discrecionales es que normalmente responden a interés de grupos de poder en particular. Es común que estas políticas terminen beneficiando a unos cuantos a expensas de la gran mayoría. Que mejor ejemplo de esto que la más reciente medida tomada por las autoridades del Banco Central de Costa Rica de limitar el crecimiento de otorgamiento de créditos en dólares al sector financiero con el supuesto objetivo de tratar de mantener el tipo de cambio en cierto nivel. Esto, además de ser posiblemente inefectivo y así han coincidió muchos analistas, es claramente una medida cuyo único objetivo es beneficiar a dos grupos que son sector exportadores y sector turismo. Lo más lógico para evitar presiones inflacionarias era eliminar las bandas y dejar que el precio del dólar flotara libremente en la economía, sin embargo, la presión de estos dos sectores y sus poder de influencia en el poder Ejecutivo han logrado evitar esta medida. Ahora el sector financiero y todos los costarricenses que están interesados en pedir créditos tienen que sufrir las consecuencias. Un sector sufre en beneficio de otro. El ganador es el que pueda golpear la mesa más duro. La realidad es que la única forma de solucionar todos estos problemas es por medio de una corrección de las medidas provocadas por Oscar Arias y esto es por medio de una reducción del gasto estatal. Solo así se logrará una disminución efectiva de las tasas de interés y el retorno del tipo de cambio del dólar a niveles más convenientes para todos.

Todos los problemas se hubieran evitado si en lugar de poner en práctica políticas discrecionales, los ciudadanos nos preocupáramos más porque se coloquen reglas claras que limiten los abusos de los gobernantes como, por ejemplo, limitar el tamaño del Estado por medio de topes al gasto. ¿Cuándo aprenderemos?

miércoles, 6 de febrero de 2013

Desde la tribuna: el poder legislativo bajo el pueblo

No me gusta el diseño del nuevo edificio para la Asamblea Legislativa. Aclaro que sí creo necesario que exista un edificio apropiado, con proyección adecuada, con espacios que favorezcan la funciones y naturaleza del parlamento costarricense.

Quien trabaja y vive en un tugurio arriesga desarrollar mentalidad de tugurio, la mente deja de pensar en adecuadamente y se ajusta al medio. Nuestra sede legislativa evidencia terribles problemas y carencias.  Algunos despachos son un remedo de oficina, dan pena y no favorecen la función. No hay apropiadas instalaciones para nada. Algunos diputados que trabajan mucho o viven fuera de San José pasan penurias, incomodidades y terribles congojas. No se trata de proveer lujos ni excesos, sino de hacer las cosas bien.

Me parece grotesco que el principal salón de la Asamblea sea el “Salón de expresidentes de la República”. Una terrible contradicción de un poder legislativa que ignora su posición constitucional y la doctrina republicana básica. ¡Ni qué decir del Salón de Beneméritos!  La galería de fotos no parece propiciar el honor del pronunciamiento.  

La historia sentencia que la edificación principal se había iniciado y diseñado para “casa presidencial”.  El anecdotario recoge un caso especial, en lo que ahora se conoce como “Casa Villalobos” y es sede de la Comisión de Asuntos Internacionales e Interparlamentarios (¡no interplanetarios, como leyó algún diputado distraído!), se decía que su propietario había construido esa casa, previo a las elecciones de 1948, presumiendo que todas las mañanas se levantaría, volvería a ver hacia la Casa Presidencial y diría “¡Buenos Días Doctor!” y que, por eso, quedó bautizado así (“¡Buenos Días Doctor!”), pues ni el doctor Calderón Guardia volvió a la Presidencia ni la edificación se usó para Casa Presidencial.

No sé si con tino o desatino, pero se vendió el inmueble del Congreso Nacional al Banco Central para que sentara allí sus edificaciones y, entonces (improvisación por antonomasia) se optó por utilizar la edificación para Asamblea Legislativa y se pasó la sede a Cuesta Moras.

Tampoco me gusta el precio de 76 millones de dólares para la construcción de la nueva edificación.  No me parece la idea, ni el diseño ni la magnitud. Pero, ¡eso sí!, al igual que la mayoría de la gente, disfruto mucho la propuesta de que la Sala del Plenario se haya acomodado en el subsuelo, tipo sotanesco, para recordar  a todos que los diputados están bajo el pueblo, que el pueblo está arriba y que es quien manda.
   
Federico Malavassi Calvo

martes, 5 de febrero de 2013

La columna de Carlos Federico Smith: Cesantiadas

Cada vez más uno se va dando cuenta de los abusos que con la cesantía se cometen en ciertos sectores de la economía; particularmente en grupos del sector público. Ahora le toca la hora a un par de ellos. Empiezo con la Municipalidad de San José. ¿Cómo es posible que, de acuerdo con convenciones colectivas arrancadas a los recursos limitados de los presupuestos del municipio josefino, sus empleados se pensionen con 30 años de cesantía? El resto de trabajadores del país –y que son muchos- lo hacen con tan sólo 8 años. 

La seccional municipal de Albino se lanzó a la huelga porque, ante gestiones afortunadas de la Contraloría orientadas a reducir aquel descomunal abuso, hubo otros grupo sindicales que, como gran cosa, aceptaron una propuesta para reducir la cesantía a 25 años y a 20 a los trabajadores nuevos que entren a trabajar allí (me imagino que, ante esta gollería, muchos querrán entrar a trabajar en la Municipalidad). Mientras el trabajador común corriente logra 8 meses, los pupilos de Albino quieren conservar el privilegio de 30 años y acusan de traidores a otros grupos laborales de la Municipalidad porque aceptaron 25 y 20 años, que en sí constituyen otro enorme privilegio que se paga con los impuestos saldados en dicho municipio.

Que no me vengan con cuentos los políticos de turno. ¿Quiénes son los manganchas alcaldes de la ciudad de San José que, a lo largo de los años, han permitido ese relajo? Que den la cara y asuman su irresponsabilidad ante los ciudadanos de San José.

El otro día, en el Canal 7, hubo una lucha de artes marciales mixtas–esto es, boxeo, karate, lucha libre, de todo- entre el líder del sindicato de los médicos y el líder de otros sindicatos, Albino, mediando la inmoderación de Pilar. ¡Qué no se dijeron! En lo que interesa referirme ahora, la cesantía, el gremio médico la obtiene no tomando como base el salario, sino que se adicionan el pago de guardias, horas extras y disponibilidad, lo cual explica esas cesantías jugosas de cientos de millones de colones, que algunos galenos han logrado en los últimos tiempos. Eso me parece que no está bien. Albino, oportunista, se opuso en el programa de Pilar a que se otorgara  ese privilegio a los médicos, pues le estorbaba para lograr un ajuste salarial para cierto gremio de la ANEP, que a él le interesa impulsar. No vaya usted a creer, en algún momento, que el impulso que ha movido a Albino era el de evitar un desperdicio de recursos públicos. Para terminar el programa, la sugerencia de Pilar fue que, en privado, los dos gremios se reunieran para resolver entre ellos sus diferencias. Lo que Pilar no se dio cuenta, siendo ella tan lista, es que ambos sindicatos se pondrían de acuerdo en que sus diferencias sean pagadas por quien cubre los impuestos: la ciudadanía.

Como ahora los políticos nos dicen que sí van en serio, ¿por qué no aprueban un proyecto de ley en la Asamblea Legislativa, que establezca que, para efecto de la cesantía, todos los trabajadores del sector público del país tendrán un límite de 8 años y no más? Así también se pondría un orden impostergable en otros gremios, que reciben pagos de cesantía que hoy el ciudadano cubre por medio de impuestos. Esos gremios ahora están muy calladitos, pero son muchos y muy influyentes. Listos para el caso de que alguien pretenda tocarles sus intereses.


lunes, 4 de febrero de 2013

Tema Polémico: Camino al 2014


¡Impresionante! ya nos encontramos a menos de un año de las elecciones, igualmente impresionante es que ya prácticamente se cumplen tres años del gobierno de Laura Chinchilla y parece que el mismo transcurrirá sin logro alguno. Así las cosas, el día de hoy queremos centrarnos en vías de acción en ambos sentidos: para el último año de gobierno, así como para la oposición.

Evidentemente, durante estos casi tres años de adminitración el Gobierno de Chinchilla no ha tenido ni una sola consigo, su “gran proyecto” La Trocha ha quedado absolutamente desteñida en razón del sin fin de acusaciones de corrupción que han acaecido sobre el proyecto. Bajo esta óptica, el Gobierno debería apostar por algún proyecto de ley que le permita maquillar su desgastada gestión. Sin duda, una opción interesante a nivel político sería seguir las recomendaciones de los Notables en cuanto a expropiaciones. Dicha propuesta no pareciera en principio que tendría mayor oposición, y definitivamente el tema de expropiaciones es de los que más complica la ejecución de nuevos proyectos de infraestructura en el país. De aprobarse dicho proyecto, al menos la mandataria podría poner algún legado para el país en su currículum vitae. Como decíamos el tiempo no es mucho, por lo que el Gobierno debería estar buscando algún proyecto sencillo pero de alto impacto.

En cuanto al tema de las elecciones del 2014, no cabe duda alguna que el Alcalde de San José al día de hoy tiene el camino absolutamente allanado, sin que exista alguna opción coherente para arrebatar una victoria que parece segura para los verdiblancos. En este sentido, una vez más insistimos en lo que ya hemos dicho con anterioridad, si se pretende vencer a Liberación Nacional se requiere de dos elementos vitales: a) Una figura PÚBLICA pero no política, que los costarricenses lo consideren como alguien exitoso, de confiar y honesto. b) Una alianza programática sobre temas técnicos impostergables en el país (salarios del sector público, gasto público, mayor representación del sistema democrático, etc).  Cualquier intento de coalición por parte de la oposición que carezca de alguno de estos elementos está destinado al fracaso

Como se ve distintos actores políticos tienen mucho en que trabajar durante este año 2013, sólo el tiempo dirá si tienen la capacidad para llevar a buen puerto las duras tareas que tienen por delante, si por la víspera se saca al día pareciera que todo seguirá exactamente igual de aquí a las próximas elecciones: un gobierno inepto y una oposición desdibujada y sin ideas….¡bienvenidos país más feliz del mundo!

viernes, 1 de febrero de 2013

Viernes de recomendación

El día de mañana, 2 de febrero, se conmemora el 108º aniversario del nacimiento de Ayn Rand, para nosotros, una de las personas más brillantes que ha tenido la humanidad. Su pluma, directa, ética y libre, nos ha expuesto los mejores argumentos para la defensa de la libertad y la racionalidad. Con ocasión de esa fecha, queremos compartir con ustedes una de sus más extraordinarias novelas: El Manantial, el cual presentamos en dos tomos: Tomo I y Tomo II. Esperemos la disfruten tantísimo como nosotros.