lunes, 31 de mayo de 2010

Tema Polémico: caudillismo latinoamericano


En ASOJOD estamos completamente seguros que todos nosotros, en más de una ocasión, hemos escuchado a alguien decir que la única forma de resolver los problemas de nuestro país es que llegue una persona fuerte a poner orden y a aplicar medidas sin tener que pedirle permiso a nadie. Esa petición se apoya en la sempiterna queja contra la Asamblea Legislativa, donde la discusión y la oposición entraban proyectos que, a juicio de algunos, deberían ser aprobados a la mayor celeridad posible.

Pues bien, esta forma de pensar no es exclusiva de Costa Rica, sino que se extiende por toda Latinoamérica. No es nada nueva; por el contrario, ha existido desde que nuestros países obtuvieron la independencia hace varios siglos. Ejemplos hay muchísimos en la historia Latinoamericana: Manuel Noriega en Panamá, Alberto Fujimori en Perú, la dictadura militar en Argentina, Hugo Chávez en Venezuela, Fidel Castro en Cuba y la lista puede continuar mucho más. El más reciente caso que tenemos de caudillismo latinoamericano es la intención del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega la semana pasada de disolver el Congreso y de ese modo eliminar a la oposición y así poder hacer lo que le venga en gana.

Si esta es una característica de Latinoamérica, la pregunta obvia sería ¿ha mejorado algún país gracias a un caudillo o a una dictadura? Nuevamente la historia nos resulta útil para demostrar que la inmensa mayoría de los países que han tenido dictaduras en el pasado han terminado peor que antes, especialmente aquellas naciones que han tenido dictaduras socialistas. Por lo general, todos esos regímenes llegan al poder con el discurso de eliminar la pobreza y más bien terminan dejando más pobres que cuando llegaron. Además, es común que este tipo de gobiernos terminen favoreciendo únicamente al grupo de “amigos” más cercano al dictador por medio de favores y actos de corrupción. Ya lo decía Lord Acton: "el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente".

Por otro lado, los países más desarrollados del mundo hace rato comprendieron que no es mediante la fuerza que se logran las cosas; prueba de ello es que en las últimas décadas, han rechazado los cantos de sirena de algún caudillo mesiánico y han preferido comportarse como sociedades democrácticas civilizadas. Tal parece que mientras otros países han superado estas formas de pensar equivocadas, en Latinoamérica se continúa con esta majadería que viene desde la época de la colonia. Aquí vale la pena recordar la famosa frase de Albert Einstein: locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados.

En ASOJOD estamos convencido que el poder no puede estar únicamente en manos de una persona o de un pequeño grupo de personas. Creemos que todo gobierno debe de contar con cierto grado de oposición seria que no permita el abuso de poder. El Estado no debe tener mucha injerencia en la vida cotidiana de los individuos y se debe propiciar una sociedad en donde el poder de decisión y de actuar caiga sobre cada uno.

viernes, 28 de mayo de 2010

Viernes de Recomendación


Para el día de hoy les queríamos ofrecer el ensayo: "Una refutación al materialismo filosófico y al determinismo físico" del profesor Alberto Benegas Lynch. En el que se pretende criticar dicha corriente filosófica, y defender la existencia del libre albedrío.

jueves, 27 de mayo de 2010

ECONOMÍA: No, la culpa no es del euro


Ahora que arrecian las críticas contra la moneda única europea desde todos los frentes, hasta el punto de elevarla a causa última de la crisis económica, conviene no caer en la demagogia simplona aceptando como víctima propiciatoria aquella que nos ofrece con suma ligereza quienes sí han causado este entuerto.

No voy a defender el euro porque sea una divisa que me agrade, al fin y al cabo se trata de un dinero fiduciario de curso forzoso, una aberración que debería resultar inaceptable para todo liberal y buen economista. No, si voy a defender al euro es porque precisamente lo que se le critica son todo ese elenco de políticas inflacionistas que siempre se han terminado cargando las economías y que la moneda única reprime en alguna medida; en otras palabras, si voy a defender al euro es porque quienes lo critican pretenden sustituirlo por algo mucho peor.

Para empezar, deberíamos ser moderadamente escépticos con la afirmación de que si España o Grecia no hubiesen entrado en la moneda única, habrían recibido menos crédito externo, dificultándose la financiación de su burbuja inmobiliaria o de sus déficits públicos. Los casos de Islandia, Hungría o Letonia demuestran que las expansiones crediticias de la banca tienden a filtrarse a todos los países que demandan crédito, resultando poco relevante durante un tiempo el riesgo de cambio (cuando todos los sistemas bancarios inflan su crédito, el valor de sus divisas puede parecer falsamente estable). Es muy probable que, aun estando España fuera de la moneda única, sus bancos se hubiesen endeudado en euros para conceder hipotecas a bajísimos tipos de interés en pesetas o, más simple, que hubiesen concedido directamente hipotecas multidivisas en euros.

Pero no querría centrar la discusión en si a España o a Grecia les hubiese ido mejor a principios de la década estando fuera del euro. Mi intención es responder a todos aquellos que apuntan a que la crisis europea se ve agravada por el hecho de poseer una moneda común, que es gestionada por un banco central (cada vez menos) independiente y que implica un sistema de tipos de cambio fijos entre países. ¿Realmente resultan estas condiciones monetarias tan catastróficas para la recuperación?

No, en sí mismo este marco institucional facilita el cálculo económico, la iniciativa empresarial y, sobre todo, el ahorro a largo plazo. Cuando el valor del dinero es más o menos estable, los agentes económicos pueden concentrar sus esfuerzos, no en protegerse contra el envilecimiento de la moneda, sino en servir más eficientemente a los consumidores. Por consiguiente, ¿cuáles son los problemas que acarrea el euro en opinión de sus críticos? Sólo uno: que no se puede emplear la inflación monetaria como mecanismo rápido y sencillón para solucionar los problemas particulares de cada economía.

Por ejemplo, si un país tiene un problema de competitividad exterior, sus industrias menos competitivas deberían reorganizarse para o bien para reducir los precios o bien para ofrecer productos más valiosos a un mismo precio. La solución de los inflacionistas es, por el contrario, más simple: depreciemos el tipo de cambio de la divisa nacional. De este modo, todos los precios automáticamente se reducirán. Poco les importa que la depreciación puede provocar que industrias que antes eran competitivas dejen ahora de serlo (si, por ejemplo, importan la mayor parte de sus factores productivos) o que se esté impagando de facto parte de las deudas exteriores del país (generándoles un agujero en sus balances a los acreedores). En lugar de favorecer la readaptación de la economía —eliminando todas las trabas y apoyos políticos distorsionadores—, alaban la depreciación como la solución a adoptar.

Otro ejemplo derivado del anterior: si para ganar competitividad en el extranjero es necesario reducir los salarios, al ser éstos muy inflexibles a la baja, más vale inflar el valor de la moneda para reducirlos en términos reales. De nuevo, lo mismo da que envileciendo la moneda no sólo pierdan poder adquisitivo los salarios, sino todas las otras rentas que no se indicien con la inflación; o lo mismo da que la inflación perjudique especialmente a las industrias punteras que más han invertido en capital (dado que el aumento de precios incrementa desproporcionalmente la rentabilidad de las compañías menos capital intensivas como supo ver Hayek en su ‘Efecto Ricardo’); o que los trabajadores puedan perfectamente esterilizar el efecto de la inflación si negocian al alza sus salarios (de modo que sólo pierden los grupos menos organizados que suelen ser los inversores de renta fija, esto es, buena parte de los ahorradores de un país). En lugar de defender que el mercado laboral debe reformarse de arriba abajo (eliminando los privilegios sindicales que existan) para ganar flexibilidad, les resulta más fácil inflar el valor de la moneda.

Y para terminar, otro caso de sobras conocido: si el coste de la deuda público de los países más manirrotos se dispara porque ningún inversor quiere prestarles dinero ante el dramático estado de sus cuentas públicas, de nuevo la solución es… ¿adivinan? Sí: inflación. Es el banco central quien tiene que monetizar deuda para así financiar los déficits presupuestarios del Gobierno con un ahorro que no posee y a tipos de interés artificialmente bajos. Por lo visto, a nadie se le ocurre que los Estados deficitaros deban ajustar sus cuentas antes de seguir gastando y despilfarrando aquello que no tienen; era más fácil que un banco central títere les siga financiando sus juergas. Muy bien, pero entonces no nos quejemos cuando pierdan todo incentivo a ser austeros y se aficionen a financiarse crucificando la moneda.

Así las cosas, ¿puede decirse que el euro sea el responsable de la crisis actual? De ninguna manera: el problema está en unos gobiernos que prefieren recurrir a la inflación antes que al reajuste de sus economías. Una completa huida hacia adelante que sólo sirve para erosionar el capital y el crédito de esos países —sólo hay que ver cómo se encontraban antes de entrar en el euro las economías que como Grecia, Portugal, Italia o España más jugueteaban con sus divisas— retrasando las reestructuraciones duras, largas, complejas e imprescindibles de la economía.

Si se puede decir que el euro ha fracasado es porque los PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España) deberían haberse comportado como alemanes, pero en ningún momento se mostraron dispuestos a ello. Sus gobiernos ni querían dejar de gastar ni hacer las reformas “estructurales” necesarias, de manera que Alemania se ha tenido que encerdar para rescatar a los cerdos. Sería tanto como decir que un espacio libre de humos provoca cáncer de pulmón porque han entrado adictos al tabaco que no pueden evitar fumar a todas horas, convirtiendo al resto de las personas en involuntarios fumadores pasivos. Pero obviamente, en ese caso lo que seguiría provocando cáncer es el tabaco, no el espacio libre de humos; otra cuestión es si en un principio los no fumadores debieron haber abierto las puertas de esa sala a adictos incontrolables a la nicotina.

Juan Ramón Rallo

lunes, 24 de mayo de 2010

Tema polémico: 8% del PIB para educación


La semana anterior se anunció que el proyecto de reforma constitucional, que pretendía elevar de un 6% a un 8% del PIB la suma de dinero que se destina a la educación pública, fue aprobado de forma unánime por los 57 padres de la patria.

Sin lugar a dudas, este es un tema sumamente popular: rara vez se escuchan voces disidentes respecto a dotar a la educación de más recursos, pero el día de hoy –para variar- seremos los aguafiestas que lanzaremos ciertos cuestionamientos al proyecto. No vamos a insistir en el tema axiológico-ético del por qué es o no legítimo que me quiten el fruto de mi esfuerzo para transferírselo a alguien más, toda vez que en muchas otras ocasiones hemos discutido este tema, y aún nadie nos ha dado una respuesta satisfactoria a dicha interrogante. Sólo cabe resaltar en este momento, que el mencionado proyecto no escapa a esta crítica.

Ahora bien, muchos ingenuamente creen que gastar (invertir dirían ellos) en educación es una salida mágica al subdesarrollo, lo cual al menos no es enteramente cierto, o mejor aún es sólo una parte de la historia. Es cierto que una mejor preparación académica aumenta el capital humano y con ello las posibilidades de conseguir un mejor empleo. Pero la palabra clave es esta, empleo. Nada hacemos con personas super-calificadas, sino tenemos una economía competitiva y dinámica que los este demandando.

El caso cubano es sumamente aleccionador en este sentido. Allí la educación no sirve de gran cosa porque no hay una economía activa y pujante que demande nuevos profesionales. A lo mucho, los famosos médicos cubanos deben emigrar para encontrar trabajo o esperar a ser moneda de cambio con los socialistas latinoamericanos para ir a trabajar obligatoriamente a esos países. Algo similar a la encomienda que existía en épocas de la Colonia. En ese sentido, es claro que de nada sirve enseñar a pescar, si el mar no tiene pescados o se encuentra contaminado. Por ello, la educación requiere como complemento una moneda sana, tasas de interés aceptables, finanzas públicas responsables, flexibilidad en el ambiente laboral, cargas tributarias competitivas, infraestructura de calidad, tramitología razonable, etc.

Otro aspecto importante, es que se debe evaluar muy seriamente qué se pretende ofrecer con la educación. ¿Es la educación un vehículo para mejorar las condiciones de vida de los individuos o es un simple cúmulo de conocimiento que debe de ser aprendido? De ser el primer caso, la enseñanza debe de ser reformada, haciendo que la misma se vea dirigida hacia las necesidades del mercado laboral. Porque de nada sirve que se gradúen cientos de sociólogos, bilbliotecólogos, antropólogos, filósofos, sino existe demanda para ellos. Eso no es inversión, es tirar el dinero por el retrete.

Por último otro aspecto que nos preocupa, es cual será el destino específico de ese nuevo 2%. ¿Será utilizado para potenciar a los estudiantes o por el contrario, serán nuevos recursos que quedaran atrapados dentro de la burocracia y los intereses sindicales?. La eficiencia y el destino del gasto es un tema que no puede ser pasado por alto. Por ello, no se trata simplemente de definir un porcentaje arbitrario y sentarse a esperar el milagro del progreso. No se trata de destinar más dinero a los maestros, a las aulas, a los administrativos y creer que con eso mejorará un sistema educativo que ha demostrado ser fallido, no sólo por sus pésimos indicadores de eficiencia, rendimiento y calidad, sino por los pocos espacios existentes para que los padres y estudiantes decidan el camino por el que transitan.

En conclusión, creemos que en este asunto existe más tela que cortar que la que muchos creerían.

domingo, 23 de mayo de 2010

El debate de la filosofía de la ciencia en el siglo XX


Se me podrá conceder que, efectivamente, muy interesante el “rescate” de la metafísica, en la clase anterior, pero, más allá de interminables discusiones al respecto, la ciencia no tiene que ser “rescatada” de nada. Ella aparece, gloriosa, como el reino de lo seguro, lo objetivo, lo exacto, lo probado, como lo que estaría fuera, afortunadamente fuera, de nuestras interpretaciones, esas tan humanas formas de pensar que empañan todas nuestras discusiones filosóficas, literarias, religiosas, estéticas, etc. Pero la ciencia no merece sufrir nuestras “opiniones”. Ella es el reino de los hechos.

Se habrá advertido, espero, que yo no pienso así. Pero casi todos hemos sido formados en esta visión de la ciencia porque, como dice T. Kuhn, todos hemos pasado por las escuelas primarias posteriores a Newton (1). Y, como una muestra más de este mundo post-kantiano que habitamos, la matemática y la física parecen haber seguido el seguro camino de la ciencia(2). Y el que dice que no es un escéptico. Así estamos, positivistas y post-modernos peleándose ad infinitum.

El positivismo –ese “scientism” denunciado por Hayek(3)- no es más que una exageración. ¿Por qué negar el valor del método hipotético deductivo? ¿Qué tiene de erróneo plantear hipótesis, deducir sus consecuencias, y tratar de ver qué pasa con ellas? Nada. ¿Cuál es el problema filosófico con la física, la química, la astronomía, la biología? Ninguno. El problema no es con tal o cual ciencia, sino con una posición filosófica: el positivismo. El positivismo (4) tiene una y fundamental afirmación que no depende, desde luego, del método hipotético-deductivo: lo que no es ciencia carece de sentido. A la fresca!!!, eso es otra cosa. “Carecer de sentido” es, en el neopositivismo(5), una gravísima acusación. Significa decir que todo discurso metafísico es sencillamente un engaño del lenguaje, una pseudo-proposición que nada significa. ¿Se acuerdan? Hume ya lo había dicho, muy enojado....(6)

Un buen ejemplo sería esta afirmación de Santo Tomás: “Deus est”. En el contexto de la filosofía y el lenguaje de Tomás, eso tenía un claro sentido: Dios es causa fundamental de todo lo existente. Pero los neopositivistas no eran amigos de los contextos, sino más bien, de los textos, a los cuales les tomaban examen de lógica matemática: ¿Dios es qué?, preguntaría el positivista. El “es” requiere un predicado, si no lo hay, la proposición está mal formada desde el punto de vista sintáctico.

Obviamente los tomistas tenían mucho que decir a los neopositivistas, pero estos últimos no estaban interesados en absoluto por lo que ellos –esos anticuados y conservadores estudiosos de un fraile medieval- pudieran decir. Uno de ellos, Carnap, se entretenía tomando examen de lógica a Heidegger(7), pero eso tampoco era un problema, y en primer lugar no lo era para Heidegger. El problemita se produjo cuando alguien, que hablaba el idioma que hablaban los neopositivistas, habló. Y habló en contra. Esto es, cometió un pecado mortal, dijo que la metafísica puede tener sentido.

El pecador fue Karl Popper: “...Nada más fácil que crear una nueva fórmula existencial que exprese la aserción archimetafísica: que existe una persona a que está en todos lados, capaz de colocar cualquier cosa en cualquier lado, que piensa todo lo que es verdadero y sólo esto, y tal que nadie más lo sabe todo acerca del pensar de a”(8). Y renglones más abajo: “...Su significado me parece perfectamente claro...”.

Pero Popper cometió varios pecados más. No sólo afirmó que la metafísica puede tener sentido (lo cual no quiere decir que todas las proposiciones metafísicas sean verdaderas), sino, además, que:

a) La metafísica forma parte del proceso que lleva al descubrimiento de hipótesis que serán después físicas (en esto coincidió con un brillante y poco conocido historiador de las ciencias, A. Koyré, discípulo de Husserl (9) e inspirador de T. Kuhn(10). ¡Qué chico es el mundo! J)

b) La diferencia entre metafísica y física no pasa pues por el sentido o el sin-sentido sino porque la física puede ser empíricamente contra-dicha, esto es, falsada. La física no es entonces el ámbito de lo irrefutable, sino de lo refutable (11).

c) Hay cuestiones estrictamente metafísicas de las cuales podemos tener certeza: el realismo, la noción de verdad(12), el indeterminismo(13), la inmaterialidad de la inteligencia(14). y una norma ética que sintetiza, creo, toda su filosofía: el eje central de la racionalidad es el diálogo(15)...

Lo nuevo no fue el diálogo entre la física y la metafísica (muchos tomistas, como buenos aristotélicos, ya lo estaban haciendo) sino que todo esto fuera dicho por Karl Popper, desde el centro de los debates sobre la ciencia y la filosofía de la ciencia.

Pero Popper quedó como un viejito conservador al lado de lo que vino después.

Lo que vino después fue, en primer lugar, un joven y brillante historiador de la ciencia norteamericano, a quien ya hemos nombrado, T. Kuhn. Bueno, joven cuando publica el libro que lo lleva a la fama, en 1962 (16).

Kuhn establece, entre varias , estas dos cuestiones que parecen contradecir al ya sesentón Popper:

1. La racionalidad de la ciencia no es “algorítmica” (17) esto es, no tiene exactitud lógica ni matemática. Las teorías no se eligen merced a un proceso deductivo.

2. Los científicos no quieren para nada someter a sus teorías a falsación. Al contrario, se aferran a sus teorías convirtiéndolas de ese modo en paradigmas, ejes centrales e invisibles de interpretación del mundo.

Lo primero no es de ningún modo contradictorio con Popper, aunque el modo de escribir hiciera parecer lo contrario. Popper aclarará más adelante(18) que ni la corroboración ni la falsación son lógicamente necesarias, porque la negación de una consecuencia no puede refutar el conjunto de hipótesis de una teoría. Esto es clave para comprender la “no exactitud” de la ciencia... Además, si bien Popper hablaba de “hechos”, sin embargo afirmó una y otra vez que la “base empírica” está interpretada según la teoría que tengamos in mente(19), y por eso para Popper la teoría es siempre previa a la observación, y de allí su rechazo al inductivismo. Esto es fundamental porque coloca a Popper en una posición hermenéutica mucho más cercana a Kuhn de lo que él mismo pensaba.

Lo segundo es más problemático. Se trata del enfrentamiento de dos mentalidades: prescriptiva, ética, en Popper, historiadora en Kuhn. En este último, lo importante es lo que los científicos hacen más que lo que deben hacer. Y lo que hacen es aferrarse a sus teorías. ¿O no? Popper no negaba esto último y Kuhn no negó nunca el papel del diálogo; el punto es el rol que cada uno enfatizaba para el desarrollo de la historia de la ciencia. Kuhn tuvo la enorme virtud de introducir en la epistemología la plena conciencia del papel que juega en la cosmovisión del científico su circunstancia histórica, tan sobre sus narices que él no la ve y la llama “los hechos”. En ese sentido Kuhn implica la introducción de la conciencia histórica en la ciencia positiva, y eso es bueno. Popper lo acusa después de relativista(20) pero eso es dudoso. Es verdad que Kuhn rechazaba la noción de verdad como adecuación con la realidad(21) pero... ¿Qué estaba rechazando en realidad? Tal vez una noción de verdad que implicaba “hechos” versus las teorías.... Y esa noción de verdad no conducía a ningún lado....

Bien, pero esto no es todo. En 1965, en un famoso congreso en Londres, otro joven epistemólogo, esta vez húngaro, Imre Lakatos, hace una larga ponencia que después se hace famosa(22). Parte de la fama es que trató de conciliar el espíritu prescriptivo de Popper con el espíritu historiador de Kuhn. Es verdad, si, que los científicos se aferran a sus paradigmas. Ni Galileo ni Newton eran popperianos (no son dos ejemplos “menores”): ambos estaban convencidos de la absoluta verdad de sus teorías y no pensaban criticarlos ni someterlos a falsación de ningún modo. Tenían, en ese sentido, un núcleo central que no estaban dispuestos a abandonar. Pero, con esa actitud, ellos y los que trabajaban en su programa de investigación generaban una serie de hipótesis adicionales, hipótesis ad hoc, que como un cinturón protector rodeaban al núcleo central para defenderlo de anomalías. Cuando esas hipótesis generaban predicciones que eran no falsadas, entonces el programa era progresivo. Cuando no, era regresivo, y así la racionalidad popperiana se introducía de vuelta en escena, como una consecuencia no intentada de la historia de la ciencia....

Pero entonces Feyerabend, otro brillante historiador de la ciencia, totalmente iconoclasta de ciertos criterios de racionalidad, hace una impertinente pregunta a su amigo Lakatos: ¿cuándo se sabe que un programa es progresivo o regresivo?(23). Ahora sabemos que el programa de Galileo fue progresivo, pero, ¿cómo saberlo en su momento? Galileo no triunfó porque siguió las reglas sino porque violó todas las de su tiempo.... ¿Y cómo saber qué es lo racional y lo que no ahora?

Y la respuesa de Lakatos no podría haber sido más sorprendente: la ciencia es correr el riesgo....(24) De estar acertado ahora y equivocado después, y viceversa.... (¿Les suena la palabra “riesgo” a los economistas austríacos que estén leyendo estas líneas?)

Por más sorprendente que parezca, todo el debate post-popperiano de la ciencia ha llevado a las siguientes conclusiones:

a) la ciencia depende de presupuestos meta-físicos (Popper);

b) la ciencia no puede probar con exactitud, tampoco puede falsar o corroborar con extactitud (Popper).

c) La ciencia no se maneja con hechos desnudos de interpretación, pues los supuestos hechos objetivos son interpretados desde la teoría que queremos testear (Popper).

d) La ciencia depende de paradigmas históricos tan cercanos a la mentalidad del científico, que éste no los ve como tales (Kuhn).

e) La ciencia, con conciencia de ello o no, corre el riesgo de la progresividad o no de esos paradigmas (Lakatos).

f) La ciencia depende de audaces posturas que rompen reglas, más que seguirlas (Feyerabend).
Por supuesto, puede alguno disentir gravemente con todo esto pero quiero volver a reiterar que este es el panorama de la filosofía de la ciencia del s. XX, esto es, no son estos debates que han llagado a los filósofos de la ciencia desde fuera de su “mundo de vida”. No son temas hablados desde la literatura o la filosofía tomados luego por los científicos. Son temas hablados desde los ejemplos más caros a la historia de la ciencia occidental (Galileo, Kepler, Newton) desde filósofos de la ciencia (Popper, Kuhn, Lakatos, Feyerabend). Mario Bunge podrá decir que todos ellos están locos pero no podrá decir que está hablando con Heidegger.

No, directamente. Indirectamente, todo este debate ha implicado una confluencia entre la epistemología, la hermenéutica y la más alta filosofía que hay que ver a qué nos conduce. Por mi parte, predigo que al re-descubrimiento de un nuevo tipo de racionalidad, esa racionalidad humana de la cual la racionalidad matemática es sólo un aspecto. Predigo también que poco a poco las ciencias llamadas exactas volverán a ser más humildes, y que poco a poco se volverá a hablar de las ciencias como lo que realmente son: parte de las humanidades. Y predigo también que el último y refinado totalitarismo de Occidente, a saber, el muro de la obligatoriedad de la ciencia, caerá, dando lugar a nuevos e insospechados espacios de libertad (25).

Porque la ciencia –cabe recordar lo obvio- no es divina ni animal. Dios no la necesita y los animales tampoco. Es un producto específicamente humano y como tal debe ser visto. Es comprensible que veamos en sus logros la esperanza de que nos libre totalmente de nuestras maldades. Pero eso es hacerle jugar el papel de Dios y entonces, trágicamente, convertirla en bestia.

Gabriel Zanotti


Lectura recomendada:

Popper, Karl: Búsqueda sin término (autobiografía intelectual); Tecnos, 1985. Caps. 1 al 10.



Notas:

1 Kuhn T.: La revolución copernicana [1955]; Orbis, 1978. Es interesante reparar en que cierta mentalidad positivista forma parte de un sustrato cultural que damos por supuesto, sin advertirlo. Es un buen ejemplo de cómo ciertas concepciones filosóficas pueden formar parte de ese mundo de vida cotidiano del que siempre estamos hablando. A modo de ejemplo, reparemos en las siguientes suposiciones, casi nunca sometidas a crítica en nuestra vida diaria: a) la ciencias son objetivas y nos hablan de los hechos; b) lo filosófico, lo literario, lo religioso, se puede debatir; lo científico, no, porque está “probado”; c) en esas “pruebas” lo numérico tiene una importancia fundamental. Los “datos” tienen que ver con cifras y estadísticas que habitualmente se nos arrojan por la cabeza, o nosotros “tiramos” sobre alguien, casi con violencia, como diciendo “y ante esto no hay discusión”. Entonces, parece que cuantos más porcentajes y estadísticas haya a nuestro favor, mejor, porque eso no estaría librado a interpretaciones. Por eso separamos el mundo entre “datos” y “opiniones”. Finalmente, suponemos que los gobiernos tienen el deber de protegernos la salud con los supuestos datos objetivos de la ciencia...

2 Kant, I.: Crítica de la razón pura, Introducción.

3 Hayek, F. A. Von: “Scientism and the Study of Society” en The Counter-Revolution of Science, Liberty Press, 1979.

4 Sobre positivismo y neopositivismo, ver la clásica compilación de Ayer, A.J.: El positivismo lógico, Fondo de Cultura, 1978.

5 La diferencia entre positivismo y neopositivismo es más bien histórica. El último refiere al movimiento específicamente llamado así o positivismo lógico, cuyos autores centrales son Schlick, Carnap, Hahn, Neurath y tal vez Hempel, y que editan la revista “Conocimiento” de 1929 a 1939. En ese año, los que tuvieron suerte, pudieron emigrar a los EEUU. A Hitler no le divertía escuchar que lo suyo carecía de sentido....

6 Decíamos en la clase 6: “Ambas respuestas son un claro ejemplo de los genes culturales puestos por Hume antes que Kant. Y, tal vez, de un modo más hostil. Cansado de las elucubraciones de la metafísica clásica continental, nuestro alegre escocés se cansó definitivamente de ella y arremetió contra toda metafísica: “...Cuando curioseamos los libros de una biblioteca, persuadidos de estos principios, ¿qué debemos destruir? Si cae en nuestras manos algún volumen, por ejemplo de teología o de metafísica escolástica, preguntémonos: ¿contiene algún razonamiento abstracto sobre la cantidad o sobre los números? No. ¿Contiene algún razonamiento experimental sobre cuestiones de hecho y de existencia? No. Entonces, arrojémoslo al fuego porque no contiene más que supercherías engaño*” (Investigaciones sobre el entendimiento humano, citado por Abbagnano en op.cit. en bibliografía obligatoria; p. 319). Obsérvese qué interesante: “supercherías y engaños”. Lo que no es física o matemática es un sin-sentido. Exactamente la misma acusación que el neopositivismo contemporáneo (1929-39) hace a toda metafísica. Hume se adelantó dos siglos. No sabemos si este enojo de Hume ocupaba el lugar de sus pensamientos, ni estamos afirmando que se lo deba ver como fundamentalmente desde esa expresión. Gracias a Dios, él escribió otras importantes obras que no contenían física o matemática y obviamente no las arrojó al fuego. Sólo decimos que este enojo antimetafísico ha marcado a la cultura occidental del s. XVIII para adelante y no ha podido ser acallado por las diversas corrientes que han intentado un rescate de la metafísica (neoescolásticos, Husserl, Rosmini).
Pero, ¿era esperable este resultado? ¿Era esperable este escepticismo antimetafísico? Después de la metafísica continental, donde incluso la física teórica dependía de la demostración de la existencia de Dios, Hume puede interpretarse como una reacción. Sin embargo, recordemos que esta crisis tiene un origen más profundo. El famoso problema del puente entre sujeto y mundo externo. Tanto Descartes como Locke quisieron cruzar el puente. Esto es, demostrar que el mundo externo existe. Pero hoy podemos, retrospectivamente, hacer esta pregunta: ¿por qué había que cruzar ese puente? Ni Aristóteles, ni Platón, ni San Agustín ni Santo Tomás intentaron cruzar nunca nada. Y hoy en día, desde perspectivas muy diferentes, un Gilson, un Putnam o incluso un Popper replantean el valor filosófico de un realismo natural que pase por el costado de ese puente. ¡Muy interesante! Lo que queremos decir es: tal vez el enojo de Hume dependió también de un puente que al intentar ser cruzado se rompía siempre en mil pedazos, haciendo caer al sujeto en las aguas encrespadas de la nada.”

7 Ver Carnap, “La superación de la metafísica mediante el análisis lógico del lenguaje”, en Ayer, op.cit.

8 Popper, K., Conjeturas y refutaciones, Paidós, 1983, cap. 11.

9 Ver Solís, C.: “Alexandre Koyré y la ha historia de la ciencia”, introducción a Koyré, A.: Pensar la ciencia, Paidós, 1994.

10 Kuhn, T.: The Road Since Structure, University of Chicaco Press, 2000, Part III.

11 Todo su famoso y clásico La lógica de la investigación científica [1934](Tecnos, 1985) está dedicado a este tema.

12 En Realismo y el objetivo de la ciencia, Tecnos, 1985.

13 En Conocimiento objetivo, Tecnos, 1988.

14 En El universo abierto, Tecnos, 1986

15 Ver Artigas, M.: Lógica y ética en Karl Popper, Eunsa, Pamplona, 1998.

16 Nos referimos obviamente a La estructura de las revoluciones científicas (Fondo de Cultura, 1970).

17 Op.cit., cap. VI, y “Objetividad, juicios de valor y elección de teorías”, en La tensión esencial, Fondo de Cultura, 1996.

18 En realismo y el objetivo de la ciencia, op.cit., introducción.

19 La lógica de la investigación científica, op.cit., cap. 3.

20 En “The Myth of the Framework”, en el libro homónimo editado por Routledge en 1994.

21 Ver “Reflections on my Critics” en Criticism and the Growth of Knowledge, Cambridge University Press, 1970.

22 Ver La metodología de los programas científicos de investigación, Alianza, 1989.

23 Feyerabend, P.K.: Tratado contra el método [1975], Tecnos, 1981, cap. 16.

24 Lakatos, op.cit., p. 152.

25 Tema central en Feyerabend, op.cit., cap. 18.

sábado, 22 de mayo de 2010

¡Que relajo!


Una vez más, el Estado costarricense nos demuestra que vivimos en un relajo, en una charanga, en una fiesta donde los fondos públicos son extraídos a la fuerza del bolsillo de los tax payers para enriquecer a los amigos del poder. Ahora resulta que se destapó que el anterior gobierno nombró a Jorge Urbina en un puesto diplomático ficticio para mantenerlo en la planilla de la Cancillería, devengando un salario mensual de más de $9.000. El gobierno actual -sucesor absoluto de la Administración Arias- no parece tener interés en sacar de ahí al susodicho, toda vez que la misma Cancillería y la Presidente Chinchilla guardan silencio ante tan soez situación. Lo más que se han dignado a decir es que despedirlo implicaría pagarle prestaciones por más de $90.000 (quien sabe por qué), pero el Ministerio de Relaciones Exteriores no quiere entregar el detalle del monto.

Esta situación revela, al igual que muchas otras, que en nuestro país se crean cargos y oficinas sólo para darle empleo a la gente que colaboró en campaña electoral o que no es fiel a los caprichos de los políticos clientelistas. A los tax payers nos sacan dinero simplemente para premiar a este tipo de personas, que no le aportan nada al país pero sí a sus cuentas.

No es justo que nosotros sigamos siendo víctimas de este tipo de atropellos, viendo cómo el gobierno distribuye la riqueza que nosotros creamos trabajando, invirtiendo, creando y desarrollando, para entregársela a burócratas que no hacen más que vivir a costa nuestra. Parafraseando a Rand, aquellos que trabajan para que otros obtengan los frutos, son esclavos. En ASOJOD hacemos un llamado para que dejemos de ser esclavos y empecemos a ejercer nuestra libertad, exigiéndole a los gobernantes dejar nuestros bolsillos en paz y obligándolos a trabajar para ganarse su salario, sólo en aquellas funciones que sean legítimas para el Estado.

Felicitaciones a los estudiantes del TEC


En ASOJOD queremos extenderle una gran felicitación a los estudiantes del Instituto Tecnológico de Costa Rica, pues a pesar que el jueves pasado, agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) ingresaron al campus para confiscar documentos y realizar investigaciones por denuncias contra algunos funcionarios TEC, ningún estudiante de esa institución realizó bochinche o pataleta alguna, reclamando por violaciones a la autonomía universitaria.

Por el contrario, los estudiantes se quedaron haciendo lo suyo: estudiando, asistiendo a clases, visitando la biblioteca y otras cosas propias del estudiantado. Parece que, al contrario de los de la UCR, los del TEC si entienden que están estudiando en una universidad pública gracias al dinero que le cobran a los tax payers y que tienen que ser responsables y considerados con el gran sacrificio en que incurren los demás ciudadanos.

Ojalá esto sirva como ejemplo para algunos revoltosos que creen que los estudiantes tienen como función hacer revueltas y despelotes.

viernes, 21 de mayo de 2010

Viernes de recomendación


Para este Viernes de recomendación, queremos compartir con ustedes el interesante ensayo del Dr. Enrique Ghersi, titulado "La economía de la corrupción", donde se analiza cómo los costos de cumplir la ley influyen en su cumplimiento, de forma tal que, en nuestros sistemas jurídicos, se tiende a empujar hacia la ilegalidad, porque lo oneroso de cumplir la ley motiva a buscar salidas fáciles para poder sobrevivir.

jueves, 20 de mayo de 2010

ECONOMÍA: Acuerdo con UE es una oda al mercantilismo


Los clientes de los Auto Mercados tienen motivos para celebrar con el cierre de las negociaciones con la Unión Europea. Productos gourmé pronto serán más baratos para beneficios de las clases acomodadas del país. Para ellos sí habrá libre comercio.

¿Pero qué hay de los clientes de los Palí y de las miles de pulperías y tiendas de abarrotes a lo largo y ancho del territorio nacional? Pues ellos no tendrán acceso, sin pagar impuestos de importación, a leche, papas, arroz, cebollas, tomates, y demás productos de consumo básico que pudieron haber venido de Europa. El acuerdo con la UE ratificó su estatus como ciudadanos de segunda clase. Para ellos no habrá libre comercio.

En el tema de los lácteos, que en su momento entrabó las negociaciones, los representantes de Comex lograron negociar que al país solo entren al año 200 toneladas métricas de leche en polvo, es decir, 43.7 gramos de leche por costarricense al año. En Comex todo fue celebración: “Las cuotas concedidas por Costa Rica solamente representan alrededor de un 10% del total otorgado por Centroamérica. En productos lácteos, las cuotas costarricenses son significativamente menores a las otorgadas por los demás países centroamericanos”, dijo el viceministro Fernando Ocampo. ¡Bravo!

Pero tal vez los consumidores de bajos recursos no deberían sentirse excluidos. En un mensaje hoy por Twitter, el ex ministro Marco Vinicio Ruiz, al defender lo alcanzado por sus ex subalternos, señaló: “y quien dice q los pobres no toman vino de vez en cuando?”

Así es. Luego de gastar el 41% de sus magros ingresos en pagar el sobreprecio de productos protegidos como la leche, el arroz, el pollo, las legumbres, etc., los pobres podrán ahora comprar un Ribera del Duero libre de impuestos.

Juan Carlos Hidalgo

lunes, 17 de mayo de 2010

Tema polémico: la institucionalización de la violencia en las protestas


Para este Tema polémico queremos abordar un problema que se ha vuelto costumbre en nuestro país: la institucionalización de la violencia en las protestas. Para ello, deseamos retomar los dos casos más recientes, presentados en menos de una semana: la revuelta de manifestantes en el Traspaso de Poderes del sábado pasado y la protesta de estudiantes del colegio Vargas Calvo por el uso de pantalones ajustados.

Ambos hechos no son cosa aislada en la realidad costarricense, sino que son una manifestación de algo verdaderamente problemático: la institucionalización de la violencia en las protestas. Ya sea una manifestación por la "autonomía universitaria", o por la concesión de los muelles de Limón, o por la riña taxistas-porteadores, o por el medio ambiente, o por la aprobación de un Tratado Comercial, las manifestaciones en nuestro país tienen algo en común y es que los participantes están yendo más allá del derecho a la libre expresión para violentar sistemáticamente los derechos de los demás ciudadanos, entre ellos, el libre tránsito y la propiedad privada.

En ASOJOD no sólo repudiamos estos actos sino que ya estamos cansados de ver que por cualquier cosa, especialmente si es algo tan ridículo como pantalones ajustados, cientos de personas -especialmente estudiantes colegiales o universitarios- recurran a la violencia para resolver problemas o exponer su oposición a alguna medida. Lo peor del caso es que ellos forman parte de una ciudadanía que ya ve como recursos legítimos y válidos, la violencia y la agresión, hasta el punto de celebrar, cual efeméride, eventos tan lamentables como el 24 de abril de 1970, fecha en que se llevó a cabo una de las más violentas protestas en Costa Rica: las protestas estudiantiles contra ALCOA, que no lograron su cometido pues siempre se pudo llevar a cabo la explotación de aluminio, aunque sí consiguió demostrar que la destrucción de vehículos, la agresión contra otros ciudadanos, la ruptura de vidrios, el grafitti y la intimidación, pueden usarse para cualquier cosa.

Estamos ante una cultura realmente peligrosa, por cuanto que cada vez que surge un problema, los costarricenses están recurriendo a manifestaciones violentas, bloqueos, tortuguismo y destrucción, en fin, a todo un cúmulo de irracionalidades, en lugar de acudir a las vías institucionales correspondientes para exponer su oposición. Justamente, el caso de los estudiantes del Liceo Vargas Calvo refleja lo absurdo de la mentalidad de muchos manifestantes, que primero causan daños y estragos y después de todo el problema, dicen que buscarán el diálogo para evitar la violencia. O sea, primero tiran piedras y lastiman personas y después pretenden sentarse a conversar, cuando debieron haber actuado alrevés. ¿Por qué se saltan las vías apropiadas, cuando existen? Si son lentas o no dan resultados eficacez, ¿por qué no trabajar para mejorarlas en lugar de destruir todo lo que se encuentran a su paso? ¿Por qué no comportarse como gente civilizada, conciente de que gracias al pago de impuestos de todos los ciudadanos están cursando estudios en instituciones públicas y que no deben morder a la mano que les da de comer.

Lamentablemente, los jóvenes de hoy nos están demostrando cómo serán en el mañana. Cuando lleguen a las universidades, muchos de ellos querrán recurrir a la violencia como recurso para solucionar problemas. Y cuando traten de ser detenidos por las autoridades para reestablecer el orden, serán los mismos que se victimizarán como si estuvieran reprimiendo una manifestación pacífica; serán los mismos que dirán que vivimos en una dictadura que no tolera la libertad de expresión y serán los mismos que pretenden que los demás individuos sacrifiquemos nuestros derechos para que ellos puedan destruir con toda tranquilidad lo que se les antoje.

El problema es serio y requiere medidas serias. Más que la detención de estos revoltosos y un castigo ejemplarizante, se necesita que los individuos tomemos conciencia del despeñadero moral al que nos dirigimos y tomemos decisiones para evitarlo.









sábado, 15 de mayo de 2010

¿Suecia rica por socialista?



Mucho se suele escuchar acerca de los países nórdicos, se suele decir que son ejemplos vivos de como altos impuestos, economías socializadas en buena medida, son ejemplos exitosos de dicho modelo estatal. Pero, ¿es esto así?. En este interesante video el economista Andreas Bergh, explica el espejismo que suele existir acerca de uno de estos países: Suecia.

viernes, 14 de mayo de 2010

Viernes de recomendación

En el siguiente documento titulado La fundamentación de la redistribución. Gordon Tullock, economista, abogado y fundador del Center for Studies in Public Choice, realiza una crítica a la literatura centrada en el tópico de la redistribución.

jueves, 13 de mayo de 2010

Dos preguntas

¿Quién llega a un nuevo trabajo, y en los primeros días, sin demostrar sus habilidades y capacidad, pide un aumento del salario?

Alguien que sabe que por semejante osadía no va a ser despedido. Y es que los Padres de la Patria no deben temer por su exabrupto, nadie los va a despedir.

Ellos pueden lograr el consenso en cuestión de un par de semanas para solicitar su aumento y saben, una vez efectuado el cálculo electoral, que el horizonte para los próximos comicios está muy largo aún, para entonces el costarricense ya habrá olvidado el descaro cometido durante los primeros días de la labor parlamentaria.

Lo que importa, según el limitado razonamiento de los inquilinos de Cuesta de Moras, es la ganancia inmediata.

¿En que se parece Costa Rica al Reino Unido?


Obviamente casi en nada, sin embargo ambos poseen un elevado déficit público. Hasta aquí llega la comparación, porque mientras en Costa Rica los diputados se quieren aumentar el salario en medio de la dificultad que atraviesa la Administración Pública, los nuevos ministros del Gobierno británico acordaron reducirse el sueldo un 5%.


Al pueblo británico y al costarricense no sólo los separa la inmensidad del océano, sino también la madurez de sus políticos, sus instituciones y el sentido responsabilidad de cara a los ciudadanos.

ECONOMÍA: El fracaso del modelo económico griego


La debacle del Estado griego no debe verse como el simple resultado de estadísticas presupuestarias fraudulentas o de años de despilfarro. Más bien significa el colapso de un modelo de desarrollo económico que desde sus inicios en el siglo XIX siempre ha puesto a la política por encima del mercado.

El principio básico organizacional de la sociedad griega siempre ha sido el clientelismo político, un sistema en el que se presta apoyo político a cambio de beneficios materiales. En esta situación se vuelve primordial el papel del Estado como el principal proveedor de rentas para diversos grupos e individuos. El historiado griego Kostas Vergopoulos, de tendencia izquierdista, dice que “La estructura fundamental de Grecia nunca ha sido la sociedad civil, sino el Estado. Desde mediados del siglo XIX no se puede hacer nada en Grecia sin la mediación del Estado”.

En el mundo anglosajón, el Estado era visto principalmente como el protector de ciertos derechos individuales descritos por John Locke, especialmente el derecho a la propiedad privada. Este concepto iba de la mano con la existencia de una clase gobernante con intereses creados en la tenencia de grandes propiedades.

En Grecia, sin embargo, el grupo social que se hizo cargo después de la liberación de los otomanos fueron los notables locales, cuyo poder radicaba no en su propiedad sobre la tierra sino en el hecho de que actuaban como recaudadores de impuestos para sus antiguos gobernantes otomanos. De tal forma, la clase dominante que surgió en Grecia después de la independencia veía al Estado no como el protector de los activos ya existentes, sino como su principal fuente de ingresos.

Al mismo tiempo, el control del aparato estatal se convirtió en el principal mecanismo para la distribución de las recompensas materiales y las rentas. El más importante de estos fue la provisión de puestos de trabajo en la administración pública. A fines de 1880, Grecia ya tenía una de las burocracias estatales más grande de Europa: Por cada 10.000 habitantes había 200 funcionarios públicos en Bélgica, 176 en Francia, 126 en Alemania y 73 en Gran Bretaña. En Grecia, el número era de 214. Tal y como observara el noble francés y autor Arthur Gobinau: “En Grecia una sociedad en su conjunto parece estar operando bajo el lema de que hasta el tanto sólo el Estado tenga dinero, uno debe aprovecharse y trabajar como funcionario civil.”

Mucho tiempo ha pasado desde aquellos días. Grecia ha experimentado guerras, ocupaciones, dictaduras, revoluciones, terremotos, etc. Sin embargo, permaneció una constante: el clientelismo político como la principal doctrina de gobernabilidad

Hoy en día existen tres tipos de beneficios que el Estado proporciona a grupos de presión e individuos. El primero, y el beneficio más codiciado, es la sinecura en la administración pública. Aproximadamente un millón de personas, o un cuarto de la fuerza laboral griega, es empleado por el Estado. Más del 80 por ciento del gasto público se destina a salarios, sueldos y pensiones de los trabajadores del sector público.

El segundo beneficio opera mediante la concesión de privilegios a diversos grupos profesionales, como abogados, notarios, propietarios de camiones, cargadores en los mercados centrales, farmacéuticos y oftalmólogos, creando de hecho “tiendas cerradas” que limitan la competencia en beneficio de los privilegiados.

La tercera categoría de beneficios son gravámenes sobre las diferentes transacciones que privilegian a grupos que no forman parte de la transacción. Por ejemplo, si usted empieza un negocio en Grecia tiene que pagar el 1 por ciento del capital inicial para el fondo de pensiones de los abogados. Cada vez que usted compra un tiquete de barco, el 10 por ciento del precio se destina al fondo de pensiones de los trabajadores del puerto. Si vende suministros al ejército, tendrá que pagar un 4 por ciento del dinero que recibe para financiar las pensiones de los militares. Curiosamente, a veces se imponen gravámenes en beneficio de grupos que ya no existen. Tal es el caso de los estibadores en la isla de Santorini. Estos operadores portuarios hace mucho tiempo dejaron de existir. Sin embargo, una parte del precio de los tiquetes de los pasajeros que llegan en barco al puerto de Santorini todavía va para la (inexistente) asociación de los estibadores. Nadie sabe adónde va el dinero.

Como resultado de estas estratagemas, más del 70 por ciento de la población griega recibe sus ingresos total o parcialmente de impuestos o gravámenes. Esto a su vez implica una intensa y feroz lucha por la distribución de los beneficios, lo que los economistas llaman "búsqueda de rentas". De tal forma, una cantidad considerable de recursos que podría utilizarse para generar riqueza se gasta en la lucha sobre las rebanadas de un pastel económico en contracción.

Desafortunadamente, no existen estudios económicos que muestren cuánto dinero se está perdiendo en la búsqueda de rentas, pero podemos tener una idea al ver el efecto de las restricciones económicas en la perdida de producción. Por ejemplo, estudios académicos sugieren que si Grecia abriera sus profesiones actualmente protegidas incrementaría su PIB en un 1 por ciento, y si eliminara las restricciones en los diferentes mercados aumentaría otro 2 por ciento. Si nivelara los costos burocráticos de hacer negocios con el resto de la Unión Europea, Grecia aumentaría su PIB en un 3,5 por ciento.

La izquierda ha argumentado, especialmente en los últimos años, que el principal problema del capitalismo es que supuestamente pone a “los mercados por encima de la gente”. Es por eso que cree que la intervención política es necesaria para domar a los mercados y restaurar al pueblo a su lugar legítimo de “amo” y no de “esclavo” del mercado.

El modelo griego proporciona la perfecta realización de esta visión. Grecia siempre ha puesto “al pueblo”, es decir, a los “clientes” por encima de los mercados, con los resultados trágicos que vemos hoy en día.

Takis Michas

martes, 11 de mayo de 2010

Conferencia Escuela Austriaca


En ASOJO deseamos invitarlos al siguiente evento:

Tema: Introducción a la Escuela Austriaca

Lugar: Universidad Nacional Salón de Ex-Rectores de la UNA, Heredia

Hora y fecha: 6:00 PM a 8:30 PM, Miércoles 12 de mayo

lunes, 10 de mayo de 2010

Tema polémico: nuevo Gobierno=mismo despilfarro


El pasado sábado 8 de mayo, Laura Chinchilla asumió la Presidencia de la República en medio de una ceremonia de traspaso típica del tercer mundo. Pero más allá de las cuestiones estéticas y protocolos políticos, la Presidente enfrenta un reto que podría dar al traste con muchos de sus planes y políticas publicas. Laura se topa con las arcas vacías, gracias al trepidante gasto público de la administración Arias Sánchez, especialmente durante el último año de gobierno.

Durante el 2009 el déficit llegó al 3% del Producto Interno Bruto, esto es,896 millones de dólares. Si bien es cierto que la recaudación fiscal se deterioró profundamente por el efecto de la crisis económica, también es cierto que mientras las familias trataban de socarse la faja con su desembolso, el gobierno se dedicó a gastar a manos llenas, como en época de bonanza.

El problema se ha agravado y durante el primer trimestre de este año, el déficit fiscal alcanzó el 1,7% del PIB, pero la dificultad es tan grave que se estima que, de continuar con la tenencia, el déficit del Gobierno Central podría superar el billón de colones este año (un millón de millones).

Diferentes medios y analistas independientes han denunciado el uso de gasto público con fines electorales, sin embargo la administración Arias no ha tenido empacho en revivir con toda fuerza los ciclos políticos económicos, aletargados durante las últimas administraciones. Las becas, las transferencias y subsidios estuvieron a la orden en los últimos meses de campaña política para atraer a la clientela con sus votos. Y por supuesto, las instituciones autónomas como el IMAS, pidiendo a los usuarios actualizar sus datos, hicieron el trabajo territorial del partido oficialista, identificando votantes y potenciales clientes a los cuales prometerles más ayuda.

Así las cosas, la pregunta de rigor es ¿qué se debe hacer ante este panorama? Los economistas aconsejan que, “reducir el gasto público puede ser la salida para frenar el creciente déficit fiscal sin llevar al país a cifras inmanejables de endeudamiento”. Sin embargo, el horizonte que se vislumbra al respecto es poco alentador, toda vez que el político costarricense no es buen administrador o no le importa gastar el dinero que no le pertenece, pues busca recurrir al endeudamiento externo para financiar el faltante en el presupuesto. Continuar con el gasto ad infinitum parece ser la consigna de la nueva administración, heredera de otra que logró financiar gasto corriente con endeudamiento.

Esto demuestra que nuestros políticos no han entendido la gravedad del problema, sino que piensan seguir la piñata del despilfarro. Los nuevos padres de la patria, específicamente los provenientes de las tiendas liberacionistas, ya piensan recetarse un aumento salarial de aproximadamente dos millones de colones. El fundamento principal de los congresistas es que "no es lógico que Rocío Aguilar, Contralora General de la República, gane más que ellos, siendo que la Contraloría es un ente auxiliar del Congreso”. ¿Y es lógico hacer esto cuando vemos el estado de las arcas públicas y el déficit que se avecina?

Por otro lado, la comisión encargada de organizar el traspaso de poderes gastó trescientos millones de colones en la organización de la ceremonia. Si bien parte de los recursos fueron donados, es inconcebible que el propio hermano de la Presidente, quien formó parte de dicha comisión, reiteradamente se quejó porque los recursos asignados eran muy pocos. ¡Claro, las “esferas precolombinas” que guindaron en media Sabana eran indispensables!

Así las cosas, ¿cual es la cura que nos quieren recetar los paladines de la justicia social?, la respuesta es obvia: más impuestos para financiar los programas asistencialitas. Quedamos avisados los costarricenses, que en los próximos meses, podría llegar un plan fiscal a Cuesta de Moras para sacarnos vorazmente más dinero del bolsillo y así seguir con el despilfarro y la manutención de su clientela política.

viernes, 7 de mayo de 2010

Viernes de recomendación


Esta semana, nuestros compañeros de CATALAXIA hicieron un muy buen análisis sobre el mito del neoliberalismo en Costa Rica. En su análisis hacen referencia al economista Frank H. Knight y su “Teoría del Empresario-Riesgo”. Knight expone en su teoría que la incertidumbre es un elemento esencial de la actividad empresarial. En ASOJOD recomendamos hoy esta lectura.

También, nos gustaría adjuntar la “Teoría del Empresario Innovador” de Schumpeter. En esta teoría, J. A. Schumpeter demuestra como el empresario es el promotor fundamental del desarrollo económico.

Teoría del Empresario-Riesgo y Teoría del Empresario Innovador

jueves, 6 de mayo de 2010

ECONOMÍA: Los números de Angus Maddison


El 24 de abril falleció Angus Maddison, un economista inglés con la obsesión de construir la historia del progreso económico mundial con números. La historia que cuenta es fascinante. Tiene altos y bajos y muestra un despegue de ciertas regiones durante el periodo de 1820-1931:

“A lo largo del último milenio, la población mundial se multiplicó por un factor de 22. El ingreso per cápita en alrededor de un factor de 300 . . . Desde el año 1000 hasta 1820 el avance en el ingreso per cápita aumentó lentamente —el promedio mundial aumentó en alrededor de 50 por ciento. Gran parte del crecimiento se fue en acomodar una población cuadruplicada. Desde 1820, el desarrollo mundial ha sido mucho más dinámico. El ingreso per cápita se multiplicó por un factor de más de 8 y la población se multiplicó por un factor de más de 5”.

¿Por qué el impresionante despegue de la economía mundial y sobre todo de Inglaterra en el periodo 1820-1913? Maddison atribuye su impresionante crecimiento durante este periodo a la aceleración del progreso tecnológico, un rápido crecimiento del stock de capital físico y una mejora en la educación y preparación de la fuerza laboral, pero agrega que cambios en la política comercial también constituyeron una importante contribución. “En 1846 los aranceles proteccionistas sobre las importaciones agrícolas fueron eliminados y en 1849 las Leyes de Navegación fueron derogadas. Para 1860, todas las restricciones arancelarias y comerciales habían sido removidas unilateralmente”.

La historia que Maddison cuenta del impresionante crecimiento inglés durante este periodo desdice la idea de que depender de importaciones es algo malo. “La política inglesa de libre comercio y su disposición a importar gran parte de sus alimentos tuvo un efecto positivo en la economía mundial”.

Entre 1950 y 1973 se da lo que Maddison denominó “La era de oro de prosperidad sin precedente”. “El PIB per cápita mundial aumentó en promedio 3 por ciento al año (una tasa de crecimiento que implica una duplicación en 25 años)”.

Maddison consideraba que las distintas políticas públicas e instituciones resultaban, a largo plazo, en marcadas diferencias en el ingreso. Es particularmente ilustrativa la comparación que Maddison hizo de la “Nueva España” y Norteamérica. Entre las diferencias que él destaca, es que el gobierno de la Nueva España era altamente centralizado mientras que las 13 colonias norteamericanas eran independientes entre ellas “y hubo mucha más libertad para que los individuos desarrollen sus propios intereses económicos”. “La élite de Nueva España la constituían buscadores de rentas con poca tendencia a realizar inversiones productivas”, decía él.

Finalmente, ¿qué nos revelan los números de Maddison acerca de los modelos de desarrollo que fueron aplicados en nuestra región entre 1950-1998? Por ejemplo, en 1950 Cuba tenía un ingreso per cápita de $3.390, uno de los más altos de la región. Para 1998 los números revelan que el ingreso per cápita de los cubanos se había reducido a $2.164. De los países americanos considerados por Maddison solo Haití acompaña a Cuba en esta triste historia de empobrecimiento. A pesar de esto, el modelo de la revolución cubana todavía se imita y admira en otras partes del mundo.

Gabriela Calderón de Burgos

miércoles, 5 de mayo de 2010

Irrespeto a la propiedad privada


El día de ayer, don Oscar Arias tuvo otra de sus ocurrencias: develar una placa donde, según él, se construirá la nueva Casa Presidencial, a pesar que los terrenos no han sido comprados. Ante la pregunta de rigor, el señor Presidente contestó lo que los socialdemócratas y demás colectivistas siempre han pensado: si no quieren vender, se les expropia.

Una vez más, este tipo de personas nos demuestran que consideran la propiedad privada no como un derecho inalienable del ser humano, sino como una mera concesión graciosa del Estado, revocable cuando al buen funcionario público se le ocurra. El irrespeto a la propiedad que las personas han conseguido a base de esfuerzo y trabajo, puede aparecer si a quienes detentan el poder político consideran que su interés está por encima del interés de los propietarios, para lo cual se vale del mecanismo de compulsión y coerción que es el Estado.

Así, si uno no se adapta a lo que el angelical gobernante desea, el uso de la fuerza se vuelve un imperativo para pisotear los derechos individuales. Quedamos avisados.

martes, 4 de mayo de 2010

¿(Neo)-liberalismo en CR?



¿Será cierto que Costa Rica se encuentra sometida a las garras del capitalismo salvaje y el ¿neo?-liberalismo? En este video se analizan las verdaderas políticas públicas que rigen a nuestro país.

Conferencia Salarios Mínimos


En ASOJOD queríamos invitar a todos los interesados a la siguiente conferencia organizada por la Revista Hermenéutica:

Tema: ¿Cuáles son los efectos de las leyes de salarios mínimos? Respuesta económica y crítica

Lugar: Auditorio de Derecho de la UCR

Hora y Fecha: Martes 4 de mayo a las 6:30 PM

lunes, 3 de mayo de 2010

Tema polémico: la nueva Asamblea Legislativa


El día de hoy queremos hablar sobre la nueva Asamblea Legislativa: 57 diputados de varios partidos políticos inician su labor y todos con un objetivo claro: tratar de impulsar el plan de gobierno prometido a los ciudadanos a través del Poder Legislativo. Planes de gobierno que tienen grandes diferencias y coincidencias entre las distintas agrupaciones políticas, razón por la cual, será necesario negociar entre sí y con el Poder Ejecutivo si quieren tener éxito implementando su agenda.

Ahora bien, el trabajo que les sigue a estas damas y caballeros es muy intenso si queremos que nuestro país mejore. Sin embargo, en ASOJOD creemos que las prioridades de los nuevos diputados deberían ser las siguientes:

Seguridad: mejorar la seguridad ciudadana es un punto prioritario para los costarricenses y así quedó demostrado en la última campaña electoral. Es necesario aplicar las reformas necesarias para que los delincuentes paguen por sus delitos y que la fuerza pública y el poder Judicial tengan mayores armas para prevenir los crímenes y juzgar a los delincuentes en la manera más efectiva posible.

Libre Comercio: en ASOJOD creemos en el libre intercambio de bienes y servicios como un requerimiento fundamental para que una sociedad se pueda desarrollar. En el tema arancelario, creemos que lo mejor que podría hacer nuestro país es eliminar los aranceles en forma unilateral y así quitarle esa gran traba al comercio que ha hecho más mal que bien. Países como Singapur y Hong Kong han demostrado que ese tipo de medidas ayudan considerablemente al crecimiento. Como sabemos que eso es difícil en la época actual, pues apoyamos que se den negociaciones de libre comercio entre dos o más países. Hacemos hincapié en que estos tratados pueden distorsionar el comercio internacional pues coloca en una posición favorable a unos países sobre otros pero si se negocian bien podrían dar buenos resultados. Nuestros diputados deben tomar decisiones muy importantes en este tema. Los tratados de libre comercio con China y Singapur y el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea serán decididos en esta asamblea. Como los TLC’s entran al congreso como un paquete inmodificable, recomendamos a los diputados leerlos con detenimiento y tomar una decisión en bienestar de todos y siempre apoyando el libre comercio.

Trabajo: en el tema de trabajo, consideramos que el tema de la flexibilidad laboral debe ser una prioridad en esta Asamblea. Es importante que las empresas cuenten con leyes laborales más flexibles para poder lograr un mejor desempeño en este mundo competitivo. Esto es en beneficio no solo de los empleadores sino también de los empleados. Está demostrado que los países con leyes laborales más flexibles cuentan también con las tasas de desempleo menores. Creemos que es necesario apoya el proyecto de ley N° 16030que autoriza la jornada laboral de 12 horas en 4 días y la anualización de la jornada laboral y su compensación horaria durante el año.

Impuestos: consideramos que la carga tributaria debe ser la menor posible. Por supuesto, reforma tributaria con la intención de aumentar esta carga debe ser rechazada. Todo lo contrario, creemos que los diputados deberían impulsar otras formas de recaudación como el Low Flat Tax que impulsan una carga menor sobre las personas incentivando de esta forma un aumento en la recaudación del Estado.

Energía: la apertura de los mercados eléctricos (ICE) y de hidrocarburo (RECOPE) es un paso necesario que se debe dar. En ASOJOD repudiamos cualquier monopolio en cualquier actividad económico ya sea en manos del Estado o en manos privadas.

Podrían plantearse más temas, pero consideramos que esos son los más acuciantes para la realidad nacional. Habrá que ver si nuestras preocupaciones son compartidas por los Diputados o si, una vez más, se empeñan en evitar tomar las decisiones importantes.

sábado, 1 de mayo de 2010

En Vela


¿Querían violencia, en el marco de un plan de desestabilización, de demandas de granjerías, de quebranto de los derechos de la gente y de atentados contra la institucionalidad?

Pues bien, la lograron. Ahí están los frutos de las reuniones en las instalaciones de la UCR de miembros de la FEUCR, de sindicatos, de profesores, de APSE, de estudiantes, de exsindicalistas de Japdeva y de porteadores. Ahí están los frutos de la mentira y de los manifiestos que, en columnas anteriores, calificamos como demenciales, lanzados al país por Internet con pasmosa irresponsabilidad.

Había que sembrar la semilla. Si fracasaban en su intento, no aparecían firmas en los manifiestos que los desacreditaran y, si triunfaban, recurrirían a los clásicos de la lengua española: Fuenteovejuna, todos a una. Así, los culpables serían todos, no ellos, los que urdieron la trama. Sin embargo, algunos continuaron el guion y plasmaron lo que era de prever cuando la razón y la decencia se descaminan: el recurso a la violencia. ¿No era este el fin latente? Algunos ya están presos. Otros emprendieron la fuga. En el hospital están postrados tres guardias civiles, víctimas de los disparos de quienes, a partir de ayer, han pasado a engrosar el ejército de la delincuencia y ojalá que no de la criminalidad.

En esta aventura contra la institucionalidad las brigadas de choque de los porteadores tomaron la vanguardia en las calle. Sus líderes –prósperos e impunes– llevan años de desafiar al Estado y a la población. Ayer fue su hora de gloria. Al ver los sindicalistas, trabajadores municipales y dirigentes de APSE que los porteadores se habían apoderado de las calles salieron a recrear los fantasmas programados en San Pedro en días anteriores. A mediodía se hizo el recuento: tres guardias civiles baleados y decomiso de vehículos con armas en Limón. Y en San José y en otros lugares, millares de personas y de vehículos secuestrados en las vías públicas ante la suspensión sindical de la libertad de tránsito.

No es posible terminar esta columna sin referencia al impensable acuerdo del Consejo Universitario (UCR) contra la concesión de los muelles de Japdeva, esto es, a favor de la continuidad de las sagas de mayor perversión del servicio público, contra el interés nacional, en la historia sindical de nuestro país. Se puede violentar la autonomía universitaria por fuera, pero también por dentro y' con los recursos de los contribuyentes. Este recordatorio de nada servirá, pero explica mucho de lo que ha ocurrido.

¿Ya están contentos? ¿Cuál es el siguiente capítulo?

Julio Rodríguez