viernes, 30 de abril de 2010

Viernes de Recomendación


Para este día les presentamos el atículo: "El nacionalismo y la naturaleza humana" de Carlos Alberto Montaner. En dicho artícul, el escritor cubano explica el surgimiento del nacionalismo desde una perspectiva biológica, con el fin de establecer marcos institucionales efectivos que permitan encausar debidamente este rasgo biológico humano, con el fin de establecer una convivencia pacífica entre los distintos grupos.

jueves, 29 de abril de 2010

ECONOMÍA: Convirtiendo a EE.UU. en Argentina


Las políticas de Obama están convirtiendo a EE.UU. en otra Argentina. Hace un siglo, los argentinos gozaban del cuarto ingreso per cápita más alto del mundo porque en su país funcionaba una economía de libre mercado y se respetaban los derechos de propiedad. Hoy, el crédito de Argentina está en el penúltimo lugar (sólo el de Venezuela es peor) y el gobierno se niega a pagar a quienes adquirieron sus bonos.

En los años 30 del siglo pasado, el gobierno argentino intervino la economía privada y en 1946 Juan Domingo Perón llegó al poder y nacionalizó los ferrocarriles, la marina mercante, servicios públicos, el transporte y otros sectores de la economía que habían estado en manos privadas. Desde entonces Argentina ha sufrido de excesivo gasto gubernamental, alta inflación y estancamiento económico. Según el Informe Mundial de Libertad Económica, Argentina ocupa el puesto 105 entre los 141 países de la encuesta y EE.UU. descendió al puesto número 8.

EE.UU. tiene un ingreso per cápita de 47.000 dólares al año, mientras que Argentina sólo 14.000 dólares. Los países pueden convertirse en naciones ricas en unas pocas décadas, como lo lograron hacer Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong, Singapur y Finlandia, instrumentando políticas económicas correctas. También pueden empobrecerse haciendo las cosas mal, instrumentando controles y prohibiendo importaciones, como han hecho Argentina, Cuba y Venezuela.

El gobierno de Obama ha estado impulsando políticas comerciales proteccionistas y se ha opuesto a la ratificación de acuerdos comerciales que ya habían sido negociados.

Argentina tiene tasas de impuesto sobre la renta equivalente a las de EE.UU., pero además tiene un impuesto al valor agregado (IVA) y un impuesto sobre el patrimonio. Los funcionarios de la administración Obama y algunos miembros del Congreso de los EE.UU. están coqueteando con el IVA.

En Argentina se instrumentan políticas monetarias inflacionarias e intentan contrarrestar las consecuencias con controles de precios.

La Reserva Federal ha aumentado considerablemente los dólares en circulación, abriendo las puertas a una futura inflación y funcionarios del gobierno de Obama defienden controles de precios a compañías de seguros, proveedores médicos e instituciones financieras.

En Argentina, el banco más grande y varios otros pertenecen al estado. La administración Obama ha obligado a varios grandes bancos estadounidenses a convertirse en bancos del gobierno. Las dos instituciones hipotecarias más grandes de EE.UU. —Fannie Mae y Freddie Mac— ahora pertenecen en gran parte al gobierno.

Los tribunales argentinos son lentos y corruptos. Los derechos de propiedad son débiles y el gobierno subestima deliberadamente la inflación, haciendo que los tenedores de bonos pierdan gran parte de sus inversiones. La administración de Obama eliminó unilateralmente los derechos de los tenedores de bonos de General Motors y Chrysler, poniéndole la mano a lo que pertenecía a unos para traspasarlo a manos de sindicatos que habían apoyado a Obama.

Argentina tiene regulaciones laborales extensas que favorecen a los sindicatos y aumentan considerablemente los costos de la contratación de personal. La administración Obama apoya costosas regulaciones laborales y el resultado será mayor desempleo.

Argentina tiene una larga historia de gasto deficitario y el gobierno se niega a pagar la deuda. Durante los próximos 30 años, economistas estiman que la deuda pública de EE.UU. se elevará a entre 200 por ciento y 500 por ciento del PIB. Actualmente alcanza 60 por ciento del PIB. Una deuda pública de 200 por ciento del PIB es impagable.

EE.UU. todavía no se ha convertido en otra Argentina, pero si no se da marcha atrás en muchas de las políticas de Obama, este país se empobrecerá, mientras que decenas de otros países disfrutarán mejor nivel de vida.

Richard W. Rahn

miércoles, 28 de abril de 2010

Lógica Económica




Muchas personas creen que la destrucción puede generar riqueza a través de la activación de la economía. Muchos incluso piensan que cuando Estados Unidos se encuentra ante una adversa situación económica, el siguiente pasa a seguir es la guerra como mecanismo de reactivación económica. Quienes piensen eso jamás estuvieron en contacto con la falacia de la ventana rota que en el Siglo XIX expusiera Frederic Bastiat. En este video Tom G. Palmer explica en que consiste dicho aporte de Bastiat al pensamiento económico.

lunes, 26 de abril de 2010

Tema polémico: ¿Turismo como derecho humano?


Una vez más los Europeos aportan al mundo una curiosa idea: pasear como un derecho humano. Así es, aunque usted no lo crea. Resulta que Antonio Tajani, el Comisionado Europeo de Empresas e Industrias se encuentra promoviendo el "Derecho Humano al Turismo", bajo el cual se pretende que se subsidie hasta en un 30% las vacaciones de los trabajadores. El argumento para esta locura es simplemente de antología: “¿Por qué alguien del mediterráneo no puede viajar a Edimburgo durante el verano por una brisa de aire fresco, por qué alguien de Edimburgo no puede viajar a Grecia durante el invierno?

Por supuesto que esta idea (¿?) cuenta con dos problemas básicos: conceptual y económico. El conceptual se refiere al penoso circo en que se ha convertido esto de los derechos humanos. No nos mal entiendan, como liberales creemos en derechos inalienables del individuo, derechos que no pueden ser arrebatados ni pisoteados por nadie. El problema está en que ahora todo es un derecho humano: cualquier ocurrencia pretende ser justificada desde ahí, haciendo que los mismos sean banalizados y carezcan de sentido y razón de ser.

Por otro lado está el tema económico, el cual resulta más que obvio. ¿De dónde saldrán esos subsidios? Si provienen del Estado, esto significará más gastos, los cuales sólo podrán ser financiados vía nuevos impuestos o inflación. Cualquiera de las dos opciones restará impulsos al dinamismo del sector productivo y hará que los contribuyentes soporten nuevas cargas asfixiantes. Por otro lado, si se pretende que dichos recursos sean aportados por los propios patrones, esto llevará a una disminución de la inversión y del ahorro, lo que tendrá efectos sobre la creación de nuevos puestos de empleos y sobre los salarios.

Así las cosas, resulta claro que esta propuesta no tiene ni pies ni cabeza. Nada más esperamos que a ningún tico se le ocurra importar tal disparate, aunque cada día vamos perdiendo más la capacidad de sorprendernos.

sábado, 24 de abril de 2010

La amenaza de los frijoleros

En la zona norte de Costa Rica unas diez mil familias se dedican a la producción de frijol, son familias trabajadoras y esto desde todo punto de vista es admirable. Sin embargo, la importación de grano más barato proveniente de China (25 mil colones el quintal chino vs. 35 mil colones el quintal costarricense, según el precio de referencia fijado por el CNP) ha hecho que los nacionales no puedan vender su producto, ¿Cuál ha sido la actitud de los productores ante el desafío?

Solicitar a los industriales comprar su grano y demandar al Estado medidas proteccionistas que les garantice un “precio justo”, de lo contrario, amenazan con realizar manifestaciones en diferentes partes del país, e inclusive, advierten que efectuarán bloqueos e intervendrán el 8 de mayo, día del traspaso de poderes, con el objetivo de que la nueva presidenta solucione la situación.

Al parecer, existe la creencia arraigada en nuestro país de que se debe garantizar el éxito de ciertos sectores productivos. Este es el objetivo del CNP y de los programas dentro del Ministerio de Agricultura, sin embargo históricamente han fallado, su incapacidad resulta evidente, no obstante, existen contra toda lógica.

Pero más aún, lo que debemos considerar en esta situación en una cuestión de fondo. Cualquier actividad humana conlleva un riesgo, esto porque nadie puede anticipar las consecuencias inesperadas de las acciones intencionadas, de manera que el riesgo es inherente en casi todo lo que hacemos, en este sentido nos hallamos en un escenario de constante incertidumbre. Sin embargo, el paradigma socialdemócrata bajo el que hemos vivido por más de cincuenta años nos ha enseñado que otros pueden, y deben, hacerse cargo de nuestro riesgo, de hecho, la lección que una y otra vez nos han dado los gobiernos de centroizquierda es que resulta deseable y natural que otros asuman nuestro riesgo, esto es, no debemos preocuparnos por crear una familia, tener un hijo, obtener una casa, cuidar a nuestros familiares o desarrollar un emprendimiento, pues el Estado asumirá el riesgo por nosotros.

Hemos vivido inmersos en esta lógica socialdemócrata, donde lo ideal es contar con certidumbre desde la concepción hasta la muerte. Entonces resulta natural entender porque los frijoleros reclaman su cuota de certidumbre al Estado.

viernes, 23 de abril de 2010

Viernes de recomendación


Para este Viernes de recomendación y, particularmente, en un contexto de polémica ambiental por el fallo de la Sala IV respecto al proyecto minero Crucitas, en ASOJOD queremos ofrecerles un artículo muy interesante de Rubén Méndez R., titulado "El mercado como mecanismo de protección ambiental".

En él, el autor critica el razonamiento pigouviano que pretende resolver los problemas ambientales con más intervención estatal y propone, como contrapartida, al mercado como ese mecanismo idóneo para la solución de controversias, argumentando que cuando existen derechos de propiedad y se pueden realizar inversiones, existen incentivos para cuidarlo y preservarlo para obtener un buen retorno. Una vez más, el interés individual termina generando un bien a toda la sociedad.

lunes, 19 de abril de 2010

Tema polémico: la autonomía universitaria


La semana anterior se presentó un acto bochornoso en la Universidad de Costa Rica: (UCR) mientras un grupo de estudiantes se graduaba y pensaba más en su futuro laboral, otro grupo llegaba a gritar consignas y exigir la salida de la Rectora de dicho acto para que atendiera un "problema". Con malacrianza, intentaban interrumpir el acto y pateaban puertas para llamar la atención.

¿Qué estaba pasando? Resulta que, en un operativo para arrestar a un oficial de tránsito -que aparentemente estaba cobrando mordidas a cambio de no hacer infracciones-, los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) ingresaron al campus universitario, desatando la furia de algunos estudiantes, quienes apelaban a una presunta violación a la autonomía universitaria. Los ánimos se calentaron y, sin tener muy claro quién inició, se armó un zafarrancho indescriptible, con personas heridas, arrestadas y daños materiales, pero principalmente, con una imagen reprochable en un espacio que, se supone, es cuna del diálogo y el conocimiento.

Muy pronto comenzaron a movilizarse ciertos individuos en la UCR, en las redes sociales y hasta en marchas, exigiendo respeto a la autonomía universitaria, condenando violaciones a esa garantía constitucional y, curiosamente, algunos hasta argumentaron que la "dictadura de los Arias" había ordenado la invasión para advertir que no toleraría la actitud contestataria del estudiantado. Por su parte, el OIJ (particularmente su director) aclaró en rueda de prensa que la acción se llevó a cabo conforme a Derecho y que, por la propia naturaleza de la situación, no podía coordinarse con las autoridades universitarias para un acto menos problemático. La Corte Suprema de Justicia también se pronunció, supuestamente a favor del OIJ para luego indicar que ordenaría una investigación.

Dejando de lado el disparate paranoico y conspiratorio, el suceso generó una importante discusión respecto al alcance de la autonomía universitaria, por lo que en ASOJOD nos dimos a la tarea de investigar en el ordenamiento jurídico, a fin de verificar cuál de las posiciones era la acertada. En primera instancia, recurrimos a la Constitución Política, que en su artículo 84 contiene la garantía de autonomía e indica, literalmente que la Universidad de Costa Rica "goza de independencia para el desempeño de sus funciones y de plena capacidad jurídica para adquirir derechos y contraer obligaciones, así como para darse su organización y gobierno propios". Nótese que la autonomía está referida propiamente al desempeño de las funciones típicamente universitarias: a su organización, administración, financiamiento y, fundamentalmente, a la libertad de cátedra.

Precisamente, la intención del constituyente remite, más que nada, a proteger a la universidad de los vaivenes políticos y de los caprichos del gobierno de turno, evitándole a este interferir en el funcionamiento académico de esa casa de enseñanza y asegurándole a esta la posibilidad de ser un espacio donde convergen ideas y propuestas que pueden coincidir o diferir radicalmente del discurso "oficialista". Para muestra un botón, pues como señaló el Diputado Baudrit Solera, miembro de la Asamblea Constituyende de 1949:

"(...) la autonomía universitaria, la cual se entiende desde tres puntos de vista: administrativo, económico y docente (...) En el primer caso, se entiende por autonomía administrativa el derecho que asiste a la Universidad para organizarse libremente, darse el gobierno propio que estime adecuado (...) En cuanto a la autonomía económica, la Carta del 71 habla de dotar a nuestra Universidad de las rentas necesarias para su sostenimiento. Sin embargo, ha sido necesario acudir al sistema de subsidios por parte del Estado (...) De ahí el empeño que han sostenido para fijar en la Constitución la derogación del Estado de otorgar a la Universidad un subsidio anual no menor del 10% del total de gastos del Ministerio de Educación. (...) En cuanto a la autonomía docente, en este sentido -digo- no hay necesidad de insistir mucho. La libertad de cátedra no es otra que la libertad de expresión, de pensamiento, que tantos sacrificios ha costado adquirir. Nadie puede negar la libertad de cátedra (...)”.
Asimismo, la Sala Constitucional en su voto N° 1313-93, indica que

"son estas las modalidades administrativa, política, organizativa y financiera de la autonomía que corresponde a las universidades públicas. La autonomía universitaria tiene como principal finalidad, procurar al ente todas las condiciones jurídicas necesarias para que lleve a cabo con independencia su misión de cultura y educación superiores".

En este mismo tema, el Dr. Román Solís Zelaya señala que

"En todo lo demás, que no sea quehacer típico universitario, el legislador si puede legislar, por el principio de unidad estatal. ¿Cuál sería la materia no típica universitaria?, el quehacer administrativo diario de función pública que tiene todo aparato administrativo. Frente a ello surge algo controversial que es el control de legalidad. ¿Puede el Estado ejercer control de legalidad frente al ente autónomo?; si, por principios. El Estado si puede actuar como contralor de legalidad frente al acto universitario. ¿Qué tipo de contralor de legalidad? Existe primero un contralor frente a la ley y un segundo momento un contralor dentro de la Constitución Política. Frente a la ley ordinaria está la jurisdicción contencioso-administrativa, la actividad jurídica de la Universidad de Costa Rica está supeditada al ordenamiento constitucional y al ordenamiento legal.”
También el Dr. Eduardo Ortíz Ortíz apunta que

“La Universidad, como cualquier otro sujeto del orden jurídico nacional, queda sometida a todas las regulaciones legales, que, aun afectando su situación jurídica e interfiriendo indirectamente con la prestación de un servicio y la organización de sus medios, afectan por igual a todos los otros sujetos del mismo orden, porque están motivadas en razones a todas comunes, extrañas a su especialización funcional. De este modo quedan sujetos a las normas de la Asamblea, el régimen de sus propiedades, la regulación del tránsito por sus calles, los delitos cometidos dentro de sus aulas y,, en general, toda conducta del estudiante o del profesor dentro de la Universidad que coincida con una hipótesis legal, distinta de la enseñanza académica”.
Finalmente, el Dr. Jorge Enrique Romero Pérez también argumenta que

"La forma de conocer el límite de la autonomía constitucional de las universidades públicas, es conocer que dentro de esa autonomía están las áreas de Docencia, Investigación Acción social y cultura (extensión socio-cultural). Lo que no esté dentro de esa sombrilla institucional, carece de la calidad de autonomía constitucional. En este campo externo de dicha autonomía, las universidades públicas están sujetas al ordenamiento jurídico del país".
En vista de todo lo anterior, en ASOJOD consideramos que no se vale, como muchos estudiantes, administrativos y docentes lo han querido, pretender que la UCR tiene el mismo status jurídico que una embajada, pues ni la Constitución lo establece ni existe, o al menos luego de una búsqueda no se ha encontrado, normativa alguna que obligue a las autoridades policiales costarricenses a solicitar autorización para ingresar ni coordinar con los servicios de seguridad universitarios. Como bien lo han afirmado algunos especialistas, la autonomía no es sinónimo de extraterritorialidad.

Siendo así, en ASOJOD creemos que el ingreso de los agentes del OIJ se realizó sin violentar la autonomía universitaria y que esta debe aplicarse únicamente para el quehacer institucional; nunca debe verse como una autorización independentista, pues la misma Constitución Política asegura la unidad estatal y fuera de la materia administrativa, presupuestaria, organizativa y académica, la UCR está sometida a todo el bloque de legalidad existente y, en este caso particular, al poder de Policía que detenta el Estado.

Con base en lo anterior, así como en el voto N° 4395-1995 de la Sala Constitucional, en ASOJOD coincidimos con lo apuntado por Vladimir Villalobos en su tesis para optar por el grado de Licenciado en Derecho:

"la autoridades de la universidad no pueden impedir el acceso a la autoridades nacionales, en caso de que se tenga que impedir un delito, detener a un sospechoso, o ante cualquier otra situación que así lo requiera, porque el Campus Universitario se encuentra sometido al mismo régimen legal que cualquier otro recinto privado de acceso público".
Siendo así ¿qué autonomía se violó? Claramente no fue la autonomía que define la norma, sino el espejismo autonómico que algunos, irresponsablemente, han querido hacerle creer a los demás, sobre la base de mentiras y prejuicios. Algunos universitarios que se han dado a la tarea de mentir y presentarse como víctimas, cual patología digna de un refinado análisis psiquiátrico. Son los mismos que hace unos años nos advertían que con la aprobación del TLC, perderíamos el país, nuestras riquezas naturales y nuestra soberanía. No obstante, con el paso del tiempo no han podido demostrar cómo la Isla del Coco sigue donde siempre ha estado o cómo el agua no se la han llevado los estadounidenses ni como nuestros tres Poderes de la República siguen tomando sus decisiones que, aunque erradas, no son por culpa de la ingerencia extranjera.

Son los mismos que buscan cualquier excusa para no ir a las clases que todos los costarricenses les pagamos, pero sí para ir a bloquear calles e impedirle a los demás transitar libremente y llegar a sus casas, clases o trabajo. Son esos mismos que con sus reprobables acciones han generado una gran animadversión hacia los estudiantes y que, por su revoltosa actitud, comprometen a los estudiantes, docentes y administrativos serios y responsables. Son los mismos de siempre que dañan la propiedad privada con piedras y palos, que queman cuanto pueden recoger, que se esconden en el anonimato y claman por derramamientos de sangre y luchas armadas contra fantasmas que sólo ellos pueden ver.

Son ellos los que, al igual que el Ministro de Propaganda del Régimen Nazi, Jossep Goebbels, creen en la máxima de que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad y tergiversan los hechos, manipulando la información con el fin de ganar legitimidad para sus causas, al tiempo que convierten a una universidad de espacio de lucidez, conocimiento y debate, en una barraca de intolerancia, violencia e irracionalidad. Son los mismos que dicen defender a la Universidad pero no comprenden el significado del lema institucional: lucem aspicio (en busca de la luz). Un lema que, sin duda alguna, representa la misión fundamental de una universidad: la búsqueda del conocimiento, a partir de la investigación ética, seria y responsable, del debate respetuoso y pluralista, de la criticidad y del análisis académico.

Por eso, es importante que los buenos estudiantes, profesores y trabajadores de la Universidad, retomen lo que han permitido que se pierda y le permitan a esa casa de enseñanza volver a la senda por la que debe transitar. Se requiere honestidad intelectual, seriedad, compromiso con la razón y la lucidez, investigación minuciosa antes de pronunciarse, análisis crítico y sensato, pero sobre todo, rechazo al oscurantismo y a la violencia como solución a los problemas.

sábado, 17 de abril de 2010

Pensar antes de hablar


El día de ayer se informó que en una votación de 5 a 2 los magistrados de la Sala Constitucional, decidieron rechazar los recursos de amparo que se habían interpuesto contra el proyecto Crucitas.

Lo que más nos sorprendió fue cómo explotaron los comentarios (a favor o en contra) de la decisión. Cosa que resulta interesante, ya que el voto ni siquiera ha sido redactado. Entonces, cabe preguntarse cómo es que la gente se pronuncia respecto a algo que no existe todavía.

Este es el problema de nuestro país, la doxa: la necesidad, o mejor dicho, la necedad de abrir la boca cuando nos de la gana sin ninguna responsabilidad. No importa si lo hacen para opinar a favor o en contra, lo que importa es la falta de responsabilidad para emitir criterios.

La pregunta que formuló en Twitter el periodista Iván Meza, de canal 7, resume a la perfección esta actitud: ¿es acertado el fallo de la Sala UV sobre crucitas? ¿Quiénes a favor, quiénes en contra? Así no más, sin ningún asco, como si se tratara de un partido de fútbol.

Por eso estamos como estamos...

viernes, 16 de abril de 2010

Viernes de recomendación

El siguiente artículo sugiere como el comportamiento altruista pudo desarrollarse como un rasgo ventajoso del comportamiento humano, pues le permite al individuo recibir los beneficios de la cooperación y, por ende, este comportamiento pudo haber evolucionado a través del proceso de selección natural.

jueves, 15 de abril de 2010

ECONOMÍA: Un tímido reflorecer austriaco


Durante las últimas semanas la Escuela Austriaca de Economía ha ganado algo de notoriedad en los medios de comunicación internacionales. No es mucho, prácticamente nada, pero acostumbrados al invierno siberiano al que la tenían acostumbrada parece bastante.

Hace unos días fue Gregory Mankiw, uno de los economistas y tomboleros más conocidos del mundo, se planteaba hace unos días desde su blog que quizá, penurias que ha de sufrir uno, no fuera tan buena idea aquello de dejar que los bancos se endeuden a corto plazo y presten a largo. Ahora, el autor de uno de los libros de macroeconomía más vendidos y estudiados en las facultades, parece darse cuenta de que esa estrategia financiera, tan desestabilizadora, tan peligrosa y tan ruinosa puede no tener demasiados beneficios. Oh, de golpe, ese método tan científico, tan exacto y respetable que empleaban todos estos economistas resulta que ha engañado a varias generaciones de economistas; lo que parecían conclusiones asentadísimas, dejan de serlo de la noche a la mañana.

Bien está que Mankiw recapacite, aunque mejor habría estado que el economista de Harvard no hubiese dejado de leer La Acción Humana de Mises por estar escrita en 1949. Así quizá se hubiese ahorrado y les hubiese ahorrado años de confusión a muchos, pues Mises ya analizaba y criticaba ese descalce de plazos por el que hoy —61 años después— Mankiw comienza a preocuparse. Pero bueno, si la ciencia económica realmente existente es una disciplina nada sectaria, nada ideologizada y nada influida por intereses políticos y empresariales, habrá que asumir que todos los artículos académicos que se publican cada año han absorbido como una esponja lo mejor de las generaciones anteriores; esto es, habrá que asumir que todo lo aprovechable de La Acción Humana está adecuadamente filtrado, aislado e incorporado en la corriente económica mayoritaria. Já.

El otro que hace unos días reivindicó algunas conclusiones típicamente austriacas fue el ex presidente de la Fed, Alan Greenspan. En un largo artículo donde pretende excusar su más que evidente responsabilidad en la gestación del boom artificial del crédito, Greenspan concluye que los problemas de un sistema financiero aparecen cuando éste se endeuda a corto plazo e invierte a largo. Quizá a muchos les sorprenda. A mí no tanto. Cualquiera que haya leído qué pensaba Greenspan en 1966 sobre el patrón oro podrá darse cuenta de que la teoría austriaca nunca lo abandonó: para lo bueno y para lo malo. Pues sin esos conocimientos probablemente no hubiese logrado sostener el castillo de naipes financiero de EE.UU. durante tanto tiempo y la crisis actual hubiese sido mucho más liviana.

Mas no quería hablarles ni de Mankiw ni de Greenspan. Otros dos economistas de renombre, Martin Wolf y Paul Krugman, han vuelto a colocar a la Escuela Austriaca en primera plana de sus reflexiones muy recientemente.

Wolf, editor del Financial Times, ha escrito para recabar opiniones sobre la Escuela Austriaca. En principio, el inglés ve con agrado algunas de sus teorías: básicamente, que la reserva fraccionaria tiende a generar booms de crédito que cristalizan en forma de malas inversiones generalizadas. La exposición de Wolf es simple y muy poco matizada, pero cumple su función de transmitir la esencia sin errores. No así cuando Wolf pasa a reflexionar sobre la parte de la teoría austriaca que no le agrada: la idea de que los problemas de la crisis se solucionan dejando que quiebre todo.

Es cierto que algunos austriacos (sobre todo concentrados en el Mises Institute) son favorables a que, si es necesario, se derrumbe el sistema, pero otros no. Hayek, por ejemplo, era consciente de los riesgos de la contracción secundaria; también otros austriacos han alertado sobre los peligros de que la liquidación necesaria se transforme en una sobreliquidación. Yo mismo he sugerido alternativas al rescate público de la banca que no pasan por su quiebra. Es una pena que Wolf no conozca demasiado bien toda esta rica tradición austriaca, aunque en su descargo reconoceré que los implicados tampoco han hecho demasiado por darla a conocer.

Distinto es el caso de Krugman. En el Nobel de 2008 se juntan en distintos porcentajes dosis de ignorancia y de mala fe. Es difícil saber cuál prevalece dados sus antecedentes. Pero afirmar que la teoría austriaca del ciclo económico es incapaz de explicar por qué surge desempleo durante la fase recesiva denota nula comprensión sobre la misma. La heterogeneidad y la poca convertibilidad de los bienes de capital unidas a la falta de ajuste en los precios relativos (entre ellos los salarios) explica la persistencia del desempleo durante la crisis. En caso contrario, no sólo no habría desempleo, sino que no habría crisis. Parece mentira que haya que volver a explicar esto.

Otros economistas de media fila, como Brad Delong, ese que manipula los textos de Hoover para tergiversar a un Hayek que él mismo reconoce que no entiende, también han participado en el debate, pero sus opiniones son sólo un refrito de las de Krugman con un poco de jerga monetarista, así que tampoco merece la pena prestarle demasiada atención.

En general, pues, periodistas y economistas, sabiéndolo o no, manipulando sus tesis o no, están empezando a conceder a la Escuela Austriaca la relevancia que merece. Nada que probablemente sea mérito de quienes nos consideramos austriacos —en general divulgadores muy perfectibles— sino más bien de la propia tozudez de los hechos.

Y es que cuando los bancos centrales expanden el crédito a gran escala, provocan una crisis sin precedentes, rebajan los tipos de interés sin conseguir reinflar la burbuja y además los planes de estímulo keynesiano sólo sirven para lastrar el crecimiento presente y futuro, una de dos: o empiezas a aceptar el peso de las teorías austriacas o dejas que la ideología te ciegue. Esperemos que la gente honrada y equivocada tenga más peso que la gente deshonesta y politizada. Los primeros terminarán por comprender en algo cómo funcionan las cosas, los segundos sólo tratarán de oscurecerlas y crear hombres de paja para que su propia torpeza no se nota demasiado.

Juan Ramón Rallo

lunes, 12 de abril de 2010

Tema polémico: la elección del Directorio Legislativo


Las primeras líneas del libro Teoría de Juegos para Científicos Políticos señalan que “la estrategia es la esencia de la política, un político no estratégico no puede alcanzar sus objetivos (…)”. La anterior cita es concluyente: quien no dirige sus acciones basado en una estrategia que resulte adaptativa al contexto, esta condenado a divagar en la arena política. En Costa Rica existen decenas de ejemplos que se pueden citar de políticos que, por sus decisiones no estratégicas, hoy no son más que fantasmas del pasado. Sirva la introducción para entender lo que acontecerá en Costa Rica, en el marco de la elección del próximo directorio legislativo de la Asamblea Legislativa, el 1 de mayo.

Una lección clave para desarrollar una estrategia es entender que,quien desarrolla y ejecuta las reglas de un juego, por definición, domina el juego. Y en el caso del Directorio Legislativo, esto resulta de suma importancia, ya que sus funciones no se limitan meramente a lo administrativo, sino que tiene potestades relacionadas con el procedimiento legislativo, como establecer el orden del día. Además, el Presidente del Congreso tiene como funciones nombrar las Comisiones Permanentes, dirigir las discusiones que se refieran al reglamento interno, conceder la palabra, llamar al orden, así como conceder, a los diputados, permisos para no asistir a las sesiones, entre otras. Estas tareas, sabiendo manipularlas, permiten dominar gran parte del funcionamiento legislativo.

Así las cosas, se entiende entonces por qué la elección del Plenario ha despertado inquietud entre quienes buscan una alianza de oposición al PLN (oficialismo), formado por PAC, PUSC, PASE, FA y, eventualmente, el ML o un directorio compartido por este último partido y el oficialista, opción que, en términos de votos, parece ser la más viable hasta el momento. Dado que el PLN cuenta con 24 votos, sólo requiere 5 más para alcanzar la cantidad que exige el Reglamento en orden de conformar el Directorio. Mientras tanto, la unión PAC-PUSC-PASE-FA cuentas con 22 votos. En tal situación, los votos del ML son decisivos para ganar. Como se puede ver, el partido que está en medio de todo esto es el ML, cuya estrategia de darle largas a la toma de decisión le ha servido para incrementar su poder de negociación.

Es importante decir que son varios los factores que pueden llevar a un partido a unir fuerza con otro para dominar un directorio. Por un lado, se podría pensar en la afinidad ideológica como una de ellas, pero no es necesariamente la más importante. De hecho, esta sería una explicación ingenua, entendiendo el desdibujamiento ideológico de “los partidos atrapa-todo” y tomando en cuenta la ambición como fuerza motora de los políticos, así como que la experiencia nos muestra que las coaliciones entre partidos que se ubican a los extremos del espectro ideológico son posibles. Por otro lado, la conformación de un directorio de oposición al Ejecutivo puede ser otra de las razones (y de hecho, es el argumento central en la actual coyuntura); sin embargo, tal consideración no resiste la prueba del análisis, ya que no se puede entender a la oposición como una fuerza monolítica al oficialismo. La oposición y el acuerdo se construyen entre los diferentes actores sobre temas y circunstancias específicas, no a lo largo de los 4 años de una legislatura. y menos en un escenario donde la disciplina y coherencia partidaria no están del todo claras. Por eso, entender la dinámica de un parlamento multipartidista como el costarricense como una dicotomía oposición-oficialismo es simplemente un error.

Otra razón a tomar en cuenta es que las coaliciones se construyen sobre agendas definidas. Es decir, sobre los objetivos que los políticos quieren alcanzar y que saben que no pueden obtener por si sólos. En tal caso, el Directorio Legislativo se debería conformar sobre la base de una agenda temática. Y aquí es precisamente donde debe empezar a jugar la estrategia de los partidos políticos. Entonces, la pregunta clave es: ¿cuáles partidos poseen agendas similares que permita alcanzar decisiones efectivas? ¿Será acaso la coalición del PAC-PUSC-PASE-FA más el ML o la alianza PLN-ML? La pregunta puede resultar truculenta, pues se basa en el supuesto que los partidos poseen agendas bien definidas, pero a juzgar por la improvisación de nuestra política, esto no siempre se cumple.

Se puede sumar al argumento que, ceteris paribus, las negociaciones entre 2 partidos resultan más sencillas que las negociaciones entre 5 o más partidos, por el simple hecho que ponerse de acuerdo entre 2 es más fácil que ponerse de acuerdo entre más de 2. Las conseciones, conversaciones e interacciones son, grosso modo, menos costosas conforme menor es el número de participantes y más cercanas son sus agendas, especialmente cuando dentro de ellas se encuentran puntos de confluencia.

Al fin y al cabo, lo que no se puede dejar de lado en el análisis es la simple y pura verdad de una negociación política del tipo que aquí tratamos: se trata de la búsqueda y el ejercicio del poder. Una visión idealista o purista no nos dejaría jamás entender las enmarañaras negociaciones que se esconden detrás de la política. La política es la búsqueda del poder y para acceder al poder se necesita estrategia. Siendo así, cabe cuestionarse ¿cuál será la estrategia del ML, como actor central en la coyuntura? ¿negociará con el PLN o con la alianza de oposición? ¿cuáles puntos en común tendrá su agenda con las de los otros partidos? ¿cuál será la estrategia del PLN o del bloque contrario para alcanzar los votos faltantes, en particular, los del partido que aún no ha decantado su posición? Sin duda alguna, serán estrategias a analizar una vez que los actores las revelen. De momento, queda esperar.

viernes, 9 de abril de 2010

Viernes de Recomendación


Para el día de hoy en ASOJOD queremos recomendarles el libro Heroes de la Libertad. En este libro se presentan algunos de los pensadores que han jugado un rol clave en el pensamiento liberal.

jueves, 8 de abril de 2010

ECONOMÍA: ¿Qué es el producto bruto?


La Escuela Austríaca se ha preocupado por insistir en los peligros de concebir la economía como mecanismos automáticos de asignación de recursos movidos por fuerzas que conducen ha llamados “equilibrios” en el contexto de “modelos de competencia perfecta” desarrollados principalmente por León Walras y sus múltiples seguidores de distintas vertientes. Todo esto está mal. Nada hay automático en economía puesto que se trata de seres humanos que ponen de manifiesto sus gustos, sentimientos y preferencias. Nada tan absurdo como equilibrios cuando se trata de procesos en el contexto de permanentes cambios muy alejados de estados finales de reposo. Son procesos dinámicos fruto de decisiones cambiantes.

Como se ha señalado, los llamados modelos de competencia perfecta implican el supuesto del “conocimiento perfecto” de todos los factores relevantes, lo cual significa que no hay posibilidad de arbitrajes ni de empresarios que precisamente intentan detectar conocimientos deficientes y conjeturar posibles diferencias entre costos y precios. Por las mismas razones, tampoco en este modelo cabría la posibilidad de competencia. Como ha destacado Hayek el modelo de competencia perfecta constituye una contradicción en términos ya que se traduce en la ausencia de competencia. El propio Mark Blaug, uno de los economistas más destacados de la tradición del equilibrio y la competencia perfecta ha escrito que “Los Austríacos modernos van más lejos y señalan que el enfoque walrasiano al problema del equilibrio en los mercados es un cul de sac: si queremos entender el proceso de la competencia más bien que el equilibrio final tenemos que comenzar por descartar aquellos razonamientos estáticos implícitos en la teoría walrasiana. He llegado lentamente y disgusto a la conclusión que ellos están en lo correcto y que todos nosotros hemos estado equivocados”.

Ludwig von Mises ha señalado que la economía se refiere a toda la acción humana y no se circunscribe a los aspectos meramente crematísticos ya que se trata de la selección de medios para la consecución de específicos fines. Mises y sus discípulos de la Escuela Austríaca introducen una visión eminentemente humanista de la economía a diferencia de lo que venía ocurriendo con los enfoques marxistas y neoclásicos. Incluso estos últimos han abierto avenidas para el uso y abuso de las matemáticas. Por esto es que Wilhelm Roepke ha escrito que “Cuando uno trata de leer un journal de economía en estos días, frecuentemente uno se pregunta si no ha tomado inadvertidamente un journal de química o hidráulica […] los asuntos cruciales en economía sotan matemáticamente abordables como una carta de amor o la celebración de Navidad […], tras los agregados seudo-mecánicos hay personas individuales, con sus pensamientos, sentimientos y juicios de valor”.

Hay una obra en colaboración escrita por Don Lavoie y Emily Chamlee-Wright que se titula Culture and Enterprise que contiene aspectos de gran interés aunque no se coincida con todas sus conclusiones, especialmente las referidas a la hermenéutica, tema sobre el que tuve oportunidad de discutir con Lavoie especialmente a raíz de un ensayo suyo en torno a Carl Menger. En todo caso, en el libro mencionado se enfatiza la necesidad de que los economistas se compenetren de otras disciplinas y no actúen como “turistas” superficiales y como si las humanidades fueran algo “externo” a los procesos económicos que se ubicarían en otro planeta fruto de la obcecación positivista. Este es el motivo por el que Hayek dice que “si un economista se queda solo en la economía, no solo es un estorbo sino que estoy tentado a decir que será un peligro público”. Los autores de aquel trabajo citado explican que no hay posibilidad de que funcionen grupos humanos si no se entienden y aceptan valores culturales básicos: nada se logra por más que se promulguen constituciones y normas si no se entiende que es un contrato, que es la propiedad y no se suscriben los principios del respeto recíproco en el plano cualitativo que les corresponde.

Y respecto a lo cuantitativo, los mismos autores expresan sus serias dudas sobre el significado de las mediciones de bienestar económico en términos del producto bruto interno ya que consideran el progreso como algo enteramente subjetivo (incluso ejemplifican con el caso de las alarmas y cerraduras que se computan en las estadísticas del producto bruto pero pueden significar drásticas reducciones en la calidad de vida debido a incrementos en la inseguridad).

En esta línea argumental personalmente agrego que aquellas estadísticas deben verse con espíritu crítico en varios planos. Primero, es incorrecto decir que el producto bruto mide el bienestar puesto que mucho de lo más preciado no es susceptible de cuantificarse. Segundo, si se sostiene que solo pretende medir el bienestar material debe hacerse la importante salvedad de que no resulta de esa manera en la media en que intervenga el aparato estatal puesto que lo que decida producir (excepto seguridad y justicia en la versión convencional) el gobierno necesariamente será en un sentido distinto de lo que hubiera decidido la gente si hubiera podido elegir: nada ganamos con aumentar la producción de pirámides cuando la gente prefiere leche. Tercero, una vez eliminada la parte gubernamental el remanente se destinará a lo que prefiera la gente con lo que cualquier resultado es óptimo aunque si duda el estatismo hará retroceder las condiciones de vida debido a la injustificada succión de recursos y la consiguiente alteración de los precios relativos, lo cual conduce al desperdicio de los siempre escasos bienes disponibles. Cuarto, las el manejo de agregados como los del producto y la renta nacional tiende a desdibujar el proceso económico en dos sentidos: hace aparecer como que producción y distribución son fenómenos independientes uno del otro y trasmite el espejismo que hay un “bulto” llamado producción que el ente gubernamental debe distribuir por la fuerza (o más bien redistribuir ya que la distribución original se realizó pacíficamente en el seno del mercado). Quinto, las estadísticas del producto bruto tarde o temprano conducen a que se construyan ratios con otras variables como, por ejemplo, el gasto público, con lo que aparece la ficción de que crecimientos en el producto justifican crecimientos en el gasto público. Y, por último, en sexto lugar, la conclusión sobre el producto es que no es para nada pertinente que los gobiernos lleven estas estadísticas ya que surge la tentación de planificarlas y proyectarlas como si se tratara de una empresa cuyo gerente es el gobernante. Esto no permite ver que cuando gobernantes estiman tasas de crecimiento del producto no es que se opongan a que sen más elevadas y si resultan menores es porque así lo resolvió la gente. Si prevalece un clima de libertad y de respeto recíproco los resultados serán los que deban ser. En este sentido, James M. Buchanan ha puntualizado que “mientras los intercambios se mantengan abiertos y mientras no exista fuerza y fraude, entonces los acuerdos logrados son, por definición, aquellos que se clasifican como eficientes”.

Si por alguna razón el sector privado considera útil compilar las estadísticas del producto bruto procederá en consecuencia pero es impropio que esa tarea esté a cargo del gobierno. Por los mismos motivos de que los gobierno se tienten a intervenir en el comercio internacional, Jacques Rueff mantiene que “El deber de los gobiernos es permanecer ciegos frente a las estadísticas del comercio exterior […] si tuviera que decidirlo no dudaría en recomendar la eliminación de las estadísticas del comercio exterior debido al daño que han hecho en el pasado, el daño que siguen haciendo y, temo, que continuarán haciendo en el futuro”.

Cuando un gobernante actual se pavonea porque durante su gestión mejoraron las estadísticas de la producción de, por ejemplo, trigo es menester inquirir que hizo en tal sentido y si la respuesta se dirige a puntualizar las medidas que favorecieron al bien en cuestión debe destacarse que inexorablemente las llevó a cabo a expensas de otro u otros bienes. No hay alquimias posibles, en esta instancia del proceso de evolución cultural, lo único que un gobierno puede hacer para favorecerle progreso de la gente es respetar marcos institucionales civilizados que aseguren los derechos a la vida, la propiedad y la liberad.

En resumen, la economía no es un aparato que se maneja desde el vértice del poder sino un proceso cultural en el que la gente decide la asignación de factores productivos en el plebiscito diario del mercado en el contexto de información dispersa y fraccionada que se coordina a través de los precios. Las visiones mecanicistas y deshumanizadas de la economía conducen a la soberbia y la arrogancia de megalómanos y planificadores de vidas y haciendas ajenas.

Alberto Benegas Lynch

lunes, 5 de abril de 2010

Tema polémico: el capitalismo y la conciencia social


Muchas personas erróneamente tienden a asociar el socialismo con la conciencia social y, contrario sensu, afirman que las personas que son más afines al Capitalismo carecen de este conocimiento o virtud. Pues bien, nada más erróneno que esto. El capitalismo es un sistema económico que alcanza un alto grado de actividad productiva por medio de capital privado; en este sistema, las personas intercambian bienes y servicios, satisfaciendo de esta manera sus necesidades individuales, lo cual trae como resultado un beneficio generalizado de la sociedad.

El hecho de que cada individuo genere riqueza basado en un interés individual no quiere decir de ninguna manera que propicie una inexistencia de conciencia social. Podemos entender conciencia social como un conocimiento del bien y el mal que rodea al individuo. La conciencia social en las personas genera un deseo de que todos los seres su alrededor tengan sus necesidades básicas cubiertas y tengan la capacidad para lograr autorealizarse ¿Y por qué este conocimiento no puede existir en un sistema capitalista?

Es irónico pensar de esta manera pues los mismos hechos históricos contradicen esta aseveración; desde que inició el movimiento capitalista en el mundo, más personas han podido salir de la pobreza que en cualquier otro momento en la historia. Además, gracias al capitalismo y su incentivo a la generación de nuevas tecnologías, se originan constantemente formas de producción más eficientes de modo que se satisfagan las necesidades de cada vez más individuos. o que se utilizan para mejorar la salud y calidad de vida de los individuos. Desde un punto de vista de conciencia social se podría decir con toda certeza que el capitalismo ha dado mejores resultados que otros sistemas, en particular, por su diferencia con cualquier sistema donde exista distribución forzosa de los recursos: nadie le debe quitar a otros para mejorar su condición.

Los críticos del capitalimso dicen que el problema es que con este sistema se genera un afán de lucro y es antagónico con la conciencia social ¿Por qué? ¿Adónde está el fundamento de esta aseveración? Todas las personas tienen afán de lucro en algún grado y esto no quiere decir que sean incapaces de ayudar al prójimo. En un sistema basado en el mercado, las personas adquieren capital en libertad y con la misma libertad pueden usar su capital privado y su tiempo de la manera que mejor les parezca y puede ser en mejoramiento de la calidad de vida de otras personas y/o del medio ambiente. Inclusive, voluntariamente y sin violar las libertades de otros, grupos de personas constantemente se ponen de acuerdo y forman organizaciones privadas con objetivos claros de ayuda social, en mejoramiento del medio ambiente, etc. Todo esto sucede en sistemas capitalistas y con una gran ventaja: es el resultado de procesos decisionales individuales y voluntarios, donde cada quien utiliza sus recursos, tiempos e ideas y, de forma individual o mediante una asociación voluntaria con otros, se dedica a ayudar a quienes lo necesita.

La conciencia social nace del individuo y es este el que debe ponerla en práctica. Lo que no se vale es que un grupo de personas le arrebaten la propiedad a unos a para dársela a otros supuestamente con un carácter de ayuda social. Este tipo de acciones, características de sistemas Socialistas, lo único que generan es que no se genere riqueza y, por lo tanto, se propicia la pobreza en forma generalizada.

sábado, 3 de abril de 2010

Respuesta a Silvio Rodríguez


El cantautor Silvio Rodríguez me ha hecho una pregunta públicamente. Se la voy a responder. Es un magnífico y admirado compositor al que debe tomársele en cuenta. Dice Silvio: “Si los miles de cubanos que perdimos familia en atentados de la CIA hiciéramos una carta denuncia ¿la firmaría Carlos Alberto Montaner?” La pregunta forma parte de lo que parece ser un poema o la letra de una canción inédita. El texto se titula Preguntas de un trovador que sueña y está disponible en un website llamado kaosenlared.net, vertedero ideológico en el que es posible leer elogios a los narcoterroristas de las FARC o a los asesinos de ETA, pero donde, de vez en cuando, aparecen críticas lúcidas a la dictadura cubana.

Por supuesto, Silvio: yo firmaría esa denuncia. La CIA, como todos los servicios de inteligencia, ha hecho cosas deplorables que merecen ser censuradas. Y las ha hecho el ejército estadounidense cuando maltrató cruelmente a los prisioneros. Y las sigue haciendo el Departamento de Justicia de Estados Unidos, y hasta la Corte Suprema, cuando priva a ciertos detenidos del amparo de la ley. Todo eso, incluida la pena de muerte, me parece abominable y contrario a un verdadero Estado de Derecho en el que se respeten las libertades individuales.

Ahora, Silvio, me toca preguntarte a ti: ¿firmarías una carta en la que se denunciaran los atropellos a los presos políticos cubanos y el acoso a las Damas de Blanco? Una carta en la que mostraríamos nuestro respeto por Orlando Zapata Tamayo, Guillermo Fariñas y todo aquel dispuesto a morir defendiendo su dignidad de ser humano. Una carta en la que solicitaríamos la condena a los policías responsables de la muerte de 41 infelices, la mayor parte niños y mujeres, que huían de Cuba en un barco en la madrugada del 13 de julio de 1994. Una carta en la que los cubanos les pediríamos perdón a los somalíes por la matanza de miles de personas llevada a cabo en 1977 y 78 por el ejército cubano en la Guerra de Ogadén, cuando Cuba se alió a la dictadura etíope. Una carta en la que se condenara la censura, el dogmatismo, el partido único, la persecución a las personas por tratar de defender sus ideas políticas, sus creencias religiosas, sus preferencias sexuales. Una carta en la que les dijéramos a los hermanos Castro que 51 años es un periodo demasiado prolongado para continuar imponiéndoles a los cubanos un sistema fallido y cruel en el que ya casi nadie cree, comenzando por ti, Silvio, y por tu talentoso hijo “Silvito”, músico, como tú, a quien apodan “el Libre” para diferenciarlos, porque Silvito ha decidido cantar y decir lo que piensa.

Voy a contestar por ti, Silvio: yo creo que la firmarías. Y creo que la firmaría el 90% de los cubanos, hartos ya de esa vieja dictadura de difuntos y flores. Y te diría más: es importante que todos los cubanos interesados en salvar el futuro (porque el pasado lo hemos hecho añicos irremediablemente), los de la oposición democrática y los reformistas del régimen, como es tu caso, se encuentren en un punto medio para buscar una salida a la trampa que nos van a legar los hermanos Castro cuando decidan morirse y nos dejen como herencia un manicomio empobrecido y sin ilusiones patrullado por una legión de policías corruptos.

Hace pocas fechas dijiste que a la palabra “revolución” hay que quitarle la “r” para comenzar a evolucionar. De acuerdo. ¿Cómo se hace ese prodigio? Se hace vaciando las cárceles de presos políticos, permitiendo la libre expresión de las ideas y la asociación espontánea y sin coacciones de las personas. No se trata de determinar ahora hacia dónde debe ir el país. Lo que se impone en este momento es abrir los cauces de participación para que los propios cubanos cambien todo lo que haya que cambiar y decidan democráticamente el rumbo que debe seguirse. Después, poco a poco, sin violencia, sin revanchas, pacíficamente, elección tras elección, las piezas irán cayendo en su lugar hasta que salgamos de la etapa actual y la sociedad, si así lo decide libremente, redefina el Estado y el perfil de la convivencia.

¿Hacemos esa carta juntos? Atrévete.

Carlos Alberto Montaner

viernes, 2 de abril de 2010

Viernes de Recomendación


Para el día de hoy les ofrecemos el trabajo del filósofo argentino Gabriel Zanotti, titulado: "Machlup: un puente entre Mises y Lakatos". En dicho artículo el profesor Zanotti intenta replantear el sistema epistemológico de Mises, para agregarle un elemento empírico que le perminta ser testeable, a la luz de las ideas metodológicas de Machlup y Lakatos.

jueves, 1 de abril de 2010

ECONOMÍA: Olvídense del Fondo Monetario de Europa


La crisis de la deuda en Grecia tiene a los economistas europeos confundidos y adhiriéndose a ideas como aquella de establecer un Fondo Monetario Europeo (EMF, por sus siglas en inglés), el cual es probable que socave y no fortalezca la estabilidad de la Unión Europea (UE).

Los políticos griegos y los funcionarios del presupuesto aplicaron rápido y de manera laxa trucos contables para esconder sus excesivos gastos en los presupuestos de los años anteriores. Ahora Grecia se enfrenta a pagos de deuda de $30.000 millones en abril y mayo de 2010. Todavía no queda claro si los mercados financieros aceptarán aplazar el pago de esa deuda sin demandar tasas de intereses considerablemente más altas, un prospecto que está causando una preocupación general y la búsqueda de una solución rápida.

Grecia fracasó en respetar el requisito fundamental de la unión monetaria: “estabilidad”. Pero el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE se diluyó en 2005 para acomodar las violaciones de la regla del déficit presupuestario por parte de Francia y Alemania a inicios de la presente década. El “mal comportamiento” de Grecia puede ser directamente atribuido a los incentivos perversos creados por el rescate furtivo.

Ahora cada país europeo está negándose a dar ayuda bilateral para amortiguar la austeridad económica que los griegos ahora deben soportar. Eso no es sorprendente porque cualquier compromiso como tal sería opuesto por los votantes y podría ser cuestionado en las cortes. Por lo que la crisis inmediata probablemente será resuelta con un préstamo grande financiado por una “coalición de los dispuestos” entre las naciones europeas.

Para el periodo más largo, algunos economistas están promoviendo el establecimiento de un EMF, estructurado de acuerdo al Fondo Monetario Internacional. Eso es una mala idea.

De acuerdo a la propuesta, el EMF prestaría en los mercados financieros y proveería asistencia condicional a los países miembros en momentos en que estos se enfrenten a crisis de deuda. Los partidarios del EMF se imaginan que esto haría más creíble el compromiso de las naciones de la eurozona con la disciplina fiscal y la administración de las crisis. Exactamente lo opuesto es probable que sea cierto.

Las economías europeas se enfrentan a un clásico problema del pasajero gratuito. La irresponsabilidad fiscal doméstica (gasto público más allá de la voluntad de la nación a costearlo) genera beneficios domésticos en el corto plazo pero también costos a largo plazo que son desplazados hacia los demás miembros de la eurozona mediante tasas de intereses más altas. Los déficits más altos gastan capital que de otra manera hubiese sido invertido en el sector privado, lo cual aumenta las tasas de intereses. Los griegos empujaron los límites con sus jugadas peligrosas a cuestas de sus socios europeos.

Pero otros países europeos importantes también se enfrentan a prospectos de crecientes déficits presupuestarios debido a sus generosos programas de seguridad social y a poblaciones envejecidas. Por lo tanto, España, Francia, Alemania, Portugal, Italia y otras naciones de la UE también deben introducir consolidaciones fiscales, principalmente reducciones en las pensiones, gastos en atención médica, programas de bienestar y otros programas gubernamentales debido a que las tasas tributarias europeas ya son demasiado altas. Sin tales ajustes, los crecientes déficits presupuestarios indicarían mayores riesgos inflacionarios y erosionarían la credibilidad internacional del Euro como una moneda segura.

La esperanza de que la disciplina fiscal entre los miembros de la UE se convirtiese en algo más creíble con la creación del EMF es mal concebida por varias razones. Primero, los préstamos del EMF en los mercados financieros inmediatamente absorberían capital invertible y aumentaría las tasas de intereses. Si el EMF es considerable en su tamaño, podría hacer más caro los préstamos por parte de las tesorerías nacionales, directa e inmediatamente.

Segundo, la creación de tal fondo crearía un “riesgo moral” muy parecido a aquel ya creado por la habilidad expandida del FMI de proveer asistencia económica a países que se enfrentan a crisis de tipo de cambio o de deuda. La posibilidad y las mayores expectativas de rescates por parte de un nuevo EMF promoverían más, no menos, irresponsabilidad fiscal por parte de las Grecias del mundo.

Además, ¿en cuáles activos serían invertidos los préstamos del EMF? Si serán invertidos en bonos de la tesorería nacional de la UE, el efecto sobre la tasa de interés sería neutralizado, pero reasignaría capital desde la inversión privada hacia las arcas públicas, perjudicando el crecimiento a largo plazo. Para asegurar un compromiso creíble con la prevención de crisis, el fondo debería ser invertido en valores financieros no europeos. Pero éstos removerían los recursos invertibles de Europa, algo que los Estados miembros muy probablemente no respaldarían.

Finalmente, invertir el fondo en valores europeos emitidos por privados iría en contra de los principios financieros de administración: aumentaría el riesgo de pérdidas por inversiones precisamente cuando los dineros del EMF son requeridos para proveer rescates a los gobiernos nacionales.

Para mantener la credibilidad del Euro en los mercados internacionales, las naciones europeas necesitan un liderazgo fiscal a largo plazo para generar los ahorros presupuestarios necesarios. Todos los miembros de la UE deberían participar en un proceso coordinado de consolidación presupuestaria sin importar la posición en sus ciclos económicos y de negocios. Las consolidaciones deberían estar sujetas a los perfiles demográficos de cada país, a su estructura presupuestaria, a sus vulnerabilidades financieras y capacidades de ingreso. Sin estas políticas de ajustes proactivos, intentar ajustes de mercado probablemente traerá sorpresas desagradables, y no discriminatorias, sobre los ciudadanos europeos.

Jagadeesh Gokhale