miércoles, 31 de marzo de 2010

Más Estado y más Iglesia = menos libertad


Justo cuando creíamos que las cosas no podrían ir peor, luego de las declaraciones de Laura Chinchilla en contra de la unión civil de personas del mismo sexo, nos encontramos que la Iglesia Católica desea afianzar su relación con el Estado costarricense, para lo cual impulsaría un tratado, tendienet a dotar de "seguridad jurídica" al régimen de privilegios y excenciones del que goza esta institución.

Es increíble que a estas alturas, Costa Rica mantenga una confesionalidad que, en muchos otros lugares del mundo, hace tiempo acabó, para dar paso a un ambiente de respeto a la libertad de culto y creencia y, en particular, consolidar el gobierno temporal sobre el espiritual, para usar la terminología de la Teoría de las dos Espadas. Pero aquí, de forma muy sui generis, nos empeñamos en retroceder, como el cangrejo.

En ASOJOD hemos repudiado, desde nuestros inicios, el contubernio entre la Iglesia (s) y el Estado, pues presupone una imposición sobre la libertad individual y, como en el caso de Costa Rica, otorga gollerías a una agrupación (cualquier parecido a los sindicatos es "mera coincidencia") a costa de los costarricenses. Hoy día, nuestro dinero se usa para financiar a la Iglesia Católica, que mediante las Temporalidades de la Iglesia, cuenta con partidas del Presupuesto de la República bastante altas. Además, la Iglesia sigue determinando la orientación de algunas políticas públicas, específicamente las relacionadas con la educación sexual y la salud sexual-reproductiva, de forma tal que, mediante su influencia espiritual y política, pisotea la libertad de los individuos para decidir la forma en que desean vivir.

Ya en campaña, Laura Chinchilla había demostrado toda la disposición a mantener ese contubernio odioso con la Iglesia, pero ahora en el poder, desea ir más allá, afianzando los privilegios nefastos a una congregación que, mientras siga definiendo el rumbo de las políticas públicas, nada positivo dejará a nuestro país en términos de libertad.

martes, 30 de marzo de 2010

Cuba y su salud



Será que todo lo que se nos dice acerca del sistema de salud cubano es cierto, o será que como en la granja de Orwell: "todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros.

lunes, 29 de marzo de 2010

Tema polémico: libertad a medias


En las últimas semanas se ha dado una serie de eventos que han llamado nuestra atención: la inconsecuencia de los grupos que apoyan la unión civil de personas del mismo sexo, situación que nos ha motivado para este Tema polémico. Primero que todo, hay que dejar claro que en ASOJOD, en repetidas ocasiones, hemos apoyado dicha iniciativa y criticado a quienes la oponen. Pero nos sorprende la confusión conceptual de lo que se podría llamar “liberales gringos” (esto es personas que apoyan las libertades civiles, políticas, culturales, religiosas, sexuales, etc, pero no tienen reparo en pisotear las libertades económicas de los individuos).

Por ejemplo estos “liberales gringos” se quejan con justa razón que dicho proyecto sea sometido a referéndum, en razón de que los derechos de una mayoría no pueden estar sujetos a los de una minoría. Pero curiosamente, no les importaba arrebatar los derechos individuales al comercio, a la libertad de empresa, a elegir, a competir, etc. durante la discusión del TLC. ¿Entonces en que quedamos?

Otra cuestión que salta a la vista, es que dichos “liberales gringos” adoptan las mismas poses y lugares comunes que las personas que atacan por oponerse al proyecto de unión civil. Ambos grupos recurren a una serie de entes metafísicos, fórmulas vacías a las que el individuo de carne y hueso debe someterse y rendir culto. En un caso es el cuento de LA FAMILIA, EL MATRIMONIO, LA LEY NATURAL, etc. En la discusión del TLC, estos mismos “liberales gringos” usaban la misma estrategia sólo que cambiaban el etiquetado del producto, así hablaban de LA SOBERANÍA NACAIONAL, EL BIEN COMÚN, EL ESTADO SOCIAL DE DERECHO, LA JUSTICIA SOCIAL, etc. Obviamente dichas categorías no se sostienen ante el más mínimo examen crítico. Basta con analizar un momento el concepto de “BIEN COMÚN”. Esta categoría anti-conceptual pretende que existe un grupo monolítico y uniforme al cual le es común un determinado bien, lo cual, por supuesto, no es así. Los individuos tienen distintos intereses, metas, planes, que chocan a veces unos con otros, así que el bien de unos puede que no sea el de otros. De igual forma dicha afirmación supone que se puede conocer que es ese “BIEN”, bajo qué mecanismos, quién lo determina, qué pasa con aquellos que no quieran participar del mismo. Así podríamos seguir lanzando inconvenientes a dicha categoría, pero nos extenderíamos en demasía. Aquí el punto es que ambos están dispuestos a someter al individuo real y concreto a una serie de ideales y conceptos mal construidos que se derrumban en sus propias contradicciones.

Lo que nunca entendieron los “liberales gringos” es que esas libertades que tanto defienden son iguales a aquellas que tanto odian. Devienen de la propiedad privada: así, si soy dueño de mi cuerpo, debo serlo también de lo que produzco con él. Si puedo decidir con quien relacionarme en el ámbito personal, debo poder hacerlo en el comercial. Al fin y al cabo, de lo que estamos hablando en uno y otro caso, son personas adultas que llegan a un acuerdo que resulta de beneficioso mutuamente y que en nada incumbe a los demás, no importa cuantas criaturas metafísicas se invoquen.

Vale la pena cerrar este artículo con las esclarecedoras categorías de Rand al respecto:

"El bien, dicen los místicos del espíritu, reside en Dios, un ser cuya única definición es la de que se encuentra situado por encima del poder humano para comprender, definición que invalida la conciencia humana y anula sus conceptos de la existencia. El bien, dicen los místicos del músculo, es la sociedad, que explican como un organismo no poseedor de forma física, un ser superior, no encarnado en nadie en particular y en todos en general, excepto vosotros. La mente del hombre, aseguran los místicos de espíritu, debe quedar subordinada la voluntad de Dios. La mente del hombre, dicen los místicos del músculo, debe subordinarse a la sociedad. Las normas de valor del hombre, dicen los místicos del espíritu, se basan en complacer a Dios, cuyas leyes se encuentran muy por encima del poder humano de comprensión y deben ser aceptadas basadas en la fe. Las normas de valor del hombre, dicen los místicos del músculo, residen en el bien de la sociedad, cuyos postulados se encuentran por encima del derecho humano a juzgar y deben ser obedecidas como algo fundamental y absoluto. El propósito de la vida humana, afirman ambos, es convertirse en un abyecto fantasma servidor de un propósito que no conoce, por razones que no debe poner en entredicho (…)"

viernes, 26 de marzo de 2010

Viernes de recomendación


Para este Viernes de recomendación, queremos presentarles un artículo de Juan Carlos Cachanosky, titulado "Economía, derecho y el análisis económico del derecho", donde explica las grandes diferencias analíticas entre la economía clásica y la economía austriaca, particularmente dejando en claro que la teoría económica austriaca, en lugar de enfatizar en el uso de las matemáticas, centra su atención en el marco jurídico y político que potencia o reduce los beneficios del mercado

jueves, 25 de marzo de 2010

ECONOMÍA: Recursos Finitos


Juan López de Uralde, director de Greenpeace España, fue objeto de una interesante entrevista a cargo de Víctor Rodríguez en El Mundo. Esquivó el fraude del "Climagate", afirmando, contra toda evidencia, que la ciencia respalda sin fisuras las proclamas ecologistas. Incurrió también en una clásica reacción totalitaria, al sostener que los críticos de los ecologistas no tenemos opiniones sino oscuros intereses. Como economista me atrajo en particular esta declaración: "El propio paradigma del capitalismo, basado en el crecimiento continuado, tiene el problema de que la base física sobre la que se asienta es finita: los recursos naturales son finitos. La ecuación falla... el capitalismo puro, con el mercado por encima de todo, es incompatible con la vida en la Tierra a largo plazo".

Descartemos primero esta última ficción, porque el capitalismo "puro", como toda pura abstracción, no existe en la realidad, y "el mercado por encima de todo" es una expresión sin sentido, porque el mercado estriba en la contratación voluntaria de los ciudadanos con sus libertades y propiedades. Resulta absurdo concebir esa relación como algo coactivo o arrasador: en el mercado nadie puede estar por encima de todo, porque eso comportaría necesariamente negar la voluntariedad de la otra parte contratante, su libertad y su propiedad (y entre paréntesis resulta entrañable la insistencia de los ecologistas en el pérfido capitalismo, como si el socialismo hubiese cuidado con mimo las posibilidades de la vida en la Tierra a largo plazo, o incluso a corto).

Consideremos ahora el otro diagnóstico de don Juan. Parece que hay un problema con el "crecimiento continuado". Es un nombre llamativo que significa que las mujeres y los hombres suelen querer mejorar su propia condición de modo continuado. Desde que la tecnología y la libertad permitieron que eso sucediera a gran escala, digamos, desde hace dos siglos, una y otra vez los profetas del apocalipsis insistieron en que eso era malísimo, y una y otra vez hostigaron a las dos fuerzas que lo hacían posible. Rodeados de una prosperidad inédita, y que por vez primera incluía a secciones crecientes de la población más modesta, esos profetas no han dejado de condenarla. Uno de sus argumentos más antiguos es precisamente el del señor López de Uralde, a saber, que el bienestar de los seres humanos está limitado por una base física, que al ser finita impone una insalvable frontera material a la meta de mejorar nuestra propia condición. Ya lo dijo Malthus en 1798.

Es un argumento notable, porque si algo sugiere la historia económica de los últimos siglos es justamente lo contrario, a saber, que el crecimiento económico no está limitado físicamente, porque no depende de unos recursos físicos ya existentes sino de la imaginación de los seres humanos, no sólo para aprovechar esos recursos y utilizarlos cada vez mejor sino para inventar nuevos. Eso explica que la base física de la agricultura haya sido capaz de alimentar a una población creciente representando una proporción del PIB cada vez más pequeña. Los economistas que lo apuntaron, como N. W. Senior en el siglo XIX o J. Simon en el XX, tuvieron siempre más razón que éxito político y mediático.

Carlos Rodríguez Braun

martes, 23 de marzo de 2010

No más Che



En este video se analiza la rídicula e hipócrita adoración hacia el Che Guevara.

lunes, 22 de marzo de 2010

Tema polémico: espirales subsidiarias


Una vez más, la Sala Constitucional se ha sacado de la manga, con una de sus "magistrales" sentecias, un nuevo argumento para meternos las manos en el bolsillo, gracias a un Recurso de Amparo del diputado Oscar López. Según la sentencia constitucional N° 2009-15666, los adultos mayores tienen "derecho" a viajar gratis en el tren, como parte de toda esta doctrina de accesibilidad y "solidaridad" que ha venido impulsando nuestro Estado, aunque con mayor vigorosidad desde que el legislador "con más visión del país" está en el Congreso, lo que ha generado una verdadera espiral de subsidios que se traducen en las formas más increíbles de solidaridad forzada.

Como si ya no bastaran las resoluciones de la Sala obligándonos a pagarle la viagra a los que sufren de disfunción eréctil, a subsidiar la compra de medicamentos particulares para enfermedades determinadas o a ofrecer tratamientos de fertilización in vitro, ahora los individuos que usan el tren para desplazarse a su trabajo o centro de estudio deberán pagar el pasaje de estos tiernos abuelitos. Ya el INCOFER comenzó a tramitar un incremento en las tarifas del tren para materializar el maravilloso y tierno "derecho" de los adultos mayores a rememorar su infancia con los viajes en tren.

¿Qué vendrá después? Como subsidiamos la viagra, ¿tendremos que subsidiar también los moteles para que los nuevos "garañones" disfruten del regalo de los ticos? ¿Y qué pasa si no consiguen novia para poner a prueba sus nuevas habilidades? ¿Tendremos que subsidiarles una prostituta? Como subsidiamos los pasajes de tren de los adultos mayores ¿nos tocará subsidiar también los de las mujeres embarazadas, los de los discapacitados, los de los estudiantes universitarios, los de los zurdos o los de los católicos? ¿Tendremos que subsidiar también un pasaje de avión, en primera clase, para que estos abuelitos vayan a pasar sus últimos días en Miami en forma gratuita? Es mejor no seguir haciendo estas preguntas, pues no vaya a ser que nuestros paternalistas gobernantes las tomen como sugerencia para sacarnos más dinero. Es mejor sentarse a esperar a que nos sorprendan con su gran creatividad para dicha empresa.

Como lo hemos preguntado en ASOJOD ¿cuándo parará esta charlatanería? ¿cuál es el criterio para decir que a unos sí le subsidian y a otros no? ¿cuál es el criterio para definir hasta dónde se le subsidia a alguien una tarifa? Con los disparates de nuestro Estado Social de Derecho, los costarricenses somos víctimas de la coerción institucionalizada para repartir nuestra riqueza y mantener los derechos, vicios, privilegios y sueños de otros individuos, sin la menor esperanza de acabar con la costumbre de meternos la mano en el bolsillo cada vez que la Sala o el Congreso lo consideran oportuno.

No importa si representan nuestras raíces culturales, si son nuestros abuelos, si ponen en alto el nombre del país en competencias internacionales, si son el futuro de nuestra patria o lo que sea, en ASOJOD siempre nos opondremos a que unos vivan a costa de otros. Rechazamos estar al servicio de una muchedumbre que brama por privilegios cada vez que puede, a costa de lo que tanto trabajo y esfuerzo nos cuesta ganarnos. Exijimos respeto por la propiedad privada y que, de una vez por todas, nuestros gobernantes entiendan que la solidaridad, si se considera un valor, requiere voluntad de los individuos para mantenerse y generar resultados pacíficos. De lo contrario, conforme las personas vean que pagar por los "derechos" de otros es una carga económica, pronto comenzarán las fricciones y las discriminaciones, perdiéndose todo el terreno ganado en materia de accesibilidad.

viernes, 19 de marzo de 2010

Cumpleaños de ASOJOD


Este mes, en ASOJOD estamos celebrando nuestro tercer aniversario de existencia. Durante este tiempo, no sólo hemos crecido en número de integrantes, sino en conocimiento y experiencia, producto de un arduo trabajo de discusión y análisis de la realidad nacional e internacional. Han sido tres años de difusión de las ideas liberales con la intención de contribuir a un cambio de mentalidad y actitud de los lectores.

Agradecemos mucho la atención y comentarios de decenas de personas que, día a día, nos apoyan en este proyecto. De nuestra parte, continuaremos con este trabajo y no claudicaremos en la difusión y defensa de nuestros principios, pues parafraseando a Thomas Jefferson, el precio de la libertad es la eterna vigilancia.

Viernes de recomendación

El siguiente documento Decisiones Colectivas, Instituciones y Sesgo Institucional: El modelo del fijador de agenda realiza un repaso por la teoría de las decisiones colectivas, pasando por el trabajo de Arrow hasta la incorporación de los factores institucionales, que vienen a dar más luz a los modelos decisionales, pero también reflejan la manera de manipular los procesos de toma de decisiones para provocar ciertos resultados sobre otros.

jueves, 18 de marzo de 2010

ECONOMÍA: Protección al Consumidor o Mercantilismo?

En este video John Stossel explica como las regulaciones gubernamentales en defensa del consumidor terminan favoreciendo a las grandes compañías e incentivan el monopolio

miércoles, 17 de marzo de 2010

No ha empezado y ya se ve mal...


Todavía no empieza el gobierno de Laura Chinchilla, pero ya se pueden ver ciertos vicios de su equipo económico que preocupan. Veamos:

Por ejemplo el flamante vicepresidente Luis Liberman ya valora la posibilidad de intervenir el tipo de cambio con el fin de eliminar aquellas fluctuaciones diarias que representen porcentajes elevados y que se den por coyunturas muy específicas. En este sentido el día de ayer se reunió con la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), la cual llegó a berrear por las fluctuaciones del tipo de cambio. Evidentemente cuando cae el dólar los exportadores se ven perjudicados, pero esto en nada les da derecho a este grupito de presión para pedir privilegios y la intervención estatal para asegurar sus beneficios. Ya lo decía bien Bastiat: "El Estado es la gran ficción a través de la cual todo el mundo se esfuerza en vivir a expensas de todo el mundo". Parece que los afiliados de Cadexco han entendido esto a la perfección.

El segundo hecho es que el nuevo Ministro de Hacienda -Fernando Herrero- cree que los ticos tenemos que tener una carga tributaria más alta. La típica solución estatista de nuestros políticos: más Estado, más poder, más impuestos, más intervención, más regulación. No podemos entender ni siquiera cómo puede crecer más la carga tributaria, cuando al día de hoy nuestro país tiene una carga tributaria de diez puntos mayor que la de los países de la OCDE, como menciona el indicador: "Haciendo Negocios" del Banco Mundial.

Es increíble como los fantasmas ideológicos de algunos los lleva a denunciar a este tipo de prácticas como libre mercado. Que quede claro, el PLN ni Laura Chinchilla apoyan la competencia o el libre mercado. Ellos creen en el mercantilismo, en la satisfacción de grupos de poder, en utilizar la violencia institucionalizada del Estado para decretar ganadores y perdedores, Todo este tipo de prácticas difieren mucho de un libre mercado, que no existe ni ha existido en Costa Rica.

EL ERROR FILOSÓFICO DE SEPARAR ENTRE UN MUNDO REAL Y UN MUNDO MEDIÁTICO (la filosofía es lo invisible en las palabras visibles)


Diego es estudiante avanzado de Economía. Está por dar su última materia y recibe una invitación de unos amigos para ir jugar al fútbol. Le dice por teléfono a uno de ellos “decile a Juan que no, el miércoles rindo la última”. Juan es el organizador del partido. Alberto (el que habló por teléfono con Diego) le dice a Juan: “che, Diego no puede, rinde la última el miércoles, está como loco”. Juan responde “bueno”.
Pero todo podría haber sido diferente. Diego podría haber dicho a Alberto: “decile a Juan que no me moleste, por favor, a ver si se aviva de que no tengo tiempo”. Alberto le dice a Juan: “che Diego está insoportable y nos mandó a la miércoles”. Juan responde: “qué imbécil…”.

Dos situaciones diferentes. Dos significaciones diferentes. Dos juegos de lenguaje diferentes. Dos interpretaciones diferentes.

Y la cuestión no es que Diego emita un mensaje y Juan lo reciba. Alberto recibe el mensaje de Diego y se lo transmite a Juan. Alberto no es un cero a la izquierda. Es parte del proceso. Gadamer lo llama “eslabón participativo de sentido”. Alberto, el comunicador entre Diego y Juan, no es un mero transmisor. Es parte de la realidad, realidad social, inter-subjetiva, de la cual son co-creadores y participantes Diego, Alberto y Juan, más todo el mundo cultural que habitan.

El ejemplo, que es un resumen de semiótica, de filosofía del lenguaje, de hermenéutica, de Husserl, Schutz, Gadamer y Wittgenstein, muestra que no hay un mundo mediático y un mundo real. El mundo real humano ES mediático; los medios forman parte de la realidad social que habitamos. No siempre hubo medios masivos de comunicación social, pero siempre hubo comunicación social, comunicación de lo socialmente relevante.

Esto no es una crítica a la posición política de la Sra. Presidente. Es una crítica a su desconocimiento de filosofía de la comunicación y de todos esos autores. Tiene obligación institucional de saberlo, porque su ignorancia agrava la situación política: creer que los medios son meros informadores entre la realidad por un lado y la población por el otro implica que entonces los gobiernos pueden criticarlos por “no ser objetivos”, y la oposición y los medios caen en el mismo error cuando contestan que sí, que son objetivos. Si por objetividad se entiende honestidad, ok, pero si por objetividad se entiende NO ser parte del proceso social y su sentido, imposible. Pero ello no es una mala noticia: todos debemos saber y asumir que somos parte del proceso social con cada una de nuestras palabras elegidas, dichas y calladas.

En todo caso, la Sra Presidente tiene todo el derecho a estar en desacuerdo con la interpretación y-o la ética de un determinado medio de comunicación, de igual modo que yo, ciudadano, puedo estarlo. Sin embargo, el rol institucional de un presidente debe ser más cuidadoso. Claro que puede estar en desacuerdo con un medio o con la corte, pero cómo lo diga forma parte de la realidad social. Su rol de presidente debe implicar que su juego de lenguaje no implique un intento de minimizar el papel de la libertad de prensa y de la independencia de los poderes. Igual crítica merece Obama en estos momentos.

Pero, en fin, no creo que de la conciencia hermenéutica emane la libertad. Emana de una actitud interior que es inútil pedirla, humanamente, al matrimonio Kirchner, que no es fruto de un repollo sino de la realidad social que llamamos Argentina.

Gabriel Zanotti

martes, 16 de marzo de 2010

El proyecto de unión civil entre personas del mismo sexo



En este episodio se comenta la controversia alrededor del proyecto de ley de unión civil entre personas del mismo sexo.

lunes, 15 de marzo de 2010

Tema polémico: Costa Rica, el país de los lentititcos


Los medios de circulación masiva del país anuncian que el nuevo Estadio Nacional, construido por trabajadores chinos, está a un 70% después de un año de iniciadas las obras.

En la red social Facebook, los comentarios al respecto se tiñen de asombro ante la velocidad y avance de la obra, pero sobre adquieren un tono de sarcasmo. Así por ejemplo, uno de los comentarios al respecto dice: “si lo hubiese hecho el gobierno (el costarricense por supuesto) estaríamos a un 70% de empezarlo”; otro comentario agrega en el mismo tono: “¿estos chinitos no podrán arreglar la platina y los demás puentes antes de irse? Uno de ellos vale por toda una cuadrilla del MOPT”. El mismo día en Canal 7, la periodista Pilar Cisneros dijo que si los chinos estuvieran trabajando en la radial MAG-Universal, las obras ya irían por Paso Canoas. Estos comentarios, aunque podrían sonar exagerados nos deben hacer reflexionar que, entre el sarcasmo y la chota, una verdad se asoma.

Lo cierto del caso es que, en el fondo, nos señalan que la mayoría de los costarricenses son tremendamente lentos para realizar las cosas. En definitiva, nuestro país debería ser un objeto de estudio bastante peculiar para los antropólogos; para los biólogos, debemos ser un cruce entre oso perezoso y caracol. Históricamente al costarricense se le conoce como una persona apacible y pacifica, tal vez esto sea cierto, pero no porque seamos amantes de la armonía y la paz por antonomasia, sino que nuestra actitud ante la vida nos caracteriza más como vagabundos que como individuos tranquilos y sosegados.

¿Pruebas para esta afirmación? En primer lugar, preguntémonos ¿cuantas veces hemos salido a la calle y literalmente nos quedamos atascados en una presa en la acera debido a la lentitud con que camina el grueso de los transeúntes? Estoy seguro que a muchos lectores les vendrá a la memoria mil y un ejemplos donde se han regalo la bilis ante la pasividad de las personas en la vía pública. En definitiva, somos lentos para desplazarnos y a la vez indiferentes con el conciudadano que tiene prisa. En segundo lugr, más allá de la lentitud de reacción, la lentitud de pensamiento es nuestra principal desgracia. El tico es lento para razonar, esta proposición es casi un axioma. El “piensa rápido” parece no aplicar en nuestra realidad, y lo cierto es que nuestra pésima educación tiene mucho que ver en este sentido. En la “enseñaza” pública la norma es “tragar” materia (todos parejo) sin sentido alguno, nunca se nos enseñó a cuestionar, a averiguar e indagar fuera de los parámetros que establecían los libros de texto. En la educación pública, el estudiante sale más ignorante de lo que entró, y de nuevo, esta proposición es casi un axioma.

Finalmente, otra de las pruebas que refuerzan el argumento deviene de nuestra incapacidad para adoptar decisiones rápidamente: somos patológicamente lentos para decidir. Para un psiquiatra, Costa Rica debe ser un paraíso, pues cada costarricense es un objeto de estudio en potencia. Posiblemente la Asamblea Legislativa sea el arquetipo de la indecisión tica. Nuestro atraso en todos los campos imaginables no es casualidad y el “nadadito de perro” explica porque estamos como estamos.

En fin, la lista de ejemplos que reafirman nuestra lentitud podría crecer ad infinitum, pero el concepto es claro. Cada uno tendrá ejemplos que apoyan al argumento. No hay que mal interpretar la idea central, no se trata de vivir una vida de estrés, pero tampoco el extremo en que hoy vivimos. No somos como los “tigres asiáticos”, somos, tal vez, una especie de “perezoso Centroamericano”. La idea fundamental de todo esto es que, si algún día aspiramos ser un país desarrollado, debemos empezar por el cambio de actitud, un cambio individual en el sentido de tomar la delantera en todo lo que hacemos, anticipar las consecuencias inesperadas de nuestras acciones, ser más observadores, más lógicos, más estratégicos, más decididos y arriesgados, en definitiva, más rápidos en todo lo que hacemos. Así tal vez, algún día pasemos a ser conocidos como “los guepardos de América”.

sábado, 13 de marzo de 2010

Conferencia: el futuro de los puertos del Atlántico


En ASOJOD queremos invitarlos a un evento organizado por la Asociación Nacional de Fomento Económico (ANFE) sobre el futuro de los puertos del Atlántico. El evento se llevará a cabo este miércoles 17 de marzo en el Hotel Aurola Holiday Inn, de 8:00 am a 12:00 pm, con un costo de 5.000 colones. Para reservar su cupo y obtener más información, pueden llamar a los teléfonos 2253.4460 y 8996.6569 o escribir a anfe@anfe.or.cr.

viernes, 12 de marzo de 2010

Viernes de Recomendación


Para el día de hoy, queremos presentarles la investigación:La educación privada es beneficiosa para los pobres: Un estudio sobre las escuelas privadas para los pobres. Este estudio realizado por James Tooley y Pauline Dixon demuestra que la idea de que la educación privada es solo para las clases adineradas es totalmente incorrecta.

jueves, 11 de marzo de 2010

ECONOMÍA: El mundo y yo


Lo que aquí escribo suena a que todo el mundo está equivocado menos yo y unos pocos seguidores de la escuela austriaca. Pero, afortunadamente, la verdad no se encuentra contando votos.

En todo el mundo, tanto en los países desarrollados como en los subdesarrollados, predomina la creencia de que se estimula la economía promoviendo “la demanda”, o sea, mediante la repartición de dinero para que la gente lo gaste. Ese absurdo proceder —muy de moda entre economistas y matemáticos con mística keynesiana— no capta que el estado natural de la economía es el desequilibrio.

Obviamente, si una persona produce un quintal de maíz, su poder adquisitivo equivale al precio de ese quintal de maíz porque, en el mundo real, él compra con el dinero que recibe por trabajo. Si produce dos quintales de maíz, su capacidad de demanda se duplica y si produce tres quintales de maíz, se triplica. ¿Es acaso difícil comprender que la capacidad de compra depende de lo que uno produce?

Pero si el gobierno fabrica dinero y lo bota desde un helicóptero, los únicos que aumentan su demanda son quienes se aprovecharon del dinero que llovía del cielo, que por ser inflacionario reduce el poder adquisitivo del dinero y la demanda de los demás.

Un antiguo precepto, que no les gusta a economistas “mainstream”, es la Ley de Say, la cual mantiene que la única manera de activar la economía es estimulando la producción, en lugar del consumo, porque si no aumenta la producción, por más dinero que lancen desde el helicóptero, la demanda total no aumentará, solamente se desvía.

Entonces, ¿cómo se aumenta la producción? Todos sabemos que sólo se produce para obtener un rendimiento económico sobre la inversión y que si ésta se desalienta con impuestos habrá, lógicamente, menos inversiones, menos producción, menos demanda, menos empleo y menos ingresos fiscales.

Cuando se habla de crear puestos de trabajo pareciera que fuera un misterio que cada nueva inversión crea más plazas y mejoran las condiciones de trabajo existentes. De no ser así, no acudirían los trabajadores requeridos para realizar esas nuevas labores.

La cruda realidad es que eliminando impuestos se logran más inversiones, las cuales aumentan la demanda de trabajadores, aumentan los salarios y aumentan el ingreso fiscal, el cual siempre es una tajada de lo que se produce. Y, obviamente, si no hay producción tampoco hay tajada fiscal.

Es increíble cómo en el mundo entero los “técnicos” de los bancos, de firmas asesoras y economistas sofisticados de las universidades y de los gobiernos no vieron venir la crisis causada por el gobierno estadounidense con su política de estimular la compra de vivienda sin cuota inicial, con cero intereses y sin verdadera capacidad de pago, burbuja que reventó afectando a dos grandes sectores, la construcción y la banca hipotecaría.

Todo lo que pasó es indicativo de lo que se enseña en las universidades más sofisticadas, que repudian a la “escuela austriaca”, a pesar de ser la única que ha anticipado todas las burbujas ¿Quién estará equivocado? ¿Todos los demás o nosotros, los llamados “austriacos”?

Manuel F. Ayau

martes, 9 de marzo de 2010

¡Qué ridículo!


Ayer casi ocurre lo último que faltaba en la Asamblea Legislativa: una pelea a puños. Parece que a algunos legisladores ya no les basta con sus ridículos de carácter legislativo como pasar legislación mal numerada, dar prórrogas para reformar leyes aprobadas, etc. Por ello ayer por poco se llega a un nuevo nivel de bochorno cuando el diputado del PASE Oscar Lóper y el excónsul Víctor Láscarez casi se van a golpes, estas fueron algunas de las cosas que se gritaron:

¿Tiene usted, aprovechador de las clases sociales, algo que decir? Vaya y lo pone en el Ministerio Público si usted quiere”, espetó Láscarez. “Cállese, traficante de almas. ¿Le va a pegar a un ciego?

lunes, 8 de marzo de 2010

Tema polémico: la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe


La reciente Cumbre del Grupo de Río en Cancún dio como resultado, y por aclamación, la conformación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. En esta cumbre participaron todos los países del hemisferio, con la excepción de EEUU, Canadá y Honduras pero, a pesar de tan nutrida presencia, los cuestionamientos saltan a la vista. En primer lugar, dentro del giro que han dado la mayor parte de las naciones latinoamericanas hacia gobiernos autoritarios, populistas y marcademente socialistas, podría entenderse la ausencia de EEUU y Canadá; sin embargo, es inexplicable que se excluyera a Honduras, usando como excusa el gobierno de facto que se mantiene en ese país, cuando se recibe con abrazos y sonrisas a Cuba.

Todavía no se sabe con certeza cuales son las metas que se desean lograr con esta nueva comunidad, no obstante lo que sí quedó muy claro es el mensaje .que le mandaron todos los países latinoamericano a los Estados Unidos. Estos desean formar un bloque en donde esa nación no tenga ningún tipo de injerencia, tal como se ha dado en la Organización de Estados Americanos (OEA) últimamente. Inclusive se ha hablado de deshacer la OEA y cambiarla por este nuevo grupo. Ésta podría ser una buena idea dado que ha quedado en evidencia que el organismo regional carece de poder y no tiene la capacidad para solucionar conflictos en la región. Un caso clarísimo de esto es la poca efectividad que tuvo este organismo para resolver la reciente crisis en Honduras. Otros casos aún más preocupantes de inoperancia de la OEA están marcados por el completo desinterés a las evidentes violaciones de libertades individuales en Cuba y Venezuela (la clarísima violación a la democracia por parte de Hugo Chavez al arrebatarle el poder al recientemente elegido Antonio Ledezma como alcalde de Caracas, el cierre de 34 emisoras de radio en Venezuela y la opresión a lideres contrarios al régimen cubano como el recién difunto Orlando Zapata Tamayo, solo para mencionar algunos ejemplos)

Ahora bien, la pregunta que nos hacemos es si podrá esta nueva comunidad ser más efectiva que la OEA. En ASOJOD creemos que difícilmente se podrá cumplir con este objetivo, dado que los gobernantes que más han cometido abusos a los derechos individuales son los que más han apoyado esta nueva iniciativa. Creemos que esto no será nada más que un grupito de amigos que se reúnan una vez al año para charlar, comer y seguir culpando a los Estados Unidos por todos los males de la región, al tiempo que hacen caso omiso de los propios errores.

En ASOJOD nos preguntamos cuando llegará el día en que la trillada frase “todo es culpa del imperio estadounidense” deje de existir y los gobernantes de nuestras naciones se den cuenta que los únicos culpables de los males que aquejan nuestros países son todos los latinoamericanos que siguen impulsando formas de gobierno superadas en otras partes del mundo que no favorecen al desarrollo económico y social.

viernes, 5 de marzo de 2010

Viernes de Recomendación


Para este día les ofrecemos el ensayo: "El problema de la verificación en economía" de Fritz Machlup. En el Machlup repasa cuáles han sido las principales posturas en este tema, y ofrece su solocuión al problema.

jueves, 4 de marzo de 2010

ECONOMÍA: Cómo Milton Friedman salvó a Chile


Milton Friedman murió hace más de tres años. Pero no cabe duda de que su espíritu protegió a Chile en la madrugada del sábado. Gracias en buena parte al economista estadounidense, el país ha soportado una tragedia que en cualquier otro sitio habría sido apocalíptica.

La magnitud de un terremoto se mide en una escala logarítmica. El terremoto que afectó en 1994 a Northridge, California, fue de una magnitud de 6,7 en la escala de Richter. Pero sólo liberó la mitad de energía sísmica que el de 7,0 que asoló Haití en enero, que fue el equivalente a la explosión simultánea de 2.000 bombas del tamaño de la que cayó sobre Hiroshima.

En cambio, el terremoto del sábado en Chile alcanzó una magnitud de 8,8. Es decir, casi 500 veces más potente que el de Haití, o aproximadamente un millón de Hiroshimas. Sin embargo, el balance provisional de fallecidos —795 en el momento de escribir estas líneas— es muy inferior frente a las 230.000 personas que se estima han muerto en Haití.

No es causalidad que los chilenos habitaban en casas de ladrillo, y los haitianos en casas de paja, cuando llegó el lobo a derribar la vivienda. En 1973, el año en el que el gobierno protochavista de Salvador Allende fue derrocado por el general Augusto Pinochet, la economía estaba en la ruina. La inflación alcanzaba una tasa anual de 1.000%, se habían agotado las reservas en divisa extranjera y el PIB per cápita era aproximadamente el de Perú y muy inferior al de Argentina.

Lo que Chile tenía era capital intelectual, gracias a un programa de intercambio entre la Universidad Católica y el departamento de economía de la Universidad de Chicago, por aquel entonces el hogar académico de Friedman. Incluso antes del golpe de estado de 1973, varios de los Chicago Boys chilenos habían redactado una serie de propuestas que equivalían a un manual para liberalizar la economía: drásticas reducciones del gasto fiscal y de la oferta monetaria; privatización de las compañías estatales y eliminación de obstáculos para la libre empresa e inversión extranjera, figuraban entre las medidas.

En la mitología izquierdista —especialmente en el tedioso y largo libro La doctrina del shock, de Naomi Klein publicado en 2007— los Chicago Boys no fueron simplemente los compañeros de ruta tecnocráticos de la dictadura de Pinochet, sino cómplices de sus crímenes. "Si la teoría económica pura de Chicago se puede llevar a cabo en Chile sólo con el precio de la represión, ¿deberían sentir alguna responsabilidad sus autores?", escribió el columnista Anthony Lewis en The New York Times en octubre de 1975. De hecho, Pinochet había sido indiferente a los consejos de los Chicago Boys hasta que la persistente crisis económica lo obligó a buscar alternativas. En marzo de 1975, se reunió durante 45 minutos con Friedman y le pidió que le escribiera una carta proponiéndole algunos remedios. Friedman respondió un mes más tarde con una propuesta de ocho puntos que reflejaba básicamente las ideas de los Chicago Boys.

Después de esto, Friedman se pasaría el resto de su vida siendo acusado de cómplice del mal. Durante la ceremonia de entrega del Premio Nobel de Economía al año siguiente fue recibido con protestas y abucheos. El propio Friedman no pudo decidir si los insultos lo divertían o molestaban. Posteriormente, indicó con un dejo de ironía que había dado a las dictaduras comunistas el mismo consejo que a Pinochet, sin ser criticado por la izquierda.

En Chile, Pinochet designó a una sucesión de Chicago Boys en los principales cargos económicos. Para 1990, el año en el que cedió el poder, el PIB per cápita había subido 40% (en dólares de 2005) mientras las economías de Perú y Argentina se estancaron. Los sucesores democráticos de Pinochet —de una coalición de centroizquierda— ampliaron la ofensiva liberalizadora. El resultado es que los chilenos se han transformado en el pueblo más rico de Sudamérica. Tienen los niveles más bajos de corrupción, la tasa de mortalidad infantil más baja y el menor número de personas que vive por debajo del umbral de la pobreza.

Chile también cuenta con uno de los códigos de construcción más estrictos del mundo, algo que tiene sentido en un país que está entre dos masivas placas tectónicas. Pero tener códigos es una cosa y hacerlos cumplir es otra. La calidad y consistencia de la aplicación de las normas está relacionada generalmente con la riqueza de las naciones. Mientras más pobre un país, más probable que se intenten reducir costos con el acero de refuerzo, o se use concreto de mala calidad, o se mienta sobre el acatamiento de las normas. En el terremoto de 2008 en Sichuan, China, miles de niños quedaron sepultados bajo escuelas construidas de acuerdo a los códigos.

En "La Doctrina del Shock", Klein titula uno de sus capítulos "El Mito del Milagro Chileno". En el libro, la única cosa que logran Friedman y el resto de los Chicago Boys fue llevar la riqueza a la clase alta y eliminar la mayor parte de la clase media. Pero los chilenos de todas las clases sociales—que enfrentan las secuelas de un shock real— pueden tener otra interpretación de Friedman, que los ayudó a darles los recursos primero para sobrevivir al terremoto, y ahora para reconstruir sus vidas.

Bret Stephens

martes, 2 de marzo de 2010

Elecciones 2010



En este corto se comentan algunos temas relacionados con las elecciones del 7 de febrero en Costa Rica. En especial nos referimos a los retos que enfrentarán los principales partidos de oposición: el Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Partido Movimiento Libertario (ML).

lunes, 1 de marzo de 2010

Tema polémico: discriminación positiva...de nuevo


Una vez más las malas ideas logran abrirse campo en Costa Rica. Desgraciadamente hoy debemos de insistir en el tema de las cuotas y la discriminación positiva dentro del ordenamiento jurídico, sobre lo cual ya nos hemos referido en otras ocasiones.

A pesar de haber abordado este tema, en ASOJOD consideramos que se requiere reiterar nuevamente en él, pues la futura presidente se reunió recientemente con Oscar López, líder del PASE y ambos acordaron impulsar una ley para que el 5% total de puestos del sector público sean ocupados por personas con discapacidad.

Las incongruencias de este tipo de propuestas saltan a la vista: ante una propuesta de estas ¿quién estaría en contra de ayudar a los discapacitados, a las mujeres, a los indígenas, etc? La accesibilidad se ha vuelto un tema políticamente correcto y su importancia dentro de la agenda de políticas públicas responde más a lo pasional que a lo racional, olvidando que t0da política pública seria no puede juzgarse a la luz de lo que se prometa o de sus buenas intenciones, sino a parti de los resultados y consecuencias reales.

El problema no acaba aquí: ¿si la idea es tan buena por qué sólo 5%? ¿por qué no aplicarla al sector privado también? ¿por qué los asiáticos, los inmigrantes, indígenas, caucásicos, negros, gordos, flacos, mujeres, hombres, altos, bajos, adultos mayores, jóvenes, etc. no tienen leyes que les garanticen sus debidas cuotas? Además, surge la interrogante de cuál es el criterio para asignar los privilegios: ¿por qué sólo 5% de los puestos de trabajo y no salarios más altos? ¿por qué no vacaciones más prolongadas? ¿por qué no obligar a todos los tax payers a financiar transportes exclusivos que vayan de la casa al trabajo de la persona discapacitada? ¿por qué no asignar también 5% de los cupos de matrícula en las universidades o 5% de representación en el Congreso, en las Juntas Directivas de las instituciones públicas y en otras entidades? ¿Qué pasará con los espectáculos públicos? ¿No sería justo también asignar un 5% de los espacios en teatros, cines, estadios y demás?

En ASOJOD preguntamos si este tipo de legislación no ataca más bien la meritocracia, premiando a las personas por circunstancias accidentales (sexo, etnia, discapacidad) en lugar de premiarlos por sus méritos, capacidades y logros? La respuesta, al menos para nosotros, es afirmativa. De ahí que consideramos que el eterno problema que nos afecta como país es precisamente que todo el mundo quiere privilegios, curiosamente obtenidos a costa de los demás, de forma que lo que unos ganan, los otros lo pierden. Así, esta ley hará que alguien pueda no obtener un empleo por el sólo hecho de no contar con una discapacidad, así como ocurre hoy en día para los puestos elegibles de diputados, donde también alguien puede estar en desventaja sólo por el hecho de su sexo.

Este es uno de los retos más grandes que cuenta Costa Rica para el Siglo XXI: una reforma normativa que promueva una verdadera igualdad ante la ley. Es vital que el Estado deje de decretar ganadores y perdedores, favorecidos y perjudicados, no importa si estas discriminaciones ocurren en el campo económico, cultural, educativo, político, etc. Si queremos una sociedad más inclusiva, sólo la conseguiremos mediante la no diferenciación y categorización, rechazando la fórmula de "igualdad para los iguales y desigualdad para los desiguales". Para ello requerimos una actitud crítica, que nos permita distinguir las soluciones reales a a los problemas concretos, de los meros slogans y discursos políticamente correctos. De lo contrario, entraremos en una espiral de demandas, donde cada vez más grupos organizados pidan sus cuotas y privilegios y los demás no podamos pagarlos.